Lamentable interrupción
  Esperando el festejo IV
  Esperando el festejo III
  Esperando el festejo II
  Esperando el festejo
  La banda del club de los poetas maltrechos del sar...
  Colección de trenes
  Eras como la flor
  Cuestiones varias de importancia dudosa
  Fotonovela verídica y con final incierto


   Presentación
   Comodines
   97-Relatos-97
   Penas de Amor
   Inventando Religiones
   Eras como la flor (co-producción Baterflai / Fantoni / Lampwick)

Por Fecha
Por Autor
   Mr. Verloc
   Chester J. Lampwick
   Mona Lisa


   97 Relatos 97
   Absinthe
   Cúcala Mácara
   Damos pena
   Discusiones bizantinas
   Galaxia de camarones
   GordenBlog 2
   Instantes de
   Joven argentino
   Mantantirulirulá
   Mitakuye
   Nuevos Rumores Alarmantes
   Orsai
   Polenta con pajaritos
   Qué bueno estaría!
   La tómbola de la Alegría
   Tonta - mente
   Yo contra el mundo!


martes, 17 de julio de 2007

   Post número 54: Festejando las 50 entradas

(algunas cosas sobre nosotros)



VERLOC: ¡Qué alegría. Chester! ¡50 entradas! ¡Es un gran momento para este blog! ¡Hay que festejar!
CHESTER: Verloc...
V: Es un momento ideal para emocionarnos, para brindar con nuestros amigos...
C: Verloc....
V: Y recordar a los que ya no están con nosotros...
C: Verloc...
V: Perdóneme Chester, es que me acordé de...
C: ¡VERLOC! ¡El post 50 pasó hace rato! ¡Ya vamos por el 54!
V: ¡¿54?! ¡¿Pero cómo...?! ¡Cuánta ineficiencia! ¡Pero esto así no va! ¡Llamemos ya a una reunión urgente! ¿Dónde está Aparicio?
C: Me parece que la culpa es nuestra, Verloc, nos estiramos demasiado con la previa.
V: Usted también cómo embroma con esos balconcitos... ¡Qué vergüenza!
C: No se preocupe Verloc, festejemos igual, total después borramos cuatro entradas y ya está, acá no pasó nada.
V: Si, cuatro de balconcitos y listo...
C: Esteemm, je je, o ésta. ¿O por qué no ésta?
V: ¡O ésta!
C: ¡Éstas!
MONA LISA: Estos dos son como un matrimonio.
V: Bueno, Chester, basta de pavadas, ¿Qué teníamos preparado?
C: En realidad, nada. Pero podemos improvisar algo.
V: Improvisar, improvisar... ¡Cuánta improvisación!
C: Tengo una idea: ¿Por qué no nos sumamos a uno de esos memes que tanto éxito tienen entre los bloggeros? Podríamos contar 8 cosas sobre nosotros, por ejemplo.
V: ¿Pero no era que no nos gustaban los "memes" y por eso rechazábamos las invitaciones de nuestros colegas? No quisiera ser expuesto preso de mis incoherencias, Chester.
C: En realidad, nunca nos invitó nadie, Verloc.
V: ¿Nadie?
C: Nadie, pero nadie.
V: Ya le decía yo que éste era un momento para recordar. Ahora mismo estoy recordando nuestro paso por el secundario.
C: No se amargue, Verloc, capaz que no encontraban nuestro e-mail y por eso no nos invitaban.
V: ¡Sí! ¡Eso es! ¡No es que nos quieren! ¡No encontraron nuestra dirección!
C: Aunque la dirección de e-mail aparece acá al costadito bien visible. O también nos podrían haber invitado dejando un comentario.
V: Ah... sí, tiene razón Chester.
C: Bueno, bueno, Verloc, no se me ponga así, recuerde que hoy estamos de festejo. ¡Alegría! ¡Alegría! ¡La alegría no es sólo brasilera! ¡Viva le france!
V: ¿¡Por qué!? ¿Por qué? ¿Qué hice mal? ¡Es mi culpa!
C: Ya, ya, venga acá verloccito, ya, ya… No me haga pucherito… Qué lindo mi verloccito, a ver mi bururuburú ¿De quién es esa pancita? ¿Tiene cosquillas? Uy, cuántas cosquillas que tiene este bururuburú …
V: Ya está Chester, ya me siento mejor.
C: ¡Cosquillas! ¡Soy el monstruo de las cosquillas!
V: ¡YA! ¡Suélteme!
C: Bueno, dígame: ¿Qué le pareció mi idea?
V: Yo tengo una idea mejor: ¿por qué no contamos algunas cosas sobre nosotros, digamos… unas ocho?
C: Justamente ésa era mi idea, Verloc.
V: Sí, claro. Mire, yo pienso contar que Usted me copia todas las ideas.
C: Yo iba a proponer que escribiéramos anécdotas anónimamente y que los lectores trataran de dilucidar a quién de nosotros le han sucedido realmente.
V: Yo también iba a proponer eso. Es más, ya lo propuse.
C: Bueno Verloc, déjese de idioteces, empecemos a redactar este texto, mejor contemos cosas interesantes que nos hayan ocurrido en nuestras vidas. ¿Qué se le ocurre?
V: Esteee, bueno, eeemmmm… mmmmmm, ahhhh ya sé, bueno no, no sé... ¿El ring raje no cuenta, no?
C: No, y la guerra de bombuchas contra "bombero loco" tampoco. Sincerémonos, Verloc, a ocho no llegamos ni viviendo 300 años.
V: Mejor contemos dos o tres y volvamos a jugar a la Play.
C: Jugar a la Play… Ya veo por qué no nos ocurren cosas interesantes.
V: ¿Y no podemos contar algo interesante que nos haya ocurrido jugando a la Play?
C: No creo. Echemos mano a alguna anécdota de nuestro viaje de egresados. Eso nunca falla.





De los extraordinarios sucesos ocurridos en la excursión a Laranjeiras y el excitante encuentro con Michelle. (narrado por China Zorrilla)

A- Corría el invierno del año 1994. Camboriú. Viaje de egresados de un grupo de estudiantes de una escuela religiosa, exclusiva de varones. Sí, de varones, de ésas que ya no quedan. Ah, qué placer ir a la escuela sin bañarse, con el pelo aplastado por esa especie de gel natural que generan las glándulas sebáceas. Grasita como le dicen algunos. Ir a la escuela tal como uno se levantaba, sin sacarse el pijama, sin lavarse los dientes, sin limpiarse la mugre del cuello, sin cambiarse las medias con las que dos días atrás jugáramos al handball en la clase de gimnasia. Total, no había que impresionar a ninguna rubia de senos nacientes, ni a la morocha culona de 3º quinta. Las mujeres en esa escuela eran pocas y viejas. Hermosa vida, lejos de la inclinación al amaneramiento y a las buenas costumbres que una presencia femenina impone. Sólo restaba lidiar con el inconveniente que esta vida implicaba: las mujeres eran para nosotros, un territorio lejano y desconocido. Nuestros acercamientos ocasionales con niñas estaban llenos de torpezas y pecaban de inadecuados y ofensivos. Y pocas de ellas entendían que detrás del baboso balbuceo, las palabras inexistentes, y las miradas repletas de equivocada lujuria -es que algunos no sabíamos ni dónde mirar-, existían jovencitos atractivos y dispuestos a un comportamiento adolescente promedio. Es por esto que, casi terminando el secundario, la mayoría de nosotros podía contar con los dedos de la mano de un manco sus encuentros con mujeres. Dejemos de lado todos los chistes obvios sobre la cantidad de encuentros con hombres -trolos hay en todos lados, no sólo en los colegios de varones- y prestemos atención que hay que saltar del barco y zambullirse en el mar cálido y cristalino del sudeste brasilero. Ahí lo vemos a Correa, con su bermuda hawaiana. El que se está por tirar es Ferrase (el que quería aprender a leer el diario) y el de atrás -con la remera puesta para no mostrar su panza esponjosa- Camezzana. ¿Y Chester y Verloc dónde están? ¿Cómo que no vinieron? ¿¡Se quedaron en el hotel? ¿¡¡Estaban durmiendo y nadie les avisó!!? Es así. Chester y Verloc se perdieron la mejor tarde de los interminables 20 días que duró el viaje de egresados. No aparecen en el video, porque el video se filmó esa tarde en Laranjeiras. Despertaron cerca del mediodía y repitiendo la escena que llenara de drogas y sexo la vida del angelical Culkin descubrieron que todos sus compañeros ya se habían ido. Luego de asumir dignamente su impopularidad, almorzaron pizza, jugaron al pool, comieron garotos y preguntaron precios de cosas raras que no iban a comprar y que tampoco sabían para qué servían.

Pero al destino le gustan las jugadas malintencionadas; al día siguiente la revancha era la prostituta Michelle, fea y barata, pero cariñosa.


B- Luego del viaje, la figura de una mujer asumió cualidades casi-míticas: Michelle, la noble prostituta que desvirgó a 40 niñatos antes de que los primeros 20 se dieran cuenta. Padovani -uno de los beneficiados con los bajos precios de la mulata- le compuso una canción, que el resto cantaba con el entusiasmo ahorrado en los rezos obligatorios de la mañana. Pero Verloc y Chester no recuerdan de Michelle más que su nombre y su horrible rostro. En una decisión que aun hoy genera controversias -aunque es probable que a la hora de la cita, estuvieran durmiendo- prefirieron quedarse nuevamente en el hotel, a nadar en la piscina y a robarle a los que sí fueron, las gaseosas y las castañas del frigobar. Era, a su modo y sin saberlo -no lo sabían, juro que no lo sabían- la forma de reestablecer el equilibrio en el universo.

Quedan, de esa noche, algunas fotos de Chester y Verloc bañándose en la piscina climatizada, solos. Fotos que nunca nadie verá.





CHESTER: ¡Verloc, esto es un despropósito, estas anécdotas nos dejan MUY MAL PARADOS!
VERLOC: ¡Estoy indignado! ¡Quién autorizó a publicar esto! ¿Dónde está Aparicio?
C: Creo que nosotros lo autorizamos, mire, éstas son nuestras firmas.
V: ¡No, no, no son nuestras firmas! Y esto nunca ocurrió, jamás.
C: Necesitamos rápido alguna anécdota que nos saque de esta incómoda situación. ¿Qué se le ocurre?
V: ¿La vez que nos peleamos con la policía montada?
C: No sé por qué, pero me parece que ésa tampoco nos hace ningún favor. Pero dele.




De la brutal carga policial sufrida en el concierto de Luis Miguel. (El diálogo que inició esta atroz historia)

Verloc: ¡¡¡Llegó Luis Miguel a Mar del Plata!!!,
Chester: Y a nosotros qué nos importa, si nos gustan los Redondos y Mano negra.
Verloc: Pero va a estar lleno de minas
Chester: Tenés razón, pero... ¿no creés que esas chicas van a ver a Luis Miguel y que a nosotros ni nos van a dar bola?
Verloc: Es una cuestión matemática, mirá, es como una discoteca inmensa, masiva. Si en una discoteca hay unas 200 chicas, las posibilidades de levantar son pocas: la competencia es feroz, la música está muy fuerte, no sabemos bailar. Pero acá no, son casi todas minas, unas 20000. Los tipos que vayan son trolos seguro. ¿Ves? ¡Qué idea fantástica!
Chester: Mirá Verloc, en matemáticas te sacaste un 2, no tenemos plata para las entradas y nadie nos va a dar bola; pero vamos igual así te sacás las ganas.

Año 1995, dentro del estadio hay poca gente y afuera hay unas 10000 personas; 9998 minas histéricas, Chester y Verloc. La gente no compró entradas, se corrió el rumor de que Luis Miguel no saldría a cantar con tan poca gente. -¡Abran las puertas! -gritó la gorda del fondo-, ¡queremos ver al Luimi! -dijo una flaca con una vincha rosa-. Si, abran, che, -gritó Chester-. Varias fanáticas lo miraron con visible fastidio.
En la puerta la policía montada trataba de controlar a la horda de mujeres desconsoladas y rabiosas; Luismi había empezado a cantar y las puertas no se abrían, todas se agolpaban, nerviosismo y pisotones por doquier.

En un arrebato de ingenio y mirando con sorna a la policía que estaba muy atareada controlando las vallas, Chester y Verloc entonaron la siguiente canción: "Qué boludo, qué boludo, los caballos, se los meten en el culo."

Lo que sucedió fue el inesperado acompañamiento de un grupo de muchachas enardecidas, y la canción creció y creció; fue un hit, fugaz y repentino. Los de los caballos miraron hacía nosotros, visibles cabecillas de esta afeminada rebelión, y emprendieron la carga represora. Esquivando los bastonazos y las fustas nos metimos entre la multitud que presionaba más y más contra las puertas, hasta que las abrieron. Arrastrados por la marea de gente nos dejamos llevar hasta lo más alto de la popular del estadio mundialista; ahí estaba Luis Miguel, cantaba: "No culpes a la noche, no culpes a la playa, no culpes a la lluvia... será que no me amas".

Verloc: Che, tenías razón, estas minas ni nos miran
Chester: Claro que no nos miran, vinieron a escuchar al enano ese.
Chester: ¿Y ahora qué hacemos?, no soporto esta música...
Verloc: Si, es horrible, que ritmo monótono, que letra infantil: "No culpes a la noche, no culpes a la playa..."
Chester: ...no culpes a la lluvia...
Verloc y Chester: Será que no me amas. Ya no sé, ya no sé, ya no se que va a pasar, ya no sé, ya no se que voy a hacer, no culpes a la noche...

PUBLICADO POR Sergei Pávlovich Solzhenitsin Karamazov | 22:07

17 comentarios:


Blogger Baterflai ha dicho...

AAAAAAAAAAJAAAAAAAAAAAJAAAAAAA!!!!

Queremos las otras seis!!

Queremos las otras seis!!

Queremos las otras seis!!

Queremos las otras seis!!

Queremos las otras seis!!

18 de julio de 2007, 8:40  


Blogger Weltklang ha dicho...

No me imagino a ninguno de los dos escuchando a luismi en el auto, cantando a los gritos en el semaforo, pero si es, es.

Faltan seis ¿pa' cuando?

slds
W

18 de julio de 2007, 9:26  


Blogger Dr. John Wolfskehl ha dicho...

Debo decir que yo los acompañé a levantar minas a la entrada del estadio, y que ingresé con ustedes (mucho más aplastado que ustedes) al recital. Intenté salir pero no nos dejaron, y terminamos saliendo como a las 2 de la mañana (mínimo) y si mal no recuerdo Ud, Chester, al otro día tenía que rendir examen de ingreso a la carrera que algunos acertaron.
A propósito, no levanté a ninguna mina ahí (y ustedes tampoco), pero me terminé casando con una que estaba con nosotros en las puertas del estadio, sólo que la conocí 7 años después.

18 de julio de 2007, 9:46  


Blogger Corvina ha dicho...

jajaja suerte que con la tercera acneda quedan mejor parados. Felicidades V y C. Sigan contando.

18 de julio de 2007, 10:58  


Blogger DIEGO. ha dicho...

Ah, pero al menos ustedes tienen excusas. Voy a hacer la gran George Constanza, es decir, mostrarles que soy más miserable que ustedes en una especie de competencia patética.

Egresé un año antes que ustedes, pero de un colegio plagado de mujeres. Había de todo. Feos y lindos podían pretenderlas sin mayores problemas. Bariloche, me dije yo, y alcohol mediante, no dejo títere con cabeza. Bien, resulta que compartimos, micro y hotel con un colegio de pibes de zona norte.
El efecto de "lo nuevo", sumado a cierta elegancia de clase, redundó en mi fracaso, rotundo y pleno, a la hora de la conquista. Esos desaforados de chomba rosadita se comieron una a una a todas las minusas. Ustedes se preguntarán porqué no busqué por fuera de la división. Por lento. Cuando me di cuenta de que el mundo era más que 5b, ya estaba de vuelta en casa contando en el barrio experiencias sexuales increíbles que nunca había vivido. Por suerte los amigos son amigos y no cuestionan a uno, dejándonos un poco de dignidad. En mi caso mis amigos siempre fueron unos hijos de puta. Jamás me creyeron nada y no tuvieron problema en incrementar mi fama de pajerto.

Y esto no es nada. Compartí habitación con el ganador de la fiesta del mariposón.

Chester, Verloc, un abrazo.

18 de julio de 2007, 14:14  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Bater: Me parece o te estás riendo de nuestro patetismo? :)

Welkt: Auto? No señor, si hubiéramos tenido auto no habríamos ido al recital de Luis Miguel a buscar minas, al que por supuesto llegamos y nos fuimos en colectivo.

Dr. Wolf: No hacía falta tanto detalle, pero ya que lo nombra le cuento que fui uno de los tres (de unos 300 estudiantes) que se sacó 100/100.

Corvina: Y bueno, al menos vimos el recital de Luis Miguel sin pagar. No como mi hermana que pagó $50. ¡$50 en 1994! ¡Dos noche en un hotel decente en Manhattan! Je, me encanta hacer esas comparaciones. Y decir cosas como "50 pesos hace dos meses no eran lo mismo que 50 pesos hoy, eh" Algo que por más ridículo que suene es absoluta verdad. ¿No, Dr. Wolfskehl?

Diego.: No sé si le importa, pero por haber citado a Seinfeld es usted desde hoy visitante de honor de este blog. Bueno, no digo que antes no lo fuera, sólo que ahora es un poco más.



No sé si hay más anécdotas, lo voy a charlar con Verloc a ver que otra cosa podemos contar.

Saludos a todos

19 de julio de 2007, 13:04  


Blogger cieguito ha dicho...

noche.....
plaia.....
iuvia......
amas.....

noche.....
plaia.....
iuvia......
amas.....

noche.....
plaia.....
iuvia......
amas.....

19 de julio de 2007, 13:04  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Perdonen, tengo que decirlo de una vez:

¡Aguante Chachi! ¡Yo estoy con vos! ¡Abajo el pacato maravilloso mundo de alegría!

Gracias, ahora sigan con lo que estaban.

19 de julio de 2007, 14:25  


Blogger DIEGO. ha dicho...

Sí, me importa. Y gracias. Y Seinfield (Jerry y todo el elenco, al que se debe incluir a Larry David, el co-guionista/creador) es maravillso.

Abrazo.

19 de julio de 2007, 14:57  


Blogger Mona Lisa ha dicho...

JAJAJA JAJAJA

He escuchado estas anécdotas una cincuentena de veces. Con estos dos borrachos, sobrios, tristes, contentos y todavía me sigue causando risa.
Y otra cosa: Yo he visto esa foto en la pileta!!! no tiene desperdicio!! publíquenla!! aunque sea tápense las caritas para que no los abucheen en la calle, pero muestren eso por que es MUY gracioso.
Y cuenten las otras que tienen en la galera, no se hagan.

19 de julio de 2007, 16:13  


Blogger Mona Lisa ha dicho...

Chester: cerdo

19 de julio de 2007, 16:13  


Blogger PAY ha dicho...

impresionante las anecdotas, espero con ansias alguna mas, y sigan festejando el post 50, asta los 99 mas o menos.-
pd: es la primera ves que dejo comentario, pero siempre los leo...

20 de julio de 2007, 1:37  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Gracias por los comentarios. Es increible que hayan leído este post tan largo, yo hubiera leído la primera y la última linea.
Indagaremos nuestro pasado para tratar de publicar alguna anécdota más en el próximo aniversario; el de las 10000 visitas al blog se nos pasó debido al tiempo que nos llevó este festejo. Trabajo arduo de colaboración, sin cerveza y a la distancia.
Chester, quemá las fotos de la pileta, que me parece que Mona Lisa tiene ganas de publicarlas.
Sería apocalíptico.

20 de julio de 2007, 8:44  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

me aburro

22 de julio de 2007, 12:38  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Si estás aburrido contestá los mails que te mando, chantapufi

22 de julio de 2007, 19:05  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Leyeron el excelente aporte de Anai Le a 97 relatos?

Fumando espero

22 de julio de 2007, 19:06  


Blogger Matzei ha dicho...

Alo ja buai: yo tengo un blog que está a una semana -de permanecer al ritmo actual de publicación- de llegar al medio centenar de entradas. Al ver esta entrada maravillosa me surgió una duda y supongo que son las personas correctas para ayudarme a responderla: ¿Cuándo me recomiendan comenzar a festejar?
Datos que pueden servir: de las cincuenta, por ahora el 30% es basura; un 30%, inicio errado tratando de lograr un fotoblog familiar, y el resto un despropósito.
Bueh, saludo sin evitar comentar que me parece un blog excelente (güenisssimo).

5 de agosto de 2007, 2:32  


Publicar un comentario

<< Página principal