Se acaba, se acaba, se acabó
  Balconcitos urbanos: Edición oriental
  Cuestiones diversas de importancia dudosa
  Balconcitos Urbanos: Edición arte urbano
  El ¿hombre? que venía del frío - Parte II
  Problemas técnicos
  Confessions of an argentinian opium eater
  94/97 relatos
  Balconcitos urbanos 6º Entrega
  El ¿hombre? que venía del frío


   Presentación
   Comodines
   97-Relatos-97
   Penas de Amor
   Inventando Religiones
   Eras como la flor (co-producción Baterflai / Fantoni / Lampwick)

Por Fecha
Por Autor
   Mr. Verloc
   Chester J. Lampwick
   Mona Lisa


   97 Relatos 97
   Absinthe
   Cúcala Mácara
   Damos pena
   Discusiones bizantinas
   Galaxia de camarones
   GordenBlog 2
   Instantes de
   Joven argentino
   Mantantirulirulá
   Mitakuye
   Nuevos Rumores Alarmantes
   Orsai
   Polenta con pajaritos
   Qué bueno estaría!
   La tómbola de la Alegría
   Tonta - mente
   Yo contra el mundo!


viernes, 28 de septiembre de 2007

   Colección de Casi Primavera

Algo sucede en este blog. Como si un agujero negro los hubiera absorbido, los colaboradores de Nunca Hubo una Vez fueron desapareciendo uno a uno. Parece el argumento de Lost (¿parece? En serio les pregunto, nunca vi Lost): Primero desapareció, sin dejar ningún post como prueba de su existencia, "El misterioso señor D". Luego fue Mona Lisa. Hace unos días, Verloc. El próximo soy yo. Me voy a preparar para desaparecer dignamente: insultando a todos, robándome las computadoras y prendiendo fuego los muebles. Mientras tanto, les dejo esta colección de malas fotos y que jamás podrían formar parte de una colección, en festejo del inicio de la casi primavera y de la apertura de la temporada oficial de helados.



|| Pavo real albino o engendro diabólico ||


|| Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los ciruelos ||


|| Cielo con pintitas y tanque ||


|| Vas a morir... Ha llegado tu hora... ||



Si después de esto no aparezco más, quisiera que en la lápida de mi tumba vacía dijera: "Nos veremos pronto, amiguitos"

Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 9:50

25 comentarios:


Blogger gabrielaa. ha dicho...

ah, no! no lo vamos a permitir!

28 de septiembre de 2007, 10:43  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

¿No lo van a permitir como una expresión de deseo o con acciones concretas?

Le aviso que la lucha contra el kippel y el olvido es cruel y mucha. Pero si igual quiere intentarlo: ¡Suerte!

28 de septiembre de 2007, 10:58  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Juro que mi patio está mucho más ordenado de lo que se ve en esa foto.

28 de septiembre de 2007, 10:58  


Blogger gabrielaa. ha dicho...

contra el kippel no me voy a meter... pero la acción concreta de venir por acá a molestarle el blog es absolutamente sustentable.

28 de septiembre de 2007, 12:48  


Blogger DIEGO. ha dicho...

No sabe cómo me alegró al recordarme que queda abierta, oficialmente, la temparada de helados. Mañana abro fuego contra medio kilo de superdulce de leche, coco y mantecol. Dios se apiade de mí.

Un saludo Don Chester.

28 de septiembre de 2007, 13:02  


Anonymous lale ha dicho...

No se nos vaya Chester, si no se cumplirá el "nunca hubo una vez"..!
... Y con respecto a los helados, el Torpedo de limón en los recreos de las 15:10 en la primaria, en pleno octubre, siempre tendrán un lugar especial en mi corazón... que calorcitos mamita!

28 de septiembre de 2007, 13:19  


Blogger The Bug ha dicho...

Duermo tranquilo Chester.
Afortunadamente en esto es usted perro que ladra.

28 de septiembre de 2007, 14:38  


Blogger Mona Lisa ha dicho...

no se vaya, ud es mi cínico preferido.
Yo no me fui, pero ud sabe lo que es trabajar y ser madre en esta era?? Sabe lo que es además lavar, planchar, "atender" al marido por la noche? Además tengo que escribir cosas inteligentes???
Cuando yo escriba algo, los que se van a ir son los que siempre entran!

28 de septiembre de 2007, 14:49  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Mi mujer me acaba de recordar que yo ya le había pedido que en mi lápida pusiera "Fue por tu culpa".

Entonces "nos veremos pronto, amiguitos" podrían ser mis últimos palabras.

28 de septiembre de 2007, 15:19  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Gabrielaa: Hay que apuntar al desarrollo sustentable. Ni crecimiento, ni desarrollo. Desarrollo sustentable.

Diego.: Usted es cada día más bienvenido. Esa combinación de sabores es de lo más conveniente.

Ah, un consejo a los que vayan a la heladería Capurro: nunca pero nunca elijan Bananita Dolca.

lale: ¿Torpedo de limón? No me haga enojar. Cómase un patalín y déjese de hinchar

The Bug: Los perros que ladran son los peores. Yo prefiero a los que muerden en silencio.

Mona Lisa: ¿Es usted Iliana Calabró?

28 de septiembre de 2007, 15:27  


Anonymous Anai Le ha dicho...

Pregunta para el mujerío:
¿Chester está haciendo el numerito del que quiere mimos?

SÍ / NO
Explayarse
______________________________

Ese elefante tiene un aire al Caballo de Troya.
______________________________

Mona Lisa no tiene la culpa.
Pasa que ya no hay tiempo para los sueños.

(Cortina musical, plañidera ojalá)
______________________________

28 de septiembre de 2007, 20:47  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Mimos nunca están de más.

Igual todos ustedes interpretaron mal: no es que yo voy a desaparecer en forma voluntaria y consciente sino por efecto de una fuerza negativa que amarra y desnutre. Es lo que le debe haber pasado al resto de los colaboradores, supongo. Es una explicación bastante racional.

28 de septiembre de 2007, 22:38  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Anai: Plañidera es una palabra hermosa y doy por seguro que quien la pronuncia es una gran persona. Yo soy así, prejuicioso.

Permítaseme transcribir unas estrofas de "La cautiva" de Jorge Cafrune.


Recliná niña tu frente sobre mí,
que aquí reina un fresco ambiente,
y en las cuchillas se siente,
un perfume de alhelí.

Recliná bella cautiva,
amorosa y sensitiva,
en brazos de Alborevi,
quién te ama con ansia ardiente,
reclina niña tu frente sobre mí.

Si tus ojos son ardiente resplandor,
tus pupilas transparentes
como el agua de la fuente,
de purísimo color.

Quién al verte no te mira,
y por ti niña suspira,
y a ti sola quiere amar,
y cautivo no se siente,
si tus ojos son ardiente resplandor.

Las cristianas hechiceras del aduar,
van gimiendo plañideras,
su infortunio y su pesar,
ya el cacique no las mira,
y por ti niña suspira,
y a ti sola quiere amar..
Aunque giman plañideras,
las cristianas hechiceras del aduar.

28 de septiembre de 2007, 23:00  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Y ya que estamos:

"Quizá las dos mujeres por un instante se sintieron hermanas, estaban lejos de su isla querida y en un increíble país. Mi abuela enunció alguna pregunta; la otra le respondió con dificultad, buscando las palabras y repitiéndolas, como asombrada de un antiguo sabor. Haría quince años que no hablaba el idioma natal y no le era fácil recuperarlo. Dijo que era de Yorkshire, que sus padres emigraron a Buenos Aires, que los había perdido en un malón, que la habían llevado los indios y que ahora era mujer de un capitanejo, a quien ya había dado dos hijos y que era muy valiente. Eso lo fue diciendo en un inglés rústico, entreverado de araucano o de pampa, y detrás del relato se vislumbraba una vida feral: los toldos de cuero de caballo, las hogueras de estiércol, los festines de carne chamuscada o de vísceras crudas, las sigilosas marchas al alba; el asalto de los corrales, el alarido y el saqueo, la guerra, el caudaloso arreo de las haciendas por jinetes, desnudos, la poligamia, la hediondez y la magia. A esa barbarie se había rebajado una inglesa. Movida por la lástima y el escándalo, mi abuela la exhortó a no volver. juró ampararla, juró rescatar a sus hijos. La otra le contestó que era feliz y volvió, esa noche, al desierto. Francisco Borges moriría poco después, en la revolución del 74; quizá mi abuela, entonces, pudo percibir en la otra mujer, también arrebatada y transformada por este continente implacable, un espejo monstruoso de su destino..."

28 de septiembre de 2007, 23:02  


Blogger gabrielaa. ha dicho...

bello Borges

29 de septiembre de 2007, 18:51  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Yo no me fuí; tengo una crisis temporal de ansiedad y lo único que hago es comer jamón serrano y pan con aceite.
En unos días voy a estar en Argentina, seguro que se me pasa y escribo algo con Chester.
Muy lindas las fotos.

30 de septiembre de 2007, 18:38  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

No se olvide de traer el jamón serrano. Por si le agarra otra crisis, digo. O a mí.

30 de septiembre de 2007, 18:54  


Blogger Vill Gates ha dicho...

Che, si Verloc viene (cuando deje de comer pan tumac) se podría armar algo no?
Yo no fuí, fué una idea de baterflai.

30 de septiembre de 2007, 23:02  


Blogger Weltklang ha dicho...

Verloc ¿viene en bote?

1 de octubre de 2007, 11:03  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

en patera

1 de octubre de 2007, 11:24  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Verloc, me imagino que cuando venga vamos a hacer algo más entretenido que escribir, no?

Ir en bicicleta hasta la torre del agua, por ejemplo.

1 de octubre de 2007, 11:40  


Blogger gabrielaa. ha dicho...

eso, jamón serrano. bastante.

1 de octubre de 2007, 13:38  


Anonymous Anai Le ha dicho...

Sí, sí.
¡Vamos a esperarlo al aeropuerto con pancartas!

2 de octubre de 2007, 12:29  


Blogger Mariale divagando ha dicho...

Me gusta la del cielo!

3 de octubre de 2007, 11:06  


Blogger Horacio ha dicho...

RECONOCIMIENTO AL CAPITÁN RUFINO SOLANO, SINGULAR PERSONAJE HISTÓRICO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES Y DE ARGENTINA.-

Hace casi un siglo, a la edad de 76 años, dejaba de existir el capitán azuleño don Rufino Solano. Este muy particular militar, recordado como “El diplomático de las pampas”, desplegó inigualables acciones en favor de la paz, la libertad y la vida en la denominada “frontera del desierto”. Como resultado de estas acciones Rufino Solano, mediante su trato proverbial con el aborigen, consiguió redimir PERSONALMENTE a centenares de mujeres, niños y otros prisioneros, de ambos bandos, impulsado siempre por un notable y especial sentimiento hacia el género, encarnado en la lacerada figura de la cautiva.
Asimismo, se destacan entre sus acciones, el haber evitado sangrientos enfrentamientos mediante sus prodigiosos oficios de mediador y pacificador, pactando con los máximos caciques indígenas (Calfucurá, Namuncurá, Pincén, Catriel, Coliqueo, Sayhueque, entre muchos más), numerosos acuerdos de paz y de canjes de prisioneros. Realizando esta arriesgada tarea en beneficio de la población de Azul y de numerosas localidades de la Provincia de Buenos Aires e incluso de otras provincias aledañas. Entre otras significativas intervenciones del capitán Rufino Solano, se encuentra la de haber formado parte de los cimientes que dieron origen a las actuales ciudades de Olavarría y San Carlos de Bolívar, entre otras más.-
En el plano religioso, cumplió destacado protagonismo sirviendo de enlace en la acción evangelizadora hacia el aborigen llevada a cabo por la Iglesia de aquella época. En cumplimiento de esta última actividad, se lo vio prestando estrecha y activa colaboración al Padre Jorge María Salvaire, fundador de la Gran Basílica de Luján denominado “El misionero del desierto y de la Virgen del Luján” (participó en la célebre expedición a los toldos del cacique Namuncurá) y actuando de ineludible interlocutor entre los jerarcas aborígenes y el Arzobispado de la ciudad de Buenos Aires, en la persona del Arzobispo Dr. León Federico Aneiros, llamado “El Padre de los Indios”.
Esta encomiable labor del capitán Rufino Solano fue desarrollada durante sus más de veinte años de carrera militar y continuó ejerciéndola después de su retiro hasta su muerte, ocurrida en 1913. Actualmente obra en la Legislatura de la Pcia. de Buenos Aires, un proyecto de ley para declararlo Ciudadano Ilustre de dicha provincia.-
http://elcapitanrufinosolano.blogspot.com
O para leer la página completa del personaje en internet escriba en su buscador la expresión: - elcapitanrufinosolano - (blogspot)

12 de agosto de 2009, 9:20  


Publicar un comentario

<< Página principal