Invenciones truncas
  Being Neruda
  Comodines
  Contra el turismo en Buenos Aires
  Y Mona Lisa Habló
  Cuando el rock alcanzó la perfección
  Oh Google tú que quitas el pecado del mundo.
  Sueño con tortugas
  Balconcitos urbanos: 1º Entrega
  Presentación retrasada


   Presentación
   Comodines
   97-Relatos-97
   Penas de Amor
   Inventando Religiones
   Eras como la flor (co-producción Baterflai / Fantoni / Lampwick)

Por Fecha
Por Autor
   Mr. Verloc
   Chester J. Lampwick
   Mona Lisa


   97 Relatos 97
   Absinthe
   Cúcala Mácara
   Damos pena
   Discusiones bizantinas
   Galaxia de camarones
   GordenBlog 2
   Instantes de
   Joven argentino
   Mantantirulirulá
   Mitakuye
   Nuevos Rumores Alarmantes
   Orsai
   Polenta con pajaritos
   Qué bueno estaría!
   La tómbola de la Alegría
   Tonta - mente
   Yo contra el mundo!


lunes, 5 de marzo de 2007

   Una posible historia del plagio

Estoy recordando el reciente insulto que recibí por parte de cierta persona: “Sos un papagayo, no tenés ideas propias, repetís lo que leés por ahí”.Afectado, me lanzo a la piscina del plagio, como Jorgito Bucay.

Estaba leyendo el libro “Borges” de Bioy Casares y encontré muchas anécdotas divertidas. Como a Chester no lo veo hace mucho voy a reemplazar los nombres y a copiar los dialogos para llenar el espacio vacio de estos años sin aventuras peligrosas (tomar mate, comer tostadas y jugar al papi-futbol, entre otras cosas).

Que más da; Borges y Casares o Chester y Mr. Verloc. El ocasional lector, acostumbrado a las telenovelas y al cine de Chuck Norris, no dará importacia a los nombres propios.
Acá va la historia (me he tomado, aclaro, la libertad de corregir alguna linea de Bioy, total ya se murió):

Chester me contó que una muchacha le dijo: “Esa mañana, en Córdoba, fui a tomar el tren a Contitución (sic)”.

CHESTER: “¿Cómo, en Córdoba, Constitución?”

LA MUCHACHA (con impaciencia): “yo llamo a todas las estaciones Contitución”.

Comentario de Chester: “Inmediatamente me enamoré”

Comentario de Mr. Verloc: “¿Te das cuenta? Ignorante, bruta, despótica, sucia. ¿Cómo no quererla”.

En el dialogo original el remate final no me correspondía, pero estoy harto de estar a la sombra de Borges; perdón, quiero decir de Chester. Es que a esta altura no se si soy yo o el papagayo el que habla.

PD: La misma persona que me llamó papagayo me acaba de decir que este artículo es un sinsentido y una porquería.



Etiquetas:

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 9:54

3 comentarios:


Anonymous Anónimo ha dicho...

che, está bueno, me parece que es uno de los mejores post que escribiste, bue...por ahora.
Cómo se presta el blog para sacar trapitos al sol y hacer catarsis...qué va ser!

5 de marzo de 2007, 14:19  


Anonymous Anónimo ha dicho...

Me gusta esa muchacha, simple y sin complicaciones. Es de las mias

Dr. Frank N. Furter

6 de marzo de 2007, 10:20  


Anonymous Anónimo ha dicho...

Todos los grandes escritores han tenido la influencía de algún antecesor o contemporaneo.No importa lo que te digan. Escribe, deja tu mente libre, acabaló como quieras.Pero deja siempre tu sello.Lo que tu eres por dentro.Antiguamente el pintor pintaba por encargo de los reyes. Hoy día se pinta para uno mismo, y si alguen se identifica con su obra pues reconocido.Pues co la literatúra ocurre igual.Acabalo a tu gusto.Pon tu acidez.Sé crítico contigo mismo.Utiliza el sintagma como quieras."La voz robada" es una exprsion de las influencias de otros en los relatos.Escribe picaresca,épica.humanismo etc. pero eso si.Para escribir hay que leer

20 de noviembre de 2008, 13:15  


Publicar un comentario

<< Página principal