Balconcitos urbanos: 5º Entrega.
  El accidente de un cronista
  Aprendiendo a leer el diario
  Balconcitos urbanos: 4º Entrega. Edición especial
  Crotos, cirujas y linyeras
  Penas de Amor
  Dos veces bueno
  Premio Lápiz de oro 2007 - Resultados del Concurso...
  ¡A votar que se acaba el mundo!
  Lesbianas y mi conversión al judaísmo


   Presentación
   Comodines
   97-Relatos-97
   Penas de Amor
   Inventando Religiones
   Eras como la flor (co-producción Baterflai / Fantoni / Lampwick)

Por Fecha
Por Autor
   Mr. Verloc
   Chester J. Lampwick
   Mona Lisa


   97 Relatos 97
   Absinthe
   Cúcala Mácara
   Damos pena
   Discusiones bizantinas
   Galaxia de camarones
   GordenBlog 2
   Instantes de
   Joven argentino
   Mantantirulirulá
   Mitakuye
   Nuevos Rumores Alarmantes
   Orsai
   Polenta con pajaritos
   Qué bueno estaría!
   La tómbola de la Alegría
   Tonta - mente
   Yo contra el mundo!


domingo, 27 de mayo de 2007

   Ahh! Soy un juguete del destino

Los designios de la providencia son inescrutables” me repetía en la calurosa tarde; Cortázar debe tener razón.
Entre los designios que la providencia me ha deparado no se encuentran la capacidad de reflexión ni la sensibilidad para temas románticos; tampoco tengo la amabilidad de tener en cuenta las opiniones de las mujeres.

Sin embargo, en los últimos años un cambio aconteció. No sé si fue la falta de contacto con mujeres argentinas (lo que implica una ausencia de problemas y complicaciones) o un acto espontáneo de madurez. Ahora las chicas me seguían pareciendo lindas pero también inteligentes.

Qué mentira era eso de Schopenhauer: “Solo el aspecto de la mujer revela que no está destinada ni a los grandes trabajos de la inteligencia ni a los grandes trabajos materiales”. Una falacia, sin duda.

Dice también este alemán grosero: “Las mujeres, en general, no aman ningún arte, no son inteligentes en ninguno y no tienen a ningún genio. Basta observar, por ejemplo, lo que ocupa y atrae su atención en un concierto, en la ópera o en la comedia, advertir el descaro con que continúan su cháchara en los lugares más hermosos de las más grandes obras maestras. Si es cierto que los griegos no admitían a las mujeres en los espectáculos, tuvieron mucha razón; al menos, en sus teatros se podría oír alguna cosa”.

Agrega esta barbaridad:

“...son tan aptas como nosotros para aprender la parte técnica, y cultivan con asiduidad el arte, sin poder gloriarse de una sola obra maestra, precisamente porque les falta objetividad en su espíritu...”

Basta corroborar la cantidad de mujeres que se inscriben anualmente en la facultad de Filosofía y Letras para refutar estas salvajadas.


.................................................................................................................................

Hoy fuí a comprar pan y me atendió una argentina.

Cuando la vi me acordé de Bioy: “No la describiré como una persona obesa pero tampoco diré que era alta”; acaso porque sigo siendo amable le dije:

-¿Que calor, no?

-La gordita se interesó –Sí, encima no me ponen aire acondicionado, en la otra panadería sí tienen y acá a nadie le importa un carajo que yo me cague de calor.

Yo no esperaba una respuesta tan especifica y prolongada, sin embargo me puse de su parte: -Yo también paso calor en el trabajo, entiendo lo que te pasa.

La gorda ingrata no pareció escuchar lo que dije y empezó una diatriba contrariada:

-Es que ahora hay que aguantarse porque con tantos inmigrantes sin papeles te tenés que quedar con estos trabajos y ni tenés aire acondicionado; a cualquiera (aquí habló de varias nacionalidades sudamericanas) le pagan lo mismo que a nosostros y bla bla bla.

Yo amagué un tímido: -Mirá, nosotros también somos inmigrantes.

La gorda pareció exaltarse ante la palabra “inmigrante” y todo su cuerpo vibró como una gelatina gigante – Sí, pero no es lo mismo –me gritó con vehemencia- no nos vas a comparar con los ............. y los.............. (nacionalidades varias).

Pagué rápido y me fuí volando; en el camino de vuelta murmuré atrocidades contra las mujeres, y creo que volví a mi estado anterior. Esto pude comprobarlo de vuelta en el trabajo, cuando una señora española, muy amable, me preguntó si me sabía de memoria algunos versos del Martín Fierro.

Sí señora, me sé éstos:

Las mujeres, dende entonces,
conocí a todas en una;

ya no he de probar fortuna

con carta tan conocida:

mujer y perra parida,

¡no se me acerca ninguna!

.................................................................................................................................

El artículo que originalmente iba a publicar era una pavada acerca de la invención del dulce de leche, pero mi amigo y colaborador Chester me pidió atinadamente que reservemos este blog para temas reflexivos y que publiquemos las cosas triviales o poco relevantes en otro. Acepté esta propuesta y aquí tienen “La invención del dulce de leche” sin censura.

Gracias, y disfruten con mis reflexiones.

Nota aclaratoria 1: Esto es solamente una ficción; el encuentro entre un machista y una racista en otro país. Ambos son moralmente corruptos y aborrecibles. La gorda lamentablemente existe. El Martín Fierro también.

Nota aclaratoria 2: Odio las notas aclaratorias

Nota aclaratoria 3: Si alguien no leyó hasta esta nota aclaratoria y ya me insultó en los comentarios quede ese comentario legitimado.

Nota aclaratoria 4: Que conste que el Sr. Chester Lampwick no participa de la redacción de estos textos ni comparte mis opiniones ni escribe estas notas aclaratorias.

Nota aclaratoria 5: Si uno repite "nota aclaratoria" 10 veces en voz alta entra en trance y ve cosas extrañas.

Nota aclaratoria 6: Santucho, Guevara, la patria liberada.

Nota aclaratoria 7: nota aclaratoria, nota aclaratoria, nota aclaratoria, nota aclaratoria, nota aclaratoria, nota aclaratoria, nota aclaratoria, nota aclaratoria, nota aclaratoria, nota aclaratoria,

Nota aclaratoria 8: "We all live in a yellow submarine, yellow submarine, yellow submarine"






Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 12:58

34 comentarios:


Blogger Cronopio ha dicho...

Con respecto a la chica de la panadería, no me extraña.
Fijate que en Buenos Aires se arman manifestaciones para protestar por los inmigrantes argentios en España, pero se destroza al inmigrante de países limítrofes.
Sólo nos duele cuando nos discriminan a nosotros también.
Saludos

27 de mayo de 2007, 20:13  


Anonymous Anónimo ha dicho...

che, conozco alemanas que son bastante más enroscadas que las argentinas. Y un par de yanquis muuuuyyyyyyyy boludas. Tal vez tuviste mala suerte con las argentinas que conociste.
Bonita Pietila

27 de mayo de 2007, 21:56  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Chester: ¿Este texto le pareció desagradable?. Y eso que Ud. no vió a la gorda de la panadería.

Bonita Pietila: es solamente una ficción; el encuentro entre un machista y una racista en otro país. Ambos son moralmente corruptos y aborrecibles. La gorda lamentablemente existe.

Creo que nuestra lectora Cronopio lo comprendió inmediatamente (a pesar de las alarmas de Monsieur Lampwick).

No se alarme Chester, su popularidad está garantizada (siempre y cuando le siga enviando 150 mails diarios a Podetti).

27 de mayo de 2007, 22:19  


Blogger pat ha dicho...

nene sos un reverendo pajero
te pensas que sos inteligente por incluir citas de schopenauer y de cortazar que seguro encontraste en una revista?
O sos trolo o tu novia es una gorda frigida. matate puto

27 de mayo de 2007, 22:32  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Soy trolo y además mi novia es una gorda frígida.
Voy a confesar algo: mi novia es la panadera

27 de mayo de 2007, 22:34  


Blogger Mona Lisa ha dicho...

Como participante (casi nula, es cierto- aunque siempre lo leo) de este blog me gustaría decirles que no se pelien. Las racistas existen, los machistas existen y ya fue. A no peliarse que el mundo no se acaba en esto!
¿Por qué no cantamos entre todos la canción "todos juntos" y nos agarramos de las manos, y somos felices y todo eso? será posible?
salú!

28 de mayo de 2007, 9:39  


Blogger Weltklang ha dicho...

Cada vez comprendo menos a las mujeres. Prefiero amarlas (pero a la gorda de la panaderia, minga. Por xenofoba)

slds
W

28 de mayo de 2007, 9:56  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Me enojó tanto el último renglón de su comentario que el blog se cierra hasta que nos pongamos de acuerdo.

Saludos

28 de mayo de 2007, 11:38  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

che, me tengo que ir a trabajar. No me llegó ningún mail tuyo. Mandamelo de nuevo
Yo me estoy divirtiendo bastante, pensé que la pelea era en broma, como otras veces.
No se por qué te calentás tanto

28 de mayo de 2007, 11:42  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Mona Lisa me dice que me enojé demasiado, así que restituyo el blog. Y porque me dio risa lo de las notas aclaratorias.

28 de mayo de 2007, 11:51  


Blogger Dr. John Wolfskehl ha dicho...

Mr.Verloc: Creo que Pat considera que ser reverendo, pajero (o reverendo pajero), trolo, puto y tener una gorda frígida por novia son insultos. (Además de contradicciones y redundancias).
Yo lo aprecio igual, no se preocupe.
Y la panadera... que se vaya a freir churros.

28 de mayo de 2007, 13:37  


Blogger gabrielaa. ha dicho...

gracias, Dr. John Wolfskehl, por expresar tan claramente mi pensamiento

28 de mayo de 2007, 15:06  


Blogger Baterflai ha dicho...

Aviso que ese Pat carajeador no es el mío!

"Es que ahora hay que aguantarse porque con tantos inmigrantes sin papeles te tenés que quedar con estos trabajos y ni tenés aire acondicionado", si es que son esas las razones esgrimidas por la delirante panadera, no entiendo (según su lógica) por qué el cargo de gerente de IBM pertenece a un inmigrante sin papeles y no a ella.

A ver si te ponían aire acondicionado acá!
No puedo creerlo, no sé qué imagen tiene la gente del "primer mundo", se quejan de su propio imaginario social y se lo achacan a la discriminación.

28 de mayo de 2007, 15:15  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Bater, usted tiene su propio pat carajeador? Me lo presta?

Verloc, más allá de la salida de pista de pat, yo ya le dije que este texto no me gusta nada nada. Usted habla de una actitud racista, pero lo primero que hace es poner en primer plano la calidad de mujer y de gorda gelatinosa de la protagonista, induciendo a la falacia de creer que por eso es xenófoba. Es atacar una actitud discriminatoria con argumentos discriminatorios. Si fuera por mí volaría este artículo fuera del blog de un escobillonazo. Pero no lo voy a hacer porque a usted lo banca el dr. wolfskehl.

Así que fin de la discusión y pasemos a otro tema.

Saludos.

29 de mayo de 2007, 10:03  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Es cierto, reconozco que la gordura no tiene nada que ver con la xenofobia; además en el artículo hay una progresión: primero es una gordita, después una gorda ingrata y luego una gorda gelatinosa. Quizá mi enojo exageró la situación y trataré de cambiar esta forma de pensar.

Con respecto al escobillonazo:
No monopolice todas las tareas del blog, deje que el escobillón lo pase Mona Lisa.

Un saludo.

29 de mayo de 2007, 12:10  


Blogger DIEGO. ha dicho...

A alguien hay que maltratar. Lo sabía Schopenhauer, lo sabe usted, Verloc, que me lo maltrata al misógino alemán como yo a mi jefe, que es idiota, porque es jefe.
Freud se preguntó qué quieren las mujeres, tal vez deberíamos preguntarnos qué queremos de las mujeres, o tal vez no deberíamos preguntarnos nada.
En todo caso, el dulce de leche es una cuestión menos problemática. Sabrá usted que hay libros para todo, pero no deja de ser curioso uno que una vez pispeé en una vacaional librería geselina. El mismo era de considerable espesor y en su tapa ostentaba un: Historia del dulce de leche. Le puedo asegurar, que a simple ojeada, parecía contener toda la información que uno puede querer, pero nunca necesitar, de nuestro queridísimo manjar.

Un saludo.

29 de mayo de 2007, 13:20  


Anonymous Anónimo ha dicho...

Diego, Mr. Verloc no lo maltrata a Schopenhauer sino que le da la razón. Cuando dice "Basta corroborar la cantidad de mujeres que se inscriben anualmente en la facultad de Filosofía y Letras para refutar estas salvajadas" está siendo irónico. Es decir, quiere decir lo contrario.: Que nada demuestra más lo que dice Schopenhauer. No sé, me parece, es que soy mujer, por lo tanto medio lerda.
Sol

29 de mayo de 2007, 18:38  


Anonymous Anónimo ha dicho...

Me voy con una sonrisa de este blog, aviso que los linkeo.
Sol

29 de mayo de 2007, 20:19  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Sol: Gracias por tu comentario. Me alegra saber que se fue con una sonrisa de nuestro blog.

Diego: gracias por pasar y dejar tu comentario. Aprovecho para recomendar el blog de Diego (uno de mis favoritos): http://instantesde.blogspot.com/

29 de mayo de 2007, 20:49  


Blogger DIEGO. ha dicho...

Gracias Verloc por su recomendación, yo también me recomiendo, aunque no soy tan arrogante como para agradecérmelo. Ante mí finjo humildad, como para dormir más tranquilo. Aprovecho ya que estoy para recomendar el suyo y decirle a todos sus visitatantes lo que ya saben, que este blog es realmente bueno. Eso sí, sepa que por recomendaciones yo cobro. La tarifa a pagar será un 100% más de la que podamos convenir con respecto al pago que yo debo hacerle a usted por las excepcionales aclaraciones que hace en mii blog.
Un saludo para usted y el señor del auto cohete y la casa de oro: Lampwick

30 de mayo de 2007, 11:58  


Anonymous Anai Le ha dicho...

"Los designios de la Providencia son inescrutables", y mire donde me vine a acordar de que una vez un tipo, en la calle, me dijo "¿qué calor, no?" y yo pensé "debe ser una ironía, un juego de palabras, una clave que no capto, porque no puede ser tan tan pelotudo" y me casé con él, no inmediatamente, eso sí. No contaré los detalles escabrosos, porque "no hablo de mi vida privada" y la curiosidad insana es cuestión de mujeres y además máto al gato.
Otra cosa.
Me encanta el manjar (que no es exactamente lo mismo que el dulce de leche: es más rico. Si en esta afirmación nota un dejo de nacionalismo, me da igual; lo que me interesa es persuadirlo de que es más rico. Fíjese bien. Ya el nombre es otra cosa. Y para probarlo le propongo el siguiente ejercicio (eso, pueden sumarse los demás también): cierre los ojos, concéntrese y piense en la palabra "manjar", luego susúrrela (pero no así a tontas y a locas, no. Demórese un poco en la "j" - pero pronúnciela como fricativa medio palatal sorda y no como la española que es fricativa velar sorda), repita como un mantra hasta que sienta un cosquilleo o "sienta" la cucharada de manjar en la boca; como dijo Chester, lo que ocurra primero. Luego salga, lea el diario, vaya a ver a la gorda, teja a crochet, distráigase. Pasado un rato, repita el ejercicio en idéntica forma pero con la expresión "dulce de leche". Otro día paso a ver cómo le fue. sospecho que pueden ser tonteras mías nomás).

30 de mayo de 2007, 22:50  


Blogger Mona Lisa ha dicho...

Debo darle la razón a Anai Le, yo probé el manjar y es otra cosa, una delicia, elixir de los dioses.

30 de mayo de 2007, 23:40  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Saludos a usted también diego, cuando quiera le presto el auto cohete.

Yo quiero ser Anai le, ¿dónde me tengo que anotar?

30 de mayo de 2007, 23:50  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Es verdad que la palabra "manjar" sugiere más cosas que "dulce de leche". Hay algo de misterioso en un "manjar", algo que nos llama.
Confieso que las expresiones "fricativa palatal" y "fricativa velar" me asustaron un poco.
Con respecto al nacionalismo yo tengo una pequeña anecdota: En este pueblo andaluz costero pusieron un maxikiosko, que abre hasta las 3 de la mañana. La señora argentina que lo atiende es muy malhumorada y patriotica (el 25 de mayo me atendió con la escarapela puesta). En el kiosko tienen varios alfajores que yo puntualmente compro. Un día cometí el terrible error de decirle a la señora que los alfajores "punta ballena" (uruguayos) son más ricos que los "havanna"; me afirmé diciendo "y eso que yo crecí a metros de la fábrica havanna" (como si tuviera algo que ver). La señora se enfureció como si la hubiese apuñalado; lo peor es que ahora ya no vende más "punta ballena" y la vieja zorra cada vez que me ve entrar me dice con una sonrisa burlona:"¿Querés un alfajorcito nene?". Hubiera pecado un poco de nacionalista y esta tragedia no ocurría.
¿Ud. dice que no quiere abrir su propio blog?. Yo con gusto eliminaría alguno de nuestros posts (alguno de Chester preferiblemente) y pondría en ese lugar su comentario.
Un saludo.

31 de mayo de 2007, 0:05  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

De hecho el próximo artículo de este blog va a ser el comentario de anai le, previamente borrado de esta entrada para no dejar rastros de propiedad intelectual.

31 de mayo de 2007, 0:30  


Anonymous wilworl@gmail.com ha dicho...

Por suerte a mi nadie me pude acusar de xenófobo porque le doy trabajo a los inmigrantes: la chica que limpia en casa es paraguaya, los que me están arreglando el depto son bolivianos y santiagueños y las chicas que visito cada tanto son dominicanas...
(Era un chiste eh! mi casa la limpio yo, el depto. no tiene arreglo y nunca jamás visito chicas, EN SERIO). Creo que no tenía que haber escrito nada.

31 de mayo de 2007, 9:44  


Anonymous Anai Le ha dicho...

"Pueblo andaluz costero"...

¡¡¡¡Aaaaaaaah!!!

¡YO QUIERO SER VERLOC!

31 de mayo de 2007, 12:03  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Anai, conozco ese pueblo andaluz costero y le aseguro que le están sobrando un par de aes a su exclamación.

31 de mayo de 2007, 12:43  


Anonymous Anai Le ha dicho...

Ok.

¡¡¡¡Aaaaaah!!!

31 de mayo de 2007, 13:06  


Blogger Dr. John Wolfskehl ha dicho...

Cuando sea grande quiero ser como Chester, cuando sea enorme quiero ser como Verloc y cuando sea gigante no quiero ser como la panadera.

1 de junio de 2007, 14:11  


Anonymous Sol ha dicho...

Mr. Verloc, si en vez de burlarse de las mujeres que ingresan a la carrera de letras y bellas artes las respetara y acudiera a alguna, o simplemente acudiera a un libro de fonología, no le resultaría tan raro lo de "fricativa palatal y velar".

muaks
Sol

1 de junio de 2007, 15:22  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Wolfskehl: Yo cuando sea grande quiero seguir siendo Mr. Verloc pero con su salario.

Sol: Me gustó mucho su comentario. De todas maneras le comento que yo comencé (y no terminé) 4 carreras universitarias: Ingenieria electronica, Económicas, Licenciatura en química y Profesorado de historia. Chester me acompañó en algunas de estas y nos divertimos mucho aprendiendo misceláneas. Aunque no aprendí lo de "fricativa palatal y velar", le aseguro que nadie me gana al tutti frutti.

2 de junio de 2007, 10:35  


Blogger Zaturno ha dicho...

Con respecto a lo de la panadera, es ese tipo de personas que se creen mejores del resto o tienen mas derechos por ser de X país. Yo pienso que no por pertenecer a X país tengas mas derechos que otra persona. Y en todos los países encontraras gente así: Pasa con las Argentinas, pasa con cualquier nacionalidad.

2 de junio de 2007, 15:15  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Yo quiero ser uno de los flacos del programa "MDQ".

2 de junio de 2007, 15:31  


Publicar un comentario

<< Página principal