Bipolares
  Arena
  Alfonsina y el mar
  Problemas relacionados con la canción "Feliz cumpl...
  ay
  Giramundo
  Atardece en la ruta
  Mr. President
  Estío lluvioso invernal
  Estío invernal


   Presentación
   Comodines
   97-Relatos-97
   Penas de Amor
   Inventando Religiones
   Eras como la flor (co-producción Baterflai / Fantoni / Lampwick)

Por Fecha
  febrero 2007
  marzo 2007
  abril 2007
  mayo 2007
  junio 2007
  julio 2007
  agosto 2007
  septiembre 2007
  octubre 2007
  noviembre 2007
  diciembre 2007
  enero 2008
  febrero 2008
  marzo 2008
  abril 2008
  mayo 2008
  junio 2008
  julio 2008
  agosto 2008
  septiembre 2008
  octubre 2008
  noviembre 2008
  diciembre 2008
  enero 2009
  febrero 2009
  marzo 2009
  abril 2009
  mayo 2009
  junio 2009
  julio 2009
  octubre 2009
  enero 2010
  enero 2012
  febrero 2012 Entradas actuales
Por Autor
   Mr. Verloc
   Chester J. Lampwick
   Mona Lisa


   97 Relatos 97
   Absinthe
   Cúcala Mácara
   Damos pena
   Discusiones bizantinas
   Galaxia de camarones
   GordenBlog 2
   Instantes de
   Joven argentino
   Mantantirulirulá
   Mitakuye
   Nuevos Rumores Alarmantes
   Orsai
   Polenta con pajaritos
   Qué bueno estaría!
   La tómbola de la Alegría
   Tonta - mente
   Yo contra el mundo!


martes, 27 de marzo de 2007

   La maldición de Descartes

No son pocas las veces en que creemos haber hallado la causa única y fatal de algún problema que nos aqueja. En ese momento, emergemos gloriosos del mismo infierno, renovados, gozando del sol que nos da de lleno en la cara. Si pudiéramos, haríamos que el universo se confabulara para alabarnos. Que organizara un desfile –que nosotros encabezaríamos- por una avenida bordeada de gente y de fresnos florecidos, con aves entonando cantatas de Bach. Y por sobre todo, bien a la vista de la muchedumbre, la desnudez de nuestro demonio de turno.

Dejar en evidencia una causa nos libera y nos reconforta. Sitúa el problema dónde imaginamos que podemos dominarlo: si conocemos la causa seguro podemos resolverlo. Y si bien sabemos que no es tan sencillo, estamos felices de haber dado ese paso.

El pensamiento cartesiano proponía desmembrar para entender. Simplificar. Relacionaba a una causa con su efecto de una forma líneal y determinista. Descartes intentaba así aplicar la lógica de las ciencias exactas –él era matemático- en la comprensión de la realidad en la que vivía. Naturalezas simples para resolver problemas complejos. Siglos más tarde – a partir de la primera revolución industrial y de la mano de Hegel– comenzó a tomar forma un nuevo paradigma: el pensamiento sistémico. La realidad, bajo esta filosofía, es un todo complejo en el que todas las partes que lo componen son interdependientes y se relacionan entre sí. Dado un determinado problema, existe un multiplicidad de variables y de relaciones causa-efecto en cualquier parte del sistema que inciden directa o indirectamente sobre él. Algunas cercanas, otras muy lejanas. Trescientos años después y con la Teoría de los Sistemas reinando, nosotros seguimos pensando linealmente y soñando con Descartes.

La tentación es grande, lo acepto. Pero es muy peligroso: encontrar una explicación es –de alguna manera- señalar a un culpable. Lo que la mayoría de las veces no deja de ser una enunciación inofensiva, encierra un prejuicio enorme: algo o alguien tiene la culpa de lo que me pasa. Por diversas razones (la insignificancia del problema, las pautas culturales y/o morales, las creencias religiosas o, sencillamente, la imposibilidad material) no emprendemos una caza de brujas para dar con lo que creemos causante de cada una de nuestras dificultades. Dejando de lado todas las variables que intervienen en el planteo de una realidad determinada, espetamos fofamente: “la falta de educación”. Ya está. Ahora podemos dormir tranquilos.

Esta situación se potencia cuando los que “acusan” son los denominados formadores de opinión. Preste atención y verá que no pasará mucho tiempo hasta que en algún medio masivo un “experto” – con o sin intención- caiga en esta trampa simplista. Y haciendo caer junto a él a esa consumidora compulsiva de clichés llamada opinión pública. Ejemplos sobran:

• La razón de que seamos cada vez más superficiales, egoístas y competitivos es Gran Hermano.
• La causa de la violencia en el fútbol son los tipos que van drogados a la cancha.
• Un pibe entró a un aula armado con un rifle y mató a todos sus compañeros porque escuchaba todo el día a Marilyn Manson.
• La chicas adelgazan de más por culpa del modelo de belleza que nos impone nuestra cultura.

Y la opinión pública, inocente como es, compra. Asiente y se apropia. La opinión pública es una esponja gigante, una planta carnívora hambrienta. No repregunta, confía en lo que le dicen. Y engorda a base de prejuicios y frases hechas. Somos estúpidos por culpa de Gran Hermano, hay que erradicar ese programa y ridiculizar a todos lo que lo miran. Además hay que deportar a todos los bolivianos que nos quitan el trabajo a los argentinos. Y prohibir los videojuegos violentos porque sino nuestros hijos después maltratan a sus primos. Y eliminar a la principal causa de nuestra decadencia: los negros.

La mayoría de las veces no avanzamos más allá de la simple afirmación. Meros guiños con taxistas o compañeros de ascensor. Pero el daño ya está hecho.

Debemos comprender que somos parte de una telaraña colosal, en la que todos los hilos están firmemente entrelazados. Y en la que cualquier movimiento en uno de ellos, incide en el resto y en la telaraña toda. Que algo sucede por efecto de distintos movimientos en el sistema y no por uno único y excluyente. Es buena manera de entender también que – siendo parte de un todo sistémico- los problemas de los demás, son nuestros problemas. Y que el bienestar de los demás es nuestro bienestar. Es bastante más reparador que dilapidar la vida peleando batallas contra enemigos inventados.

Etiquetas:

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 2:54 | 8 comentarios

   Discusión Bizantina

La Federación Internacional de Discusiones Bizantinas, a través de su filial local y del reconocido moderador Adulfo Pistarino me ha invitado a participar del Primer Campeonato Iberoamericano de Discusiones Bizantinas. En estos momentos se está desarrollando la octava fecha, que me tiene como protagonista tratando de demostrar que el Sur es mejor que el Norte por dónde se lo mire. Si quieren votar por mí sin leer el texto, pinchen aquí. Si no confían en mí y quieren leer el texto antes de votar, haga click aquí. Si quieren leer también el de mi rival para poder decidir, busquenlo ustedes.


Como parte de los festejos por esta participación, estreno en el post siguiente un micromini ensayo de mi autoría denominado "La maldición de Descartes". Iba a titularlo "Gran Hermano y el pensamiento lineal" o "Gran Hermano Descartes" con el claro objetivo de captar a los que buscan información sobre ese programa en el google, pero cambié de título al enterarme de que, pese a lo que yo creía, son muchos más los interesados en obtener datos sobre el pensador francés.

Actualización: Gané por una rotunda diferencia. Veremos que me espera en la segunda ronda.

Etiquetas:

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 2:08 | 1 comentarios

domingo, 25 de marzo de 2007

   Y Mona Lisa Habló (II)

¡Hola Aerolardo! ¿Cómo estás? La verdad que tu sueño me resultó muy interesante, y, a riesgo de que ciertas situaciones pudieran cambiar, me tomé un tiempito para pensarlo.
En tu sueño hay varios elementos para analizar: un espacio cerrado, vidrieras, marfil, agua, luz, un cuidador, una acción (salir). Además lo contaste en presente, no en pasado (estoy en…)
Soñar con habitáculos es soñar con nuestro interior, con nuestro lado más íntimo. En tu sueño lo que hay es una galería comercial cerrada: es decir, un espacio de consumo sin salida, que, incluso, está oscuro. Tenemos allí, además, vidrieras en las que se “representa” la vida, hay una imitación de la vida real. Un “teatrito” tallado en el que vos participás, pero sólo como vidente. Este escenario de la vida, además, se te aparece tallado en “una especie de marfil”. (¿sos una persona relacionada con la sensibilidad estética? ¿te gustan las artes? ¿qué representan para vos las estatuitas de marfil? ¿algo exótico y único? ¿algo valioso?)
Para mí, en tu sueño, el marfil representaría el deseo de una estructura vital sólida, eterna y a la vez plena de belleza estética. Pero esa estructura no está: parece marfil pero no lo es, no tiene la autenticidad ni la belleza del marfil. ¿La vida se te aparece como una muestra berreta de lo que podría ser? ¿Estás buscando otra cosa? ¿una vida más allá del consumo (en tu sueño: centro comercial) berreta? Porque pareciera que, angustiado, te encontrás en un espacio, en un medioambiente, en una vida mediocre de la que querés salir. Porque en esa vida ni siquiera hay luz, hay una linterna. Buscás ayuda en un “cuidador-vigilante” que no te da lo que necesitás, te da miedo, incluso terror.
Ahora me quiero detener en el agua. El agua es, por antonomasia, dadora de vida. Pero en tu sueño el agua es negroverdosa , ni es clara ni fluye, está estancada. ¿Querés salir a una vida más real, en la que no sólo seas espectador, en la que no sólo se compre y venda chatarra?
Yo me arriesgo a decirte que querés una vida que no se viva entre figuritas de “cuasi marfil”, quietas, retro, grasas. Vos querés cambiar…
En conclusión, me encanta tu sueño ¿Nos juntamos a tomar un café y seguimos charlando?

Mona

Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Mona Lisa | 13:12 | 6 comentarios

viernes, 23 de marzo de 2007

   El ocaso del tubérculo

Estaba aburridísimo. Una tarde tediosa, sin amigos cerca, igual que anclao en París; solo que no en París sino en un infecto pueblo de la Costa del Sol. No hay día, sin embargo, por monótono que sea, que no nos depare una sorpresa. El aburrimiento a veces actua de incentivo para la imaginación, esto es lo que pasó:
Mucho calor, odio el calor y todo lo que representa: la gente con camisas feas y gente exhibiendo pústulas y ampollas; me fui a casa, quería oscuridad e internet, el sol de la mañana es siempre una mala noticia, y acá siempre sale, a joderme. Llegué por fin; la casa, la oscuridad, el cemento, la ausencia de plantas, los aparatos electrónicos, todo me reconfortó. Me saqué los zapatos y encendí la computadora. Qué lindo es el Mediterraneo en el fondo de pantalla, fresco y radiante. Abrí el Blog y me disponía a borrar la entrada anterior, donde escribí la idiotez de la remolacha y la leche condensada. ¿Cómo se me ocurrió semejante cosa? que la remolacha se acabaría y que la leche condensada aumentaba astronómicamente. Que imbécil.
En ese punto estaba cuando descubrí algo alarmante. Tal era el aburrimiento, que me daba pereza borrar la entrada, entonces, con genuino impulso autista, busqué en google toda la información relacionada con la remolacha y la leche condensada; para mi sorpresa ocurrió lo siguiente:
Hay una crisis de la remolacha.
Incluso encontré cosas que no podía ni siquiera haber imaginado: existe una "Mesa nacional de la remolacha" que practica la "Defensa de la remolacha", noticia harto más inverosímil que la que yo inventé. Pero lo mas increíble es que dentro de unos años será casi imposible comprar remolacha, porque se utilizará para combustible (etanol) y los precios se dispararán, miren esto:

"Bruselas podría incentivar un éxodo masivo de la remolacha más allá del 50%, a base de talonario"


Si señores, se acaba la remolacha, una desgracia. No va a ser una desgracia personal porque yo detesto la remolacha, ese sabor dulzón y esa costumbre horrible de los niños de sacar la lengua despues de comer remolacha para mostrar como tiñe. Además tiene un nombre feo, cacofónico, RE-MO-LA-CHA, suena a "remo", a "bombacha", incluso a "macha". Una buena noticia en fin.
Inventé un juego: escribo noticias en un papel, lo primero que se me ocurra, y después compruebo si es verdad. Mi primer intento fracasó: escribí "Los pepinos son cada vez más grandes"; por pudor no copiaré los resultados obtenidos.

Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 12:35 | 12 comentarios

sábado, 17 de marzo de 2007

   El papa es homosexual

Debido, en parte, a la poca gente que se interesa en nuestros breves textos, hemos decidido publicar noticias sensacionalistas a fin de atraer a las clases populares. Queremos que el blog se llene de obreros, verduleros, zapateros, mozos y lustrabotas. Los estudiantes de izquierda también son bienvenidos (todos sabemos que esos no estudian nada).
Entre las noticias destacadas del dia:
-El papa es homosexual: un monaguillo ha sido descubierto debajo de su toga.
-Las remolachas se acabaran en el 2030: estudiosos científicos determinaron que la remolacha no va más.
-Se pronostica un aumento del 1500% en la leche condensada: esto se debe en gran medida a la huelga del sindicato de condensadores de leche.
-Este blog cumple un mes de existencia con gran éxito, más de 250,7 entradas diarias (¿no les dije que era sensacionalista?).
Más noticias en los próximos 20 minutos, sigan con nosotros.

Etiquetas: , , ,

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 8:22 | 5 comentarios

jueves, 15 de marzo de 2007

   Sueño con galerías

El lector autodenominado "El Aerolardo" (digo autodenominado porque en mi cabeza no entra que alguien ejerciendo su patria potestad pueda nominar de esa forma a su hijito) nos ha enviado un sueño para que nuestra experta Mona Lisa lo interprete. Esto sucederá si logramos dar con Mona, a la que no vemos desde que cobró el cheque correspondiente a la anterior interpretación. Imaginamos que aun está en el Casino, lugar en el que según ella "pone a prueba sus conocimientos" apostando a las cifras que le indican sus sueños. Nosotros en cambio, creemos que tiene un problemita con el juego, por lo que la confrontaremos -tal como aprendimos de varias series yanquis- apenas regrese.

El sueño -contado por el propio soñador- es el siguiente:

"Estoy en una especie de galería comercial cerrada. Las vidrieras tienen agua como las peceras y tallas tipo marfil, pero no es marfil, si no algo mucho más berreta cuyos motivos son bosques, animalitos, etc. y van desde 60 cm del suelo al techo. Todo es angustiante, la berretez, lo retro y kitch, el agua negraverdosa en los recovecos. Viene el cuidador y le pido que encienda la luz, el tipo va y al volver trae una linterna. El terror crece, quiero irme y al no ver la salida encuentro que la mejor forma de irme es despertar."

Aerolardo concluye su narración espetando un sonoro "De qué se trata esto?". Si se refiere al blog, lamentablemente aun no lo sabemos, pero en cuanto lo descubramos le avisamos por carta certificada. Si se refería a su sueño, ya le dirá nuestra experta, pero si yo fuera Usted iría ganando tiempo y vendería a precio irrisorio todos mis bienes materiales, me despediría de mis familiares y lloraría angustiado en el banco de madera de la estación de tren más cercana.

Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 22:45 | 1 comentarios

domingo, 11 de marzo de 2007

   Balconcitos urbanos: 2º Entrega

Ha llegado el momento que tanto esperaba. Luego de varios días en que este blog me embarulló la cabeza con profusos textos y desordenadas hipótesis, publico por fin la segunda entrega de "Balconcitos Urbanos". Y para compensar tanta desidia, tres balconcitos al hilo.


• Primero, uno que me envió un amigo desde la bella Andalucía.

Andalucía es mi tierra
yo soy del sur.
Yo soy del sur, Andalucía es mi tierra
soy del sur, soy andaluz,
me gusta el mosto en noviembre
y mirar al cielo azul.


Balconcitos como éste es en lo que pensé yo cuando decidí iniciar esta compilación.





• En segundo lugar, un balconcito que no impresiona por su antiguedad o su diseño único. Tampoco por su herrumbre. Ni siquiera por su contexto histórico o geográfico. Pero yo jamás dije que tales condiciones eran las que un balcón debía cumplir para ingresar a la colección. En este caso, me gustaron la simetría y los colores. Y es un balconcito urbano, qué tantas explicaciones.









• Por último, un clásico de mi ciudad: el balcón principal del Teatro Colón. En este punto yo debería indicar a que período histórico representa, que tipo de diseño, la influencia de arquitectos europeos, que rococó, que barroco, que neoclasicismo, Gaudí, Ruskin, Leo von Klenze y que sé yo. Pero no tengo mucha idea, y no quiero decir cualquier cosa porque seguro que cae alguno para refutarme y decirme alguna barbaridad. Nunca viene nadie y justo cae éste que sabe de balcones, ¿podés creer tanta mala suerte?.

Etiquetas: , ,

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 20:47 | 5 comentarios

viernes, 9 de marzo de 2007

   Inventando religiones

Cuentan que al pintor Xul Solar le dijeron: "Qué calor. No se puede hacer nada"; el respondió "Es verdad. Hoy solo pude inventar diez o doce religiones".
Yo nunca he inventado una religión; tampoco creo que Xul Solar inventase religiones. Sin embargo esa respuesta de Xul Solar es repetida en muchas publicaciones sin que nadie se atreva a decir que és algo inverosímil; es un axioma de nuestro tiempo: Xul Solar inventaba religiones, idiomas y de vez en cuando pintaba (horriblemente).
Yo, como no tengo ningun talento, hago un ejercicio de modestia. A los desgraciados la modestia nos brota naturalmente. Entonces no invento nada, solamente juego, de vez en cuando, a pensar cómo será dios.
Pienso primero si hay un solo dios o si serán varios disputandose la corona. Al final me quedo con la idea del dios único, "Dios"; había otros dioses pero mi Dios los mató, y se quedó con este mundito y con el vasto universo. Mi Dios es terriblemente vengativo, a veces se le va la mano. A veces le cae mal alguien y en el afán de matarlo se carga a toda la aldea.
Mi Dios es también un tanto ingenuo, de ahí sus repentinas descargas de violencia.
A mi Dios le gusta el Budismo, como a todo el mundo; le encanta que haya gente tolerante, a Él le gustaría ser así, por eso deja que la población de Japón y China aumente y que proliferen las tiendas que venden cabezas de Buda.
Después, sin embargo, se irrita por alguna tonteria y agita un poco el planeta; inundaciones por acá, tsunamis por allá, incendios a la izquierda, un médico a la derecha.
Es caprichoso, por eso es querible.
Las otras religiones le dasagradan todas por igual, no le gusta que lo anden adulando y molestando a cada rato con pedidos imposibles.
No es un dios omnipresente, omnisciente y omnipotente; el tipo hace lo que puede; a veces desaparece por un tiempo, se va a jugar por ahí y deja el mundo a la deriva, ahí es cuando suceden las guerras y las grandes calamidades.
Las otras calamidades (las que Él provoca) son mas piadosas, nos dejan lecciones morales. Dios mata selectivamente, pero como dije antes, no sabe controlarse. En el 2005 se hartó de los 5000 escandinavos que hacían turismo sexual en Asia y los mató a todos por libertinos; es claro que el tsunami mató tambien a 245.000 asiaticos, pero es que a mi Dios no le gustan los fríos números, las cifran lo irritan, los científicos lo exasperan: Stephen Hawking es una de sus víctimas más famosas.
Yo intento no rezarle, ni pedirle nada, temo su ira. He visitado templos budistas ultimamente y trato de ser tolerante. A veces me lo imagino como uno de esos bárbaros germanos que quemaban aldeas, mataban a los hombres y violaban a las mujeres, todo con ánimo festivo. Quizá se haya hecho hombre alguna vez: Calígula o Nerón me perecen los más probables. Me lo imagino echando cristianos a las fieras.
Bueno, ese es mi Dios, vengativo y caprichoso. ¿Será mujer?.

Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 12:18 | 9 comentarios

lunes, 5 de marzo de 2007

   Una posible historia del plagio

Estoy recordando el reciente insulto que recibí por parte de cierta persona: “Sos un papagayo, no tenés ideas propias, repetís lo que leés por ahí”.Afectado, me lanzo a la piscina del plagio, como Jorgito Bucay.

Estaba leyendo el libro “Borges” de Bioy Casares y encontré muchas anécdotas divertidas. Como a Chester no lo veo hace mucho voy a reemplazar los nombres y a copiar los dialogos para llenar el espacio vacio de estos años sin aventuras peligrosas (tomar mate, comer tostadas y jugar al papi-futbol, entre otras cosas).

Que más da; Borges y Casares o Chester y Mr. Verloc. El ocasional lector, acostumbrado a las telenovelas y al cine de Chuck Norris, no dará importacia a los nombres propios.
Acá va la historia (me he tomado, aclaro, la libertad de corregir alguna linea de Bioy, total ya se murió):

Chester me contó que una muchacha le dijo: “Esa mañana, en Córdoba, fui a tomar el tren a Contitución (sic)”.

CHESTER: “¿Cómo, en Córdoba, Constitución?”

LA MUCHACHA (con impaciencia): “yo llamo a todas las estaciones Contitución”.

Comentario de Chester: “Inmediatamente me enamoré”

Comentario de Mr. Verloc: “¿Te das cuenta? Ignorante, bruta, despótica, sucia. ¿Cómo no quererla”.

En el dialogo original el remate final no me correspondía, pero estoy harto de estar a la sombra de Borges; perdón, quiero decir de Chester. Es que a esta altura no se si soy yo o el papagayo el que habla.

PD: La misma persona que me llamó papagayo me acaba de decir que este artículo es un sinsentido y una porquería.



Etiquetas:

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 9:54 | 3 comentarios

sábado, 3 de marzo de 2007

   Invenciones truncas

Cada vez que tengo una idea sucede algo que no puedo evitar. A la ocasional alegria de haber pensado algo ingenioso sobreviene un malestar, no doloroso, más bien como un zumbido molesto; un susurro a través de los viñedos. Afinando el oído creo distinguir palabras, ahora todo me llega de un modo más claro; una voz me dicta, impasible:

“Fijate en el google, que seguro que a otro ya se le ocurrió lo mismo”
Y lo malo de todo esto es que generalmente esa voz tiene razón:
Homero le dijo a Bart: por más que te esfuerces siempre habrá un millón de personas que lo harán mejor que tú.
Todo es una copia de una copia de una copia, incluso ésto que ahora escribo esta escrito de forma similar en otro blog.
En la biblioteca de babel están escritos todos los libros con todas sus posibles variaciones, sería una exageración trasladar esto a un blog, pero algo hay de cierto.
Otra teoría (ajena) es que si yo pienso, razono o invento algo, sin saber que alguien ya lo hizo anteriormente, mi pensamiento no tiene menos mérito que el otro. Si nunca he leido a Einstein y mañana paseando al perro descubro la teoría de la relatividad, no tengo menos mérito que el propio Albert. Aunque luego vaya al google y vea que la relatividad ya ha sido descubierta y no me den guita ni Nobel ni nada y me echen de Suecia de una patada en el culo.
Una vez con Chester pensamos en la idea de un restaurante literario; donde cada plato haga referencia a un pasaje de un libro clásico. Sí uno pide un potaje de lentejas, el plato vendría acompañado con una tarjetita donde estaría escrito el párrafo correspondiente al libro “Don Quijote”, cuando en la venta de Sevilla come potaje de lentejas”. Una idea maravillosa. Límpida y cristalina.
Bueno, no tanto; ya había cuatro o cinco restaurantes asi. Pero nosotros no lo sabíamos, así que aunque no tengamos dinero, ni restaurantes, ni siquiera libros; tenemos el íntimo orgullo (ahora público) de haber inventado los restaurantes literarios.

Así que los invito a enviarnos sus ideas frustradas e invenciones truncas. Cosas que podrían haberlos colmado de prestigio y fama pero que han tenido el efecto contrario: la soledad y la desdicha.

Yo, antes de concluir, voy a hacer mi confesión: Yo invente la Mostaneza en casa mucho antes de que saliera a la venta.

PD: una metafora para Lampwick.

"Corrí hambriento hacia la alacena, tras el gris cristal me saludó el primo de la luna."

PD2: busqué “primo de la luna” en google y no aparece nada relevante.

Etiquetas:

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 10:57 | 4 comentarios

viernes, 2 de marzo de 2007

   Being Neruda

Es como si hubiera hecho un click. Estaba leyendo una novela de Marco Denevi cuando me topé con esta metáfora: “Lo besó en la mejilla que olía a madera de lápiz recién despuntado”. Y ahí me di cuenta de todo: quiero ser metaforista. Atrás quedarán esos avaros días dedicados a la arquitectura y a la atención del maxi-rubro. Desde hoy quiero tejer redes con palabras. Y voy a empezar ya mismo. Lo que sigue es apenas una muestra de todo mi potencial:


• "Su piel lamentaba la ausencia del sonido del tirano"
• "La bala se hizo miel en su trágico destino"
• "La magia del almendro encendía los ardores de sus senos"
• "Leyó la carta y cayó preso en el encierro de la nada"
• "La tuberculosis consumía lentamente sus azules pesadillas"
• "Emilia nadó todo el sábado en mares de trapos desdentados"


Sr. Escritor: si usted desea incluir alguna de estas metáforas en su próximo libro, sólo envíen un mail mencionando el código de la misma y un giro postal por u$s 14,90. Consulten las promociones vigentes. Con la primera compra recibirán el catálogo completo.

Aviso para metaforistas aficionados: ¿Te gusta la belleza y tienes la habilidad de descubrir en las cosas lo que otros no? ¿Estás buscando una oportunidad de obtener un ingreso extra trabajando desde tu hogar en el horario y tiempo que dispongas?. Esto es para ti: entra ya en el maravilloso negocio de las metáforas y gana desde u$s 500 por mes. Esta es tu oportunidad... ¡no la dejes pasar! Envíame tu metáfora y haz tu sueño realidad (metafóricamente hablando). Ellos YA comenzaron a ganar:

• "Y el amor chorreo cual muzzarela podrida "
• "Ella me miro como si fuera una grande de muzza"
• “Luces estreboscopicas iluminaron formamiferos mientras pizzas alocadas bailaban danzas surrealistas cual cebolla en salda”
(Autor: Don Muzza)

• "Y ardía en un volcán de venganza mientras las iras derretidas mareaban su voluntad oscurantada"
(Autor: La Gemela Malvada)

• "Corrí hambriento hacia la alacena, tras el gris cristal me saludó el primo de la luna."
(Autor: Mr. Verloc)

• "la tarde azucena cubrió mi sien"
• "la gota desmayábase lento en la ventana, perezosa y pausadamente"
(Autor: Anónimo)

• "con la noche derramada en sus trenzas"
(Autor: Antonio di Benedetto)

• "Porque resisto persisto..."
• "Moriré de pie sobre mis sueños."
• "La poesía refunda lo que nombra..."
• "Sólo los hechos demuestran las razones..."
• "No me hinches, que van a decir que estoy gorda."
• "Sacá tu perro que le molesta a mi gato."
• "De quién habla el loro de tu suegra?"
(Autor: Marili)

• "La noche cayó como un veterinario que se tropieza."
• "...y a nuestro alrededor las granadas maduras caían estrepitosamente de sus nidos de hojitas zambulléndose como náyades en el estiércol del corral."
(Autor: Sacarías)

• "En la tarde inconsolable, la lluvia traza grises pinceladas en los cristales de mi ventana, que calla y recuerda."
(Autor: Sir Lewis)

• "...no existe forma de escapar hacia ningún costado, cual rey en jaque mate."
(Autor: Dr. John Wolfskehl)

• "sus ojos reflejaban su temor cual luna refleja el sol"
• "... con tantas excusas como números reales entre 0 y 1"
• "... tan imaginario como la raíz cuadrada de -1"
(Autor: Emanuel)

Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 13:05 | 22 comentarios

jueves, 1 de marzo de 2007

   Comodines

Que la vida está llena de complicaciones desagradables no es ninguna novedad y está fuera de discusión. Puede ser que a alguno le parezca obsceno que lo diga alguien que evidentemente no tiene dificultades para alimentarse diariamente y dormir bajo techo en una cama limpia. Parte de razón tiene. Digo parte porque mi cama está limpia sólo a veces. Y cuando llueve mucho me empieza a entrar agua por el techo. Y acá llueve mucho siempre, por eso tampoco puedo lavar las sábanas muy seguido.

Pero aun así, me reservo el derecho a quejarme del insólito despropósito que nos plantea la vida. Y si usted es uno de esos africanos hambrientos que retrata tan bien la National Geographic, quéjese también. Lugar para quejarse sobra.

No sé cómo será su vida, ni siquiera lo conozco, no sé cómo se llama ni nada, pero podría inferir que como muchos de nosotros, pasa el 85% de su tiempo tratando de alcanzar "eso". Eso, lo que sea, lo que nuestra inocente-mente-adulta-pero-infantil nos incite a desear. Póngale el nombre que quiera: amor, dinero, fama, éxito, sexo, trabajo, comida, una cama limpia. Ese eso, como ya habrá notado, parece siempre inalcanzable. Malas noticias: no parece, es. Acéptelo.

Y si usted es creyente, acepte de una vez por todas que el dios (así con minúscula, para acentuar el enojo) que le regaló el “don divino de la vida (sic)” se complace viendo como usted la dilapida tratando de superar las arbitrariedades que él mismo dispone. Sino está de acuerdo conmigo, vaya y récele a su santo preferido para que le ayude a obtener ese trabajo que tanto ansía. ¿Ah, lo consiguió? Seguro que no es lo que esperaba, la paga es mala y el horario peor. ¿Sí era lo que esperaba y las condiciones son excelentes? Lamento decirle que mañana va a recibir pésimas noticias sobre su salud. Específicamente, un piano caerá sobre su cabeza.

¿Está comenzando a indignarse? Bueno, ponga atención a lo siguiente: para algunas personas las cosas son sencillas. Esto es aun más decepcionante. No hacen nada y consiguen todo. ¡Oh, cuánta injusticia! Un consejo: no se enoje con esos afortunados porque también son víctimas de esta cruel perversión. Y esa entelequia a la que su alma le lava las patas, probablemente se divierta viendo como nos agarramos a palazos entre todos.

Y siéntese que no terminé, esto es más grave de lo que parece: ésta podría ser su única vida. Porque no nos engañemos, eso de la reencarnación es medio una pavada, sino mire lo que afirma un consejero espiritual que encontré en el google:

“Discúlpeme hermano pero qué disparate más grande. En este caso, en respeto a quienes creen eso, prometo que la próxima vez que me coma un "taco de carnitas" lo haré con más respeto, no vaya a ser algún conocido de ellos.”

¡Qué desolación! Lo que deseamos no llega nunca, nuestra única vida se escapa, y nuestro creador no nos da bolilla porque está más ocupado que estos señores. Resumiendo: un verdadero desastre. Yo creo que es hora de que nosotros hagamos algo. Me refiero a la raza humana, nada de intervención divina. No queremos milagros raros una vez por milenio, qué solo sirven para santificar a algún ñato. Sólo los humanos, los dioses que miren desde afuera.

Yo he pensado algo que podría mejorar nuestras vidas y me gustaría que discutiéramos su posible aplicación: un sistema de “comodines”. ¿Cómo funcionaría? Muy sencillo, mire:

En un determinado número de veces durante nuestras vidas (creo que 3 estaría bien), podríamos acceder a “eso” que deseamos sin necesidad de hacer ningún esfuerzo. Tenga en cuenta que en este proyecto no habrá intervención divina de ningún tipo, así que no valen pedidos que requieran una solución sobrenatural. Ejemplos de ésto serían: “curarme de una enfermedad incurable”, “convertirme en Pamela Anderson”, “levitar y pintar el techo sin usar escaleras”, “que Marilyn me cante el feliz cumpleaños el próximo año, mientras JFK se pone morado de celos”, etc. Éso es materia de alguna serie de TV o de algún cuento infantil. Ésto es otra cosa.

Yo me refiero a lo siguiente: estoy muerto de hambre y no tengo plata ni para pedir que me regalen un pancho. Entonces voy al restaurant que más me gusta y apelo a un comodín para comer como un rey sin dejar siquiera propina. Estoy cursando la Licenciatura en Física y tengo que rendir el final de Mecánica Cuántica II, la última materia que me falta para recibirme. Me presento a la mesa y digo con voz clara: “Profesor Tellechea, no estudié, pero como aun me queda un comodín, apruébeme y dígame Licenciado”. No es válido exigir que el colectivo esté esperándonos en la parada (sería un tanto extraño, ¿no?), pero si estamos muy apurados podríamos parar un taxi y solicitar que nos lleve a dónde sea, sin pagar obviamente. Habría que ser bastante sonso para desperdiciar un comodín en una pavada semejante, pero no es momento para andar juzgando los deseos de otros.

Otra situación (un poco más picante, así que retire a los niños):

- Señorita, no se ofenda pero me gustaría invertir uno de mis tres comodines explorando las vicisitudes de su cuerpo.
- ¡Oh, que altísimo honor! No sabe lo grato que es para mí que alguien me elija como expresión máxima de sus deseos.
- Y si no le parece mal le podríamos rendir honores a sus amigas también. Por los comodines no se preocupe, yo invito.


Nótese lo solidario del sistema: otros nos ayudan a alcanzar nuestros sueños al mismo tiempo que somos vehículo para la concreción de los afanes ajenos.

Creo que esto podría funcionar. Requiere algunos ajustes y la reglamentación de algunas áreas dudosas, en las que puede ser discutible si los dioses intervienen o no. El amor es una de ellas. Al principio difícilmente una persona se enamore de otra por el mandato de una convención. Incluso aquella podría haber entregado ya un comodín de amor a un tercero. O a varios. Pero con un reglamento claro no debería haber problemas. Menos si como sospecho, el 99% de nosotros se habrá gastado sus cartas antes de los 16 años. Y a esa edad, el amor no es una variable que entre en juego.

Mientras escribo ésto, trato de imaginar en que utilizaría yo mis comodines. Seguro que uno me lo reservaría, soy odiosamente cauteloso. Para los dos restantes, busco en mi pasado situaciones en las que deseé sin éxito que las cosas se dieran de una manera determinada. Fueron muchas, pero pocas realmente importantes. No es tan difícil darse cuenta. Dos ya los habría gastado. Y tengo muy claro en qué.

Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 16:59 | 4 comentarios