El accidente de un cronista
  Aprendiendo a leer el diario
  Balconcitos urbanos: 4º Entrega. Edición especial
  Crotos, cirujas y linyeras
  Penas de Amor
  Dos veces bueno
  Premio Lápiz de oro 2007 - Resultados del Concurso...
  ¡A votar que se acaba el mundo!
  Lesbianas y mi conversión al judaísmo
  Balconcitos urbanos: 3º Entrega


   Presentación
   Comodines
   97-Relatos-97
   Penas de Amor
   Inventando Religiones
   Eras como la flor (co-producción Baterflai / Fantoni / Lampwick)

Por Fecha
Por Autor
   Mr. Verloc
   Chester J. Lampwick
   Mona Lisa


   97 Relatos 97
   Absinthe
   Cúcala Mácara
   Damos pena
   Discusiones bizantinas
   Galaxia de camarones
   GordenBlog 2
   Instantes de
   Joven argentino
   Mantantirulirulá
   Mitakuye
   Nuevos Rumores Alarmantes
   Orsai
   Polenta con pajaritos
   Qué bueno estaría!
   La tómbola de la Alegría
   Tonta - mente
   Yo contra el mundo!


martes, 22 de mayo de 2007

   Balconcitos urbanos: 5º Entrega.

Una nueva entrega de la serie Balconcitos Urbanos: la quinta. Esta sección está tomando ritmo, sí señor. Y la edición de hoy representa fielmente la idea original: balcones de ciudad, de esos que uno se encuentra de repente, sin buscarlos y sin esperarlos. Por suerte, ya aprendí que un buen cazador de imágenes debe llevar su cámara pegada a la piel. Aviso que también llevo pegado el bufoso cargado por si algún malandrín que esté leyendo esto sueña con mamarse gracias a las monedas que le den por la reventa en la 2001.




Dos hermosos balcones, de diferente estilo, en una misma casa. A esto yo le llamo eficiencia. Típica casa marplatense, construida probablemente entre 1940 y 1950. Mar del Plata no se destaca especialmente por la conservación de su pasado arquitéctonico. Las majestuosas casonas construidas a principio del siglo 20 fueron desapareciendo asesinadas por horribles edificios. Así que este tipo de casas -con su frente de madera y piedra- constituyen hoy en día piezas únicas de la historia de la ciudad. Por ahora, hasta que empiecen a derribarlas para construir más edificios horribles.





Quien conozca la ciudad, reconocerá rápidamente esta esquina céntrica. Acá el balcón es casi lo menos importante. La cúpula es una joyita y forma parte de una serie de construcciones similares ubicadas a pocas cuadras de distancia. No conozco la historia de esta cúpula, pero me imagino que debe ser bien interesante.

Durante años, esta esquina fue punto de encuentro de jóvenes en estado de previo amorío. Luego de que éstos volaran hacia otras esquinas, se transformó en una pizzería de lo más opaca, para finalmente devenir en sede de una tienda de ropa de moda.

¿A quién no les gustaría estar sentadito en ese balcón una noche de verano? En invierno no es recomendable salvo que sean osos polares o ingleses.

Click para agrandar la foto y maravillarse con los detalles.




El hotel Split. Split en referencia a la ciudad croata que hizo famosa Goran Ivanisevic (bah, para los que nos gusta el tenis). Imagino a los croatas dueños de este hotel festejar en silencio el tercer puesto de su selección de fútbol en el mundial de Francia o el triunfo de Goran en el Wimbledon del 2001.

Muchos emigrantes de los países balcánicos eligieron Mar del Plata y otras localidades costeras (por ejemplo, Villa Gesell) y se dedicaron a la hotelería. Durante la fiesta de las colectividades, se muestran todos juntitos en un solo stand, como desafiando a los caprichos de la geopolítica.



Ya hablé de las casas típicas de frente de piedra. Ésta representa al estilo ferroviario propio de todo pueblo nacido alrededor de una estación. La foto no expresa la belleza del balcón en toda su magnitud, pero les aseguro que es muy impactante. Mide, creo yo, unos 20 metros y abarca de principio a fin el frente de la casa. Es un balcón a la nada, no ofrece otra vista más que una calle oscura y sin detalles. Y aun así, dejaría más que algunas horas merodeando entre sus rejas.










Nota: La "2001" es una galería donde se recompra lo que nos fue sustraído. Si usted -sin querer- acaba de robar algo y no sabe dónde venderlo, la 2001 es el lugar.

Etiquetas: , ,

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 18:55

7 comentarios:


Anonymous Anónimo ha dicho...

Primera!!! "pri!" como decíamos cuando había que jugar a la escondida. Parece que encontraste a estos balconcitos marplatenses que juegan a la escondida. Son hermosos. Me encanta el de estilo ferroviario. Balcones y trenes se llevan bien.
Bonita Pietila

23 de mayo de 2007, 11:39  


Anonymous Anai Le ha dicho...

Hay que "aggiornar" el nombre de la galería.

24 de mayo de 2007, 12:04  


Blogger Weltklang ha dicho...

Quiero vivir bajo esa cupula. Quiero esperar la noche mas oscura del invierno. Quiero llevarme un buén julepe. No se, una puerta que chirrie, un murcielago, un trueno. Aunque sea un misero fantasma.

Muchas gracias por el link!

slds
W

24 de mayo de 2007, 15:34  


Blogger Roberto Peturra ha dicho...

Ufaaaa Don Chester , muestre alguno de Gessell, y no la ponga entre partentesis a mi qerida villa tan linda...
La extraño mucho, hace mucho q no voy, snif...
Me se pianta un lagrimón de solo recordar...

24 de mayo de 2007, 16:25  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Bonita: Sólo le digo una cosa: si no estuviera casado me iría con usted a ver los trenes.

Anai le: Sus comentarios son BRILLANTES. Si algún día quiere publicar algún texto (ya acepté que no va a iniciar su propio blog), avíseme y le hacemos un lugarcito.

Supongo que el nombre de la galería fue producto de esa manía -de mediados de los 80- de ponerle a todo emprendimiento nombres que referenciaban al siglo siguiente. Particularmente, me acuerdo de un modelo de micro (de diseño aerodinámico, una cosa rarísima) llamado "Siglo XXI". La vez que viajé a Buenos Aires en ese micro fue, a ojos del niño que era por ese entonces, como viajar en un avión. ¡Te pasaban películas!

Igual como idea comercial es bastante pobre, es como ponerle fecha de vencimiento al proyecto.

Weltklang: No sé si es este el caso porque está en pleno centro, pero con el viento que hay siempre acá no faltan ruidos tenebrosos y puertas que se cierras escandalosamente. En especial, si su casa está frente al mar. Pero son miedos lindos de sentir.

Hace poco estuve en Salta y dormí en una especie de camping a orillas de una cadena de cerros (a media hora de Cafayate). El miedo que me daban de noche los cerros (nací en Lanús y vivo en MDP, así que muy acostumbrado a eso de la montañas no estoy) con sus sombras y sus luces me movilizaba de tal forma que asustado y todo no quería dejar de verlos.

Peturra: ¿Usted es de Gesell? Consígame algún balcón y lo publicamos. La verdad que sí, es muy linda, ese bosque es maravilloso.

Gracias a todos por pasar y comentar.

Saludos

24 de mayo de 2007, 23:04  


Blogger Mona Lisa ha dicho...

Qué lindo...Gesell en invierno..., pero sin ánimo de ofender...hay balcones en Gesell?

25 de mayo de 2007, 13:34  


Anonymous Anónimo ha dicho...

uy...chester, de repente me dio vergüenza ...pero acepto la invitación. fue una invitación, ¿no?
Bonita Pietila

27 de mayo de 2007, 21:45  


Publicar un comentario

<< Página principal