Bipolares
  Arena
  Alfonsina y el mar
  Problemas relacionados con la canción "Feliz cumpl...
  ay
  Giramundo
  Atardece en la ruta
  Mr. President
  Estío lluvioso invernal
  Estío invernal


   Presentación
   Comodines
   97-Relatos-97
   Penas de Amor
   Inventando Religiones
   Eras como la flor (co-producción Baterflai / Fantoni / Lampwick)

Por Fecha
  febrero 2007
  marzo 2007
  abril 2007
  mayo 2007
  junio 2007
  julio 2007
  agosto 2007
  septiembre 2007
  octubre 2007
  noviembre 2007
  diciembre 2007
  enero 2008
  febrero 2008
  marzo 2008
  abril 2008
  mayo 2008
  junio 2008
  julio 2008
  agosto 2008
  septiembre 2008
  octubre 2008
  noviembre 2008
  diciembre 2008
  enero 2009
  febrero 2009
  marzo 2009
  abril 2009
  mayo 2009
  junio 2009
  julio 2009
  octubre 2009
  enero 2010
  enero 2012
  febrero 2012 Entradas actuales
Por Autor
   Mr. Verloc
   Chester J. Lampwick
   Mona Lisa


   97 Relatos 97
   Absinthe
   Cúcala Mácara
   Damos pena
   Discusiones bizantinas
   Galaxia de camarones
   GordenBlog 2
   Instantes de
   Joven argentino
   Mantantirulirulá
   Mitakuye
   Nuevos Rumores Alarmantes
   Orsai
   Polenta con pajaritos
   Qué bueno estaría!
   La tómbola de la Alegría
   Tonta - mente
   Yo contra el mundo!


miércoles, 28 de febrero de 2007

   Contra el turismo en Buenos Aires

A veces noto que las personas , en determinado momento de sus vidas, sienten (aunque esto no lo saben) cierta perplejidad metafísica y sin más se lanzan a opinar sobre cualquier tema. Algunos dirán que ese también es mi caso; yo, por pudor, no negaré nada.
Los argentinos que conozco aquí en España me comentan que "el turismo" ha llegado a Buenos Aires, pero además me comentan que esos turistas no son santiagueños o santafesinos sino “de todo el mundo”.
Esto no lo dicen al pasar: lo dicen con júbilo, con íntimo orgullo nacional (eso sí, en voz bien alta) y por que no, con cierta fanfarroneria.
Algunos, unos criollos fieles, observan este fenómeno con gesto de mufa. ¿Qué quieren estos acá?. ¿Qué vinieron a ver?
Otros (la gran mayoría) dicen cosas como ésta: "me contó un noruego qué fué a Buenos Aires y le encantó". Otro: "un inglés me dijo qué estuvo en Buenos Aires y nunca vió nada igual, hasta le pareció muy civilizado" o "Conozco a un sueco que dijo que el mejor país del mundo es Argentina. Etc, etc.
Los argentinos hasta hace muy poco profesábamos ciertas nostalgias: el tango, los almacenes, los organitos, el sur, el suburbio, los zaguanes, los compadritos, las casas chorizo, los gauchos, los bailongos. Incluso, sin haber visto nada de esto, lo podiamos presentir a través de las milongas, la literatura o de algun tío viejo.
Ahora éstas maquinaciones no son necesarias: han vuelto los gauchos y los tangueros; incluso ha vuelto el organito, a pesar de que le habian revocado la licencia al último organillero en el año 1992. Han vuelto todos, pero no han vuelto igual.

El tango era la música del suburbio, de conventillos y lupanares. Carriego escribió:

El tío de la novia, que se ha creído

Obligado a fijarse si el baile toma

Buen carácter, afirma, medio ofendido,

Que no se admiten cortes, ni aun en broma...

Ahora el mentado turismo mira en plena calle como una señora de pelo rubio teñido, entrada en años, con una minúscula minifalda y medias modelo “trapo rejilla”, es revoleada de un lado para el otro por un tipo de traje con un bigote finito y entrecejo fruncido. Cuando la gorda finalmente aterriza, el malevo bailarín esboza una sonrisa mientras se saca el sombrero y le pide unos pesos al noruego, al inglés y al sueco.
El antiguo almacén, donde se comía mal y se tomaba alguna caña, es ahora un fino restaurante con espectáculo musical incluído. El tango aquí es solemne, el presentador luce moño, y la gorda rubia que baila en la calle actua también aquí.
Siempre me asombraron esos espectáculos de tango donde los bailarines cambian un veloz e incesante cruce de patadas por entre las piernas, se asemeja atrozmente a una exhibición de karate.
Podriamos agregar que el organillero también es falso, ya que Manzi escribió "el último organito" y hay que respetar al finado. Me quedan muchas cosas por decir pero me parece que me fui por las ramas, el artículo se hace largo y a esta altura no sé contra quien escribo. Digamos contra todos.
La verdad es que odio a los noruegos, y no sé porque.

Etiquetas: , , ,

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 12:56 | 5 comentarios

martes, 27 de febrero de 2007

   Y Mona Lisa Habló

Soy Mona Lisa y he sido convocada para la afanosa tarea de interpretar los sueños que los lectores me envíen. Como ésta es mi primera intervención, antes de ocuparme del Sr. Marcelo Garo y su sueño con tortugas muertas y ropa, es importante comenzar diciendo que esta actividad representa algunos peligros. Requiere el logro de cierto acercamiento y simbiosis con el soñador para decirle la posta y no cualquiera. Además, los sueños tienen la virtud de decir mucho, muchísimo, de la intimidad de las personas, y no todas las personas están dispuestas a eso. Bah, no se la bancan, ¿viste?.

Dicho esto, voy hacia tu sueño, Marcelo. Pues bien, en primera medida te recomiendo que te vayas comprando una tortuga... no, mejor comprá dos, una de repuesto para cuando se te muera la primera. Si no, compráte un perro que es lo mismo y, encima, más cariñoso. La explicación racional de que no tuviste nunca una tortuga no es necesaria porque en el mundo de los sueños todo constituye un símbolo. Una tortuga significa longevidad , y por añadidura, "sabiduría". Y por otro, simboliza ensimismamiento y lentitud de acción. Las perspectivas no son buenas, Marcelito. Tu sueño significa que tu tiempo se te está acabando y que los actos cotidianos - levantar la ropa todos los días- no te están colaborando mucho en tu sabiduría.

Dejate de estar encerrado en tu caparazón, salí afuera, sacá patas, cabeza y cola, que, aunque tu tiempo transcurra lento, afuera transcurre la vida sin tele, sin internet y sin cerveza. Conclusión facilista: apurate que se te escapa la tortuga.

Nota1: Estoy esperando más sueños.
Nota2: No entiendo por qué en los blog todo el mundo se trata de usted, como si fueran tan importantes... ¡me niego rotundamente!
Nota 3: ¡YO SÍ TIRO DE LA CADENA!
Nota 4: ¡Chester, a no sacar trapitos al sol!

Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Mona Lisa | 22:08 | 2 comentarios

   Cuando el rock alcanzó la perfección

Esto no acabaría de ser un blog sino incluyéramos algún video de You Tube (¿hace falta linkearlo?). Como soy muy fiaca para ponerme a buscar algo interesante (generalmente veo lo que me recomiendan por ahí), subí mi propio videito y lo colgué en el blog. Es que hace unos días me compré una sintonizadora de TV y desde entonces trato de ir grabando aquellas cosas que me gustan mucho.

Aviso para los ejecutivos de la Fox: Aun no estoy muy al tanto de las disposiciones relativas a derechos intelectuales en la internet. Así que si esto es ilegal, no me manden a su séquito de abogados a golpearme y a sacarme las moneditas de la alcancía y a comerse las naranjas de ombligo que tengo en la heladera. Simplemente me avisan y esto dura lo que dura un tris. Nada de demandas judiciales ni golpizas, que Tribunales me queda muy lejos y no tengo seguro médico.


Etiquetas:

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 18:49 | 1 comentarios

jueves, 22 de febrero de 2007

   Oh Google tú que quitas el pecado del mundo.

¡Otro momento histórico en el blog señores! Aun no repuesto del momento histórico de ayer (voy a tener que empezar a numerarlos, porque ya veo que más adelante la identificación de los momentos históricos se va a empezar a complicar) hoy me despierto, preparo el mate, me baño, saludo a mi mujer y a mi niña, me cambio, me tomo el colectivo hasta el centro, vuelvo porque me di cuenta de que no tenía nada que hacer en el centro, prendo la computadora, leo algún blog de los que leo habitualmente, abro el google, pongo mi nombre para ver si aparece algo, me amargo al ver que no aparece nada, pongo el nombre de algunos conocidos, me amargo al ver que aparece mucho, pongo "Nunca hubo una vez" y ¡Oh!

Hemos aparecido en el Google. Ahora sí existimos.

A partir de ahora, nuestro blog va estar disponible, ya no para una selectísima minoría (según el statcounter "selectisísima", si me permiten el término) sino para todo el vulgo. Ésto, doy por hecho, traerá una serie de ventajas, como por ejemplo la posibilidad de publicar algo así y no tener que acudir a tonteras como éstas o éstas cuando las musas nos hagan un piquete.



Curiosamente, las dos entradas que saltan en el google, ya no están en el blog. Es que somos muy exigente y estamos todo el tiempo borrando entradas que no nos gustan. O que fueron "tomadas prestadas" de otro blog y el dueño se avivó.

Etiquetas:

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 11:23 | 2 comentarios

miércoles, 21 de febrero de 2007

   Sueño con tortugas

¡Atención! ¡Este es un momento histórico para el blog! Nos ha llegado el primer pedido de interpretación de sueños. Proviene del lector Marcelo Garo (Nota de Mona Lisa: esperemos que no sea un nombre inventado, ya que la información personal es muy importante en la interpretación) que, según afirma en su mail, anoche soñó lo siguiente:

"Era una hermosa tarde de verano. Yo salía al patio a descolgar la ropa de la soga y encontraba muerta a mi tortuga gigante. Me di cuenta de que estaba muerta apenas la vi, en ningún momento dudé de ello. Luego de esto, la levanté y dije en voz alta: se murió, se murió la tortuga".

"Lo curioso de todo esto", continúa explicando Marcelo "es que no tengo ni patio ni tortuga gigante ni jamás tuve tortuga alguna, por lo que dificilmente conozca las diferencias sustanciales entre un espécimen vivo y uno muerto".

"En cambio", concluye el Sr. Garo "sí tengo ropa, a la que lavo habitualmente y cuelgo en la ventana de mi departamento de dos ambientes".

Bueno, bueno, bueno... no sé que opinará nuestra experta, pero para serle sincero ese sueño no me gusta nada nada. De todos modos, no hagamos ninguna locura y aguardemos a que Lisa salga del baño y nos tire la posta. Y la cadena, porque la verdad, ya estamos un poco cansados de que nos deje el inodoro lleno de papel higiénico.

Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 21:09 | 0 comentarios

   Balconcitos urbanos: 1º Entrega

Hace bastante tiempo que tenía la idea de hacer una serie de fotos sobre un tema específico, publicarla en un libro de tapa dura y papel ilustración y pasear por las librerías coquetas de la mano de una modelo de pancho dotto:

- Mirá Chloe- mientras señalo la vidriera de una librería céntrica -, ese libro lo escribí yo.
- ¡Ayyy… que bien te quedaba la barba, gordo! ¿Por qué te la cortaste?
- Ese es el libro de Raúl Castells mi amor, el mío es el de los balconcitos que está allá abajo.

En mi lista de “Cosas Para Hacerme Rico y Vivir Comiendo Ravioles de Molleja Todos Los Días” este proyecto figura sólo detrás de “contrabandear una pareja de osos panda, construirles una cueva en el patio de mi casa, esperar que se apareen y luego vender los cachorros a los niñitos que no se conforman con la inmovilidad de un peluche”, según consta en la servilleta que guardo en la billetera. Como aun no pude conseguir un oso panda hembra (todos los que me enviaron hasta ahora son machos y la verdad es que la situación en mi patio es cada día más tensa), me decidí a emprender la segunda. Claro que mis experiencias previas con la fotografía no fueron para nada gratificantes. Antes de enseñarme los fundamentos de la fotografía, primero me tuvieron que convencer de que fotografiando a alguien no le robamos el alma, tal como me había explicado una vez un patovica en un boliche y que me confirmó años más tarde Mrs. Mills en la película “Los otros”. Una vez erradicada esta creencia (mediante un doloroso tratamiento psicológico que duró casi cuatro años y muchas muchas pastillas), tomé mis primeras fotos en el casamiento de un sobrino. Primeras y últimas, desde que estuve varios meses aguantando los virulentos reclamos de primos y parientes lejanos, indignados por haber sido retratados sin cabeza o sin piernas. O de cuerpo entero en situaciones delicadas, que generaron más de un escándalo familiar (perdoname tío Alberto, hacía mucho que no los veía y te juro que estaba seguro de que esa rubia con la que estabas en el baño era la tía).

Pero esto es la interné amigos y en la interné todos podemos cumplir nuestros sueños. Así que en distintas entregas, iré publicando fotos de balcones. Sí, leyó bien: balcones. ¡Halcones no, caramba! ¡Vivo en una ciudad con playa no en la cordillera peruana!

La foto que publico hoy admito que no es de las mejores, pero como estaba muy ansioso por iniciar la serie, salí desesperado a buscar un balconcito digno de ser retratado. Y como siempre pasa, cuando uno busca no encuentra. Cuando salgo sin la máquina está lleno de balcones que misteriosamente desaparecen ni bien vuelvo para fotografiarlos. Es temprano para andar hablando de conspiraciones, pero igual voy a estar atento. Mientras tanto, aquí va el balconcito Nº1



Me informan que esto es un blog y los blogs son interactivos y se construyen un poco entre todos y sería importante para la imagen del sitio que les diga algo como "envienme sus fotos de balconcitos". Así que si tienen alguna foto que quieran que aparezca acá, mandenla allá.

Etiquetas: , ,

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 1:44 | 0 comentarios

martes, 20 de febrero de 2007

   Presentación retrasada

Siempre me dije que el día que finalmente me decidiera a abrir un blog, por nada, pero por nada del mundo escribiría un post de bienvenida. No sé, me parecía tan pedante como esos carteles gigantescos que algunos gobernadores mandan a colocar anunciando una futura obra, antes de siquiera poner un ladrillo, ni cavar un cimiento, ni sacar los yuyos del terreno, ni mucho menos, reubicar a las doscientas familias que un día decidieron levantar ahí un nuevo barrio. "Aquí se construirá la nueva sede del Hospital "Arsenio Pastor Erico", el más grande y moderno de Sudamérica. Plazo de ejecución 2 años. Monto: $12.250.250,22". Tres años y 25 millones después, el único progreso que se ve en la obra anunciada es un sector nuevo en el asentamiento, agua potable y una cancha de futbol. ¿Y el cartel? La chapa es el techo del galpón del sector G y los postes vinieron bárbaro para los arcos.

Pero ya pasaron cuatro post y siento que de a poco vamos construyendo algo, para envidia de éste y de muchos gobernadores. La cuestión es que ya entré como 30 veces al sitio (bueno, no entré propiamente dicho, más bien le di un par de veces seguidas al F5 para solazarme viendo como crecía el número de visitas en el contador) y aun no pude entender bien de que se trata, pese a la indiscutible ventaja que implica ser uno de los creadores. No quiero crear falsas expectativas: este entrada no va a hacer nada al respecto, es muy pronto como para saber que va a pasar acá como para dejarlo consignado por escrito. Y la bola de cristal me dejó de funcionar hace como un año y el técnico al que se la llevé todavía no la reparó. (No sé, dice que no se consiguen los repuestos, que este modelo ya no se fabrica más, que me conviene comprarme una nueva...) Así que mejor no decimos nada. Y me evito tener que andar editando esto a cada rato, que el tiempo no me sobra.

Algo me dice que en este punto, lectores asustadizos y poco apegados a la incertidumbre podrían estar retirándose del salón. . . Me los imagino levantándose en forma ordenada, cada uno tomando su saco y su sombrero, acomodando la silla y dirigiéndose a la puerta. ¡Deténgase oh cauto caballero! Para usted hemos preparado este resumen:

1º) Opiniones varias sobre temas diversos (¡uy que originales, nadie lo había hecho antes! ¿Cómo se les ocurrió?): por lo general, posturas en contra de tal o cual cosa. No porque en este blog nos hagamos los piolas y los sabihonditos, sino porque somos medio cómodos. Siempre es más fácil hablar mal de alguien que bien, eso lo sabe todo el mundo.
2º) Interpretación de sueños, a cargo de Mona Lisa. Usted nos cuenta su sueño y Mona les dice si va a morir mañana o si va a tener que seguir aguantando a sus cuñados un tiempito más. O si tiene que salir rajando a acaparar azúcar antes de que aumente.
3º) Historias personales que no le interesan a nadie (¿cómo? que no tengo que decir eso porque ahuyento a la clientela? ¡Ah perdón!, es que el marketing no es lo mío). Estem... ¡Historias personales picantes, de alto contenido erótico! (¿qué a nadie le interesa leer sobre nuestras historias personales picantes de alto contenido erótico porque es como espiar a la vecina cincuentona de enfrente retozando con el pelado panzón del marido, o peor, a los vecinos los conocemos de toda la vida y después nos podemos hacer el plato chusmeando con la panadera? Bueno, bueno...) Historias personales picantes de alto contenido erótico que involucran a conocidísimas figuras del espectáculo y la política, junto a la vecina de enfrente y su marido panzón y, por qué no, la panadera, la hija del cerrajero y el equipo de bochas de la sociedad de fomento. ¡Y el Papa!

Todo eso y mucho más. Y si no podemos cumplir con lo prometido, sencillito, editamos la entrada y san se acabó.

Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 16:52 | 0 comentarios

lunes, 19 de febrero de 2007

   Los optimistas de la New Age

Tenia pensado redactar un articulo en contra de Jorge Bucay y Paulo Coelho. Al comenzar a escribir encontré la siguiente dificultad: Solamente había leído un libro de Coelho (El Alquimista) y algunos fragmentos de libros de Bucay (de Recuentos para Demian y De la autoestima al egoísmo).
Me replanteé mi rechazo a estos dos autores. ¿ Cómo podía aborrecer a dos escritores de los que no había leído practicamente nada?. ¿ Es lícito juzgar o siquiera comentar acerca de estos prolíficos autores con simples retazos de sus obras?.
Se cruzó por mi cabeza la idea de comenzar a leer a alguno de ellos aunque fuese prejuiciosamente con el objeto de criticar, pero el rechazo que me provocan es más fuerte que el impulso de informarme adecuadamente.
Entonces ocurrió algo análogo a lo que en el budismo Zen se conoce como satori: una súbita revelación de la verdad:
No me importa realmente lo que estos señores escriban, los detesto porque tienen cara de pelotudos.
Son puntillosamente pulcros, incluso el brasilero. Son conciliadores, pacíficos, compasivos. Tienen una expresión continua de paz interior, de aplomo; incluso sus silencios parecen motivados por una razón superior, por una comunicación con algo que no podemos ver, algo más allá de nuestros torpes sentidos.
Las personas que los leen adoptan las mismas caras y además se vueven sus fanaticos defensores. Las chicas que los leen se consideran por encima de las convencionalidades femeninas, perecen haber encontrado lo que otros practican desde hace 2500 años: la libertad de pensamiento. “No mi amor, ya no voy a limpiar el piso porque Coelho dice: “si deseas realmente algo el universo conspira para que puedas lograrlo” y lo que yo quiero es una sirvienta que me limpie la casa y que no haya leido a Coelho”.
No se que puede motivar a un hombre a acometer la lectura de estos mamarrachos del optimismo. Como no sería politicamente correcto decir que, seguramente, son homosexuales; diré que son muchachos no aficionados a las milongas y al fútbol.
Para que la refutación de este escrito sea más dificultosa, aporto como prueba fotos de los dos pelotudos mencionados.



Etiquetas:

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 22:02 | 3 comentarios

   La playa

La cuestión es que no me gusta la playa. No me gusta. No me gusta para nada. No sólo no me gusta, sino que la detesto. La detesto como detesto, no sé, no se me ocurre nada que deteste tanto. Sí, ahí está, la detesto como detesto al papa. Bueno, no es que lo deteste por ser el jerarca supremo de la iglesia católica, ni nada de eso, no crean, si yo de chico iba a misa con mi abuela. Que se yo, me cae mal que siempre use la misma ropa, y que tenga su propio país, y que encima lo elijan otros ñatos vestidos igual con todo el rito de la fumata y no sé que otras pavadas. ¿Por qué no votan todos los vaticanos? Con boletas y cuarto oscuro, como la gente civilizada. Y ese ejército de pacotilla. A quién quieren asustar vestidos así. Si yo fuera el presidente de Irán saciaría mis delirios napoleónicos invadiendo el Vaticano. Y obligaría a todos los cardenales a usar una bermuda y una camisa hawaiana. Y prohibiría cualquier práctica relacionada con una religión racista, sexista, homofóbica y ridícula como la católica.

Releo el párrafo anterior y no entiendo como llegué a decir semejante barbaridad. Eso me pasa por irme por las ramas. Tranquila abuela, ahora lo borro. Pero volvamos a lo central: no me gusta la playa. Bueno, en realidad no me gusta tal como la conozco. Por razones que no viene al caso aclarar (no, no insista, no viene al caso, así que basta de llenarme la casilla de correo intimándome a que las aclare) desde hace muchos años vivo en una ciudad con playa. Miren, como quién no quiere la cosa, se enteraron de un dato personal de uno de los que escribe en este blog. (¿Cómo? ¿Qué ahí arriba dice de donde soy? ¿¡Y quién lo autorizó!?) ¡Sí, señor! Vivo en una ciudad con playa y hablo mal de la playa. ¡Ja! Ya me imagino la indignación del Secretario de Turismo, las cartas de lectores a los diarios, las llamadas a los programas de radio y las encuestas de todo tipo (¿Ud. que piensa de lo que dice este señor? a. Está de acuerdo, b. No está de acuerdo, c. Esta encuesta es para hacerle sentir que nos interesa su opinión cuando en realidad estamos ocupando un espacio que no sabíamos con que llenar porque el gobierno ya nos sobornó para que no habláramos sobre ciertas cosas y no nos interesa lo que usted opine porque usted no sabe nada). Lo lamento, y para completarla, enumero las condiciones que debería cumplir una playa para que yo pudiera considerarla un lugar agradable:

1º) Arena limpia: sin jeringas, ni yerba, ni popó de perro, ni popó de humano. Blanca y finita en lo posible.
2º) Mar transparente y cálido. CA - LI - DO. Jamás me bañaría con agua helada en la ducha de mi casa, no entiendo por qué me va a gustar bañarme en un mar helado. No sé yo soy así.
3º) Mínimo viento y clima agradable: calor pero sin sofocar.
4º) Sectores libres de arena y de sol, con una mesa y un par de sillitas simplecitas (tampoco voy a ponerme a pedir un sillón como éste, soy razonable).
5º) Algunos elementos de distracción para cuando eso de estar sin hacer nada empiece a aburrir un poquito: revistas, alguna película, el flipper de "Los locos Adams".
6º) Y si se puede (sólo si se puede repito), nada de tipos ni minas feas.

Me parece que no soy muy exigente. Incluso me dicen mis allegados que en algunos lugares del mundo hay playas que se ajustan a mis parámetros. Y estoy seguro que sí. Una vez más, la culpa no la tiene uno sino el secretario de turismo local. Y el papa, aunque me duela decirlo y no sepa bien por qué.

Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 20:33 | 7 comentarios

sábado, 17 de febrero de 2007

   Alfajores fraudulentos

Quiero denunciar de una vez por todas a alfajores "Fantoche", por estafa y publicidad engañosa.
La denuncia es simple: la empresa de alfajores promocionaba en su momento su "alfajor triple, de tres tapas". Todos advertirán que la tercera tapa no existe, el pedazo circular de galletita que va en medio no esta tapando nada. No es tapa, que quede bien claro. Quisiera demandar a esta empresa, pero prefiero permanecer en el anonimato; todos sabemos los turbios negociados y los poderosos intereses que mueven a la industria del alfajor: mafias, tráfico de dulce de leche, ajustes de cuentas, etc.. sin olvidarnos de la publicidad fraudulenta y engañosa.
No sabría decir exactamente cuantos alfajores "fantoche" comí durante mi vida, pero no fueron menos de 500. Algunos dirán: este tipo es bastante imbécil si se dió cuenta de la estafa después de comer 500 alfajores. Quizá me di cuenta antes, pero no podía dejar de comer la preciada golosina.

Etiquetas:

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 9:05 | 0 comentarios

viernes, 16 de febrero de 2007

   El descubrimiento de los límites

Cuando cumplí 30 años sentí que irremediablemente había desperdiciado gran parte de mi vida en proyectos estupidos. Ahora confieso que extraño esa época cuando casi a diario me apasionaba con proyectos condenados de antemano al fracaso.
Con el tiempo dejé de pensar en fundar bibliotecas, pegar poemas (de otros) en la pared, proyectar películas en un cine casero o crear publicaciones que lleguen al número 2, y me resigné a una cómoda vida burguesa. Me dije: “Todo es inútil en este mundo, salvo lo que uno tiene por sí mismo, lo que te acompaña en la soledad sin que nadie te lo pueda dar o quitar, esto es más importante que todos los bienes materiales o lo que se es a los ojos de los demás”, comprendí en ese momento que lo único a lo que puede aspirar un hombre es al pensamiento abstracto. También entendí que todo esto lo estaba leyendo en la solapa de un libro y que además me picaba la pierna.
El libro en cuestión era “El mundo como voluntad y representación” de Schopenhauer, de segunda mano y en oferta, dos tomos gordos. No tenía realmente la intención de comprarlo, pero al leer la otra solapa me entero de que Schopenhauer terminó de escribir el libro justo a la edad de 30 años. Me dije ( girando la cabeza para ver si no estaba leyendo alguna solapa) “Una feliz coincidencia, cumplí treinta años el mes pasado y Schopenhauer terminó esta obra a sus respectivos 30 años: Una edad idonea para penetrar filosofias y, si se diera el caso, para ser sofista y cobrar por lecciones a alumnas de 18 años.”
Con impaciencia busqué un bar para sentarme y examinar con aprehensión los dos tomos. En la mesa de una terraza cualquiera abrí el primer tomo y ,como soy lector de prólogos, no pude obviar el prefacio a la primera, segunda y tercera edición.
En los tres prefacios el autor demandaba al lector ciertos conocimientos o lecturas previas. A saber:
· La lectura de un libro anterior de él (“Las raices del principio de la razón”)
· El conocimiento de la obra de Kant
· El conocimiento de los Vedas
· Haber leido y comprendido la escuela de Platón
· Vida y religión de la antigua india
· Conocimientos de griego, latín y algo de sánscrito

Quedé perplejo ante al tamaño de mi ignorancia, el peso de mis limitaciones y la escasez de mis virtudes. Lamenté también que en niguno de mis antiguos proyectos hubiera contemplado la creación de un grupo de estudio dedicado al exhaustivo análisis de cada uno de estos temas.
Los años también han fomentado en mi cierta conducta obsesiva: tiendo a pensar que todo se desarrolla en pasos o fases, como en un proceso evolutivo, que uno no llega al paso 2 sin haber completado previamente el paso 1.
El paso 1 se me antoja tedioso, digno de una persona tenaz, motivada, consecuente, responsable y, quizá, pulcra.
Ahí mismo concluí mi lectura de Schopenhauer, el libro se cerró hsta el fin de los tiempos.

Etiquetas:

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 22:32 | 1 comentarios