Premio Lápiz de oro 2007 - Resultados del Concurso...
  ¡A votar que se acaba el mundo!
  Lesbianas y mi conversión al judaísmo
  Balconcitos urbanos: 3º Entrega
  Si no participás, mañana... ¿De qué vas a hablar?
  97-Relatos-97
  El terrible flagelo de la originalidad (PARTE II)
  El terrible flagelo de la originalidad (PARTE I)
  La muerte de una rana
  ¡Macabro agradecimiento a famoso humorista!


   Presentación
   Comodines
   97-Relatos-97
   Penas de Amor
   Inventando Religiones
   Eras como la flor (co-producción Baterflai / Fantoni / Lampwick)

Por Fecha
Por Autor
   Mr. Verloc
   Chester J. Lampwick
   Mona Lisa


   97 Relatos 97
   Absinthe
   Cúcala Mácara
   Damos pena
   Discusiones bizantinas
   Galaxia de camarones
   GordenBlog 2
   Instantes de
   Joven argentino
   Mantantirulirulá
   Mitakuye
   Nuevos Rumores Alarmantes
   Orsai
   Polenta con pajaritos
   Qué bueno estaría!
   La tómbola de la Alegría
   Tonta - mente
   Yo contra el mundo!


domingo, 29 de abril de 2007

   Dos veces bueno

1º lugar Premio Oficial del Jurado
1º lugar Premio Especial del Público



Los chicos y la abuela
A la abuela la mataron los nietos con un chiste.
En la familia de eso no se habla y las fiestas pasan en silencio.
Lamentablemente todos saben algo más de lo que quisieran saber.
Es que años atrás, a la abuela le habían regalado una heladera y cuando ella contenta la abrió, adentro se encontró con un enano que llevaba puesta la máscara del diablo y que cantaba una antigua canción italiana que la viejita no oía desde su infancia.
El chiste no era malo, pero la salud de la abuela sí.

Autor: Karmelo Restrelli




2º lugar Premio Oficial del Jurado


“Ana banana, cara de rana”. No había día en que la pobre Ana escapara de las burlas de Rufino. En la escalera que daba a las aulas, en el patio, una voz anónima gritaba en falsete y levantándose por sobre las de los demás, esa ignominia que la hacía transpirar frío y darle ganas de salir corriendo. O de no ser Ana.
Ella sabía que era él, aunque no lo viera gritando. El y su cara llena de pecas, consentido de las maestras por no tener familia, mentiroso profesional y ladrón de naranjas en los ratos libres.

Autor: Baterflai




3º lugar Premio Oficial del Jurado


El gordo
Desde cuarto año me llamaban “el Gordo”.
Dogor, Bola, Inflado, Boludón.
El que más me molestaba y humillaba era Giménez.
-Che, boludazo, se te rompió esto –dijo un recreo entre risas mientras rompía mi sexta escuadra.
No lo pensé.
Le partí el tablero de dibujo en el lomo, le metí un puntín en las bolas y una vez ovillado en el piso le puse tantas piñas y patadas que los padres tuvieron que reconocerlo por el ADN.
-No importa, –le dije satisfecho- ya estaba medio rota de antes.
Desde ese día volví a ser Ricardo.

Autor: The Bug




3º lugar Premio Oficial del Jurado

Equipaje
Es vieja y muestra un primer plano de la Casa Hombo.
La compré porque me recordó los globos de papel que mi padre descubrió en esa juguetería y que fueron una tradición familiar cada noche de Año Nuevo.
Entonces él dejaba de ser mi padre para transformarse en el tío de todos los chicos del barrio que se arremolinaban ansiosos de ayudarle a desplegar ("con mucho cuidado, ¿eh?") el enorme globo, mientras él encendía el fósforo que iniciaba el espectáculo.
Cuando me despidan, sólo me llevaré esta foto y mi cartera.
Me gusta viajar así, liviana.

Autor: Anai Le




2º lugar Premio Especial del Público


Cosmopolitas
Él: Cuando fui a Nueva York la Estatua de la Libertad era verde.
¿Sabes por qué?
(La tenía casi donde quería. Ya la había iniciado en el ritual del tequila-sal-limón y la bossa susurrada con su guitarra nuevamente serviría como presente griego. La anécdota de viajes era el golpe de gracia.)
Ella: (Tres tequilas dentro le indicaban nítidamente que sí, que quería a vida sempre assim com você perto de mim. Una respuesta impresionante y caería rendido.)
¿Porque había esperanza de que la libertad dejara de ser una estatua?
Él: Esteeee...
Es de cobre.

Autor: Anai Le




3º lugar Premio Especial del Público


Rewind
Abrí la puerta de calle, justo antes de dejar la taza en la pileta de la cocina. Le puse dos cucharadas de azúcar. Recalenté un poco de café de el día anterior. Salí del baño puteando porque me había olvidado de agarrar una toalla, para luego meterme a la ducha. A posteriori me lavé los dientes y me quedé mirando mi cara en el espejo. Me levanté. Apagué el despertador y me quedé dormido. Soñé que vos y yo rebobinábamos el tiempo. Dormí hasta las once de la noche, hora en que me acosté, terriblemente cansado.

Autor: Jack

Etiquetas:

PUBLICADO POR Sergei Pávlovich Solzhenitsin Karamazov | 21:28

5 comentarios:


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Escribo acá para no robarle protagonismo a los ganadores.

Gracias:
A todos los que participaron enviando relatos, comentando, votando, leyendo los relatos de los demás.
A todos los que les gustó la idea y nos lo hicieron saber.
A los bloggers que nos linkearon y difundieron el proyecto: The Bug, Pistarino, Bater, José, Jack, uno de los ocho (seguro que hay alguno más, perdonen).

No salgo de mi asombro por la repercusión que tuvo esta idea.
¡Qué bueno que haya tanta gente con ganas de contar historias!

La calidad de los relatos es increíble. Y tengo la siguiente impresión: si alguno leyera los relatos ganadores (y varios más) sin conocer la restricción de las 97 palabras, ni se la hubieran imaginado. Están tan bien armados que no les hace falta ni una palabra más.

En cuanto a la selección creo que fue justa. Los elegidos sobresalen un poquito sobre el resto. Fue bastante difícil elegir y lo demuestra la cantidad de relatos que recibieron votos. Y el de Karmelo es una maravilla: una historia hermosa y bien contada.

Faltan veintipico de relatos para llegar a los 97, así que sigan escribiendo.

Un abrazo a todos
Ojalá se nos vuelva a ocurrir algo que les guste tanto como esto.

¡Qué responsabilidad que nos tiraron, Verloc!

29 de abril de 2007, 22:21  


Anonymous Anai Le ha dicho...

Ya, ya, basta con esta farsa que inventaron para no trabajar, Chester y Verloc.
A Mona Lisa no la nombro porque es de mi gremio, y porque aún no le mandé ningún sueño.
¡Pónganse a la-bu-rá!

2 de mayo de 2007, 9:21  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Yo estoy un poquito complicado tratando de aprender lo que unos señores me dijeron que tengo que aprender si quiero un papelito que firma otro señor en el que aparece mi nombre y algo que supuestamente sé hacer luego de aprender (más o menos) todo esto que está sobre la mesa mientras persigo a mi nena con la pelela.

Si a Verloc no se le ocurre nada, reciclo alguna cosa que haya escrito con anterioridad a este blog (dios no lo permita). O mejor, publico una nueva entrega de los balconcitos, que no me lleva tanto tiempo como escribir esos chorizos de quichicientas palabras.

O puedo dejarles alguna observación inteligente de la realidad para que piensen un rato y comenten. Qué sé yo: ¿Vieron que algunas viejas salen a la vereda a vaciar el mate? ¿Qué sentido tiene eso? ¿No es más cómodo tirar la yerba en el tacho de basura de la cocina?.

2 de mayo de 2007, 10:12  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Ahí tiene Anai. Si desapruebo le echo la culpa a Usted.

2 de mayo de 2007, 11:17  


Blogger Pumplafiz! ha dicho...

Son todos muy buenos!!!
Pero "3º lugar Premio Oficial del Jurado" (El Gordo - The Bug) me pareció maravilloso.
Qué buena idea han tenido, realmente. Un placer conocerlos.

5 de mayo de 2007, 19:25  


Publicar un comentario

<< Página principal