Penas de Amor
  Dos veces bueno
  Premio Lápiz de oro 2007 - Resultados del Concurso...
  ¡A votar que se acaba el mundo!
  Lesbianas y mi conversión al judaísmo
  Balconcitos urbanos: 3º Entrega
  Si no participás, mañana... ¿De qué vas a hablar?
  97-Relatos-97
  El terrible flagelo de la originalidad (PARTE II)
  El terrible flagelo de la originalidad (PARTE I)


   Presentación
   Comodines
   97-Relatos-97
   Penas de Amor
   Inventando Religiones
   Eras como la flor (co-producción Baterflai / Fantoni / Lampwick)

Por Fecha
Por Autor
   Mr. Verloc
   Chester J. Lampwick
   Mona Lisa


   97 Relatos 97
   Absinthe
   Cúcala Mácara
   Damos pena
   Discusiones bizantinas
   Galaxia de camarones
   GordenBlog 2
   Instantes de
   Joven argentino
   Mantantirulirulá
   Mitakuye
   Nuevos Rumores Alarmantes
   Orsai
   Polenta con pajaritos
   Qué bueno estaría!
   La tómbola de la Alegría
   Tonta - mente
   Yo contra el mundo!


viernes, 4 de mayo de 2007

   Crotos, cirujas y linyeras

Acaso fué la inesperada repercusión del concurso de cuentos, o quizá la elevada factura de electricidad, pero lo cierto es que se me hizo difícil encontrar alguna idea que no devalue el blog; no se me ocurria nada que valga la pena escribir.

Pensé entonces en reeditar mi denuncia contra alfajores fantoche triple o en redactar algun tratado sobre vagabundos.
Me decidí por el tratado sobre vagabundos.

Lo titularía. “Las divergencias sociolingüísticas en la definición de vagos rioplatenses”; al final le cambié el título por “Crotos, cirujas y linyeras”.

La idea era resaltar el ingenio criollo. Además de hacer chorizos, los criollos somos mejores que nadie (lease "nadie" como "todos los demás") a la hora de inventar palabras o de dar múltiples significados a un vocablo. En un punto, sin embargo, no hemos sido superados: somos los únicos que definimos vagabundos según su actividad. Esta era la base de mi tratado.

Éste es un resumen de las 467 páginas que llevaba escritas:

Croto: El más sucio de todos, usa ropa de invierno en verano, sedentario, vive y pulula en un radio de 6 cuadras a la redonda y duerme casi siempre en el mismo lugar, es alcohólico.

Ciruja: Nadie sabe donde vive, y se caracteriza por recolectar cosas que no le sirven a nadie. Tampoco se sabe donde terminan esas cosas. Son parcos y huraños.

Linyera: Éste es el más romántico, recorre ciudades, suele bañarse al menos una vez por año, viaja ligero; los más viejos son sabios o reyes caídos en desgracia.

Hasta ahí todo marchaba bien; mi pluma (yo soy anticuado) seguía con precisión el orden inequívoco de mis pensamientos; todo encajaba como en un sudoku de nivel “fácil”.
Al cabo de unos días, alguien, no sé quién (aunque las sospechas recaen sobre mi primo “el petaca”), alertó al barrio de la inminente publicación de mis escritos; sucedió lo previsible:
vecinos indignados portando antorchas reclamaron la inclusión de “atorrante” en la lista; con el pie en la puerta razoné con ellos: ¡Mirá viejito, atorrante significaba "vagabundo dormitador callejero" en en los años 30, ahora no. Los atorrantes son libertinos y las atorrantas, simplemente “chicas ligeras”!. Una señora, con una bata roja y pantuflas me gritó: ¡Machista, siempre con las connota.....¡PAAFF!, el portazo la silenció.

En mi extensa bibliografía citaba la canción de Pedro y Pablo “Che, ciruja”, de pésima letra, que describe con notable lucidez las tareas del ciruja. Destaca la parte “Che ciruja, perdoname si no te sirve mi voz, a lo mejor mañana en la basura como esas cosas que nunca perduran encontrás esta canción”. Perdurará, porque yo la cito acá.

En un anexo de 127 páginas, ataqué despiadadamente a la banda “Los Piojos” y a su desprevenido cantante “Ciro” por la autoría de la falaz canción “El balneario de los doctores crotos”, que comienza así: “Iba confiado el linyera en la playa, donde ninguno se baña...”. ¿Es un linyera o un croto? ¿O és que éste tal “Ciro” no sabe la diferencia?. Que ineptitud, le da lo mismo un croto que un linyera, qué bruto.

Todo estaba listo para la publicación, los editores se frotaban las manos (perdón, se lavaban las manos), el blog volvería a ser lo que fué (hace unos 10 días).
Pero entonces, vino un alemán.
Me dijo que en su lengua también había palabras específicas para cada tipo de vagabundo, y más de tres, unas 15. Una define a los cirujas con bigote, otra a los linyeras que eventualmente recogen algo, otra a los crotos que duermen debajo de los puentes; afirmó que tienen vocablos para cada aspecto de la vagancia; yo no quise escucharlo, y cuando llegué a casa fingí que nada había pasado.

Pero luego, al ver los ejemplares terminados encima de la mesa, me sentí muy desdichado. Había mandado a imprimir 6 copias, para todos mis amigos y familiares.

Antes de tirar todo al fuego le mandé un copia a Ciro, es el único ejemplar que sobrevivió a las llamas. Que Dios se apiade de su alma.

Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 14:06

15 comentarios:


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Prometo a partir de este momento no tomar cerveza mientras escribo.

7 de mayo de 2007, 13:26  


Blogger Dr. John Wolfskehl ha dicho...

Y cómo llamaría al que se sienta frente a una computadora a escribir lo primero que le viene a la cabeza? Seguramente los alemanes tendrían un vocablo para eso: verloc.
De todas formas tiene suerte, mi amigo, porque lo primero que se le viene a la cabeza es bastante potable. Yo tengo que pensar durante días para escribir algo en el blog.
Al margen... imperdible su conversión al judaísmo.

7 de mayo de 2007, 14:28  


Blogger Weltklang ha dicho...

¿y el botellero? no me va a decir que es lo mismo que el ciruja. Porque el botellero junta solo botellas. Habia uno que pasaba por casa, y conforme me entregué al alcoholismo, el tipo se hizo rico. Las ultimas veces que lo vimos, ya venia directamente a la puerta de casa, sin distraerse en las veredas vecinas, donde apenas habia 7 u 8 botellitas miserables. Despues empezó a pasar en un BMW, ya ni saludaba....

7 de mayo de 2007, 15:13  


Blogger Dr. John Wolfskehl ha dicho...

Disculpe, la próxima vez que pase lo saludo weltklang.
Aún tengo el BMW.

7 de mayo de 2007, 16:23  


Anonymous martón ha dicho...

Si me permite, va una acotación sólo para ahondar sobre el origen de las palabras. Un linyera es por estas latitudes algo así como un vagabundo (linyera es en realidad el atado de ropa que lleva al hombro, en el extremo de un palo según la caricatura más común). La palabra croto se originó en argentina a comienzos del siglo pasado cuando el ministro de Agricultura (Crotto) le concedió transporte gratuito en los ferrocarriles a los trabajadores golondrina que viajaban por el interior para trabajar en las cosechas, por aplicación de la ley de Crotto y por extensión se los llamó crotos.
La figura del croto era entonces la de un hombre humilde, de ropas gastadas y bastante parecido a un linyera, pero nada sedentario por cierto, sino más bien transhumante.

7 de mayo de 2007, 17:55  


Blogger Roberto Peturra ha dicho...

Eso eso Verloc, lea loq dice Martón...

7 de mayo de 2007, 20:47  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Gracias por los comentarios.
Wolfskehl: Ud. ha descubierto mi método de trabajo.
Weltklang: no incluí al botellero ni al cartonero, porque son de una clase más alta. La conciencia de clase me lo impide.
Martón: Indagar etimologías es un gran pasatiempo; a mi me contaron que la palabra "atorrante", proviene de los vagabundos que dormían dentro de los caños de hormigón de la empresa torrant.
Peturra: vayase a comer mantecol.

7 de mayo de 2007, 22:34  


Blogger cieguito ha dicho...

es cierto, como todo mito cierto, eran unos caños que estaban olvidados en la ribera con el nombre de A. Torrant, no se si la A era de Antoine, de Armand o de Alcachofa, pero asi cuentan que dicen los que conocieron a los amigos de los que lo saben.

8 de mayo de 2007, 14:54  


Anonymous martón ha dicho...

es verdad ya había escuchado lo de A. Torrant, y si no lo es, suena bien. Tal vez el Sr. Torrant se llamara Adulfo. Otra cuestión es la de las atorrantas, claro.
También cuenta otra leyenda que llegó al puerto de Bs. As. un contenedor con baratijas importadas por un turco, un tal "P. Lotud" y quienes compraban las baratijas pasaron a ser los pelotudos

9 de mayo de 2007, 10:15  


Blogger Wilfredo Rosas ha dicho...

¿Y el ropavejero...? No puede quedar fuera de esta enciclopedia.
Y no me manden a comer mantecol.

http://entrecorbatasyescotes.blogspot.com/

9 de mayo de 2007, 15:05  


Blogger Mona Lisa ha dicho...

uy! sí! el botellero en carreta!! por mi casa pasaba uno que decía Boootiiiiiiiilllleroooooooooooo. El de todos decía botillero, no?
Abrazos,
sí, vivo, ¿vieron?

9 de mayo de 2007, 15:25  


Blogger cieguito ha dicho...

si, botiyero es el nombre oficial

10 de mayo de 2007, 12:03  


Blogger DIEGO. ha dicho...

No he tenido el gusto de leer su tratado. Pero supongo que habrá tenido en cuenta ofrecer algunas páginas a este ciruja, perdón, cirujano:

http://www.youtube.com/watch?v=57RA-JfIGac


Un abrazo, y gracias por su comentario.

10 de mayo de 2007, 12:36  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

¿el cantante de los piojos se llama igual que el de attaque 77?

10 de mayo de 2007, 22:24  


Blogger Alma ha dicho...

No..Chester, Ciro es el APELLIDO del cantante de Los Piojos, su nombre de pila es Andres, mientras que el nombre del cantante de attaque sí es Ciro Pertusi.

10 de mayo de 2007, 22:35  


Publicar un comentario

<< Página principal