Bipolares
  Arena
  Alfonsina y el mar
  Problemas relacionados con la canción "Feliz cumpl...
  ay
  Giramundo
  Atardece en la ruta
  Mr. President
  Estío lluvioso invernal
  Estío invernal


   Presentación
   Comodines
   97-Relatos-97
   Penas de Amor
   Inventando Religiones
   Eras como la flor (co-producción Baterflai / Fantoni / Lampwick)

Por Fecha
  febrero 2007
  marzo 2007
  abril 2007
  mayo 2007
  junio 2007
  julio 2007
  agosto 2007
  septiembre 2007
  octubre 2007
  noviembre 2007
  diciembre 2007
  enero 2008
  febrero 2008
  marzo 2008
  abril 2008
  mayo 2008
  junio 2008
  julio 2008
  agosto 2008
  septiembre 2008
  octubre 2008
  noviembre 2008
  diciembre 2008
  enero 2009
  febrero 2009
  marzo 2009
  abril 2009
  mayo 2009
  junio 2009
  julio 2009
  octubre 2009
  enero 2010
  enero 2012
  febrero 2012 Entradas actuales
Por Autor
   Mr. Verloc
   Chester J. Lampwick
   Mona Lisa


   97 Relatos 97
   Absinthe
   Cúcala Mácara
   Damos pena
   Discusiones bizantinas
   Galaxia de camarones
   GordenBlog 2
   Instantes de
   Joven argentino
   Mantantirulirulá
   Mitakuye
   Nuevos Rumores Alarmantes
   Orsai
   Polenta con pajaritos
   Qué bueno estaría!
   La tómbola de la Alegría
   Tonta - mente
   Yo contra el mundo!


domingo, 29 de abril de 2007

   Dos veces bueno

1º lugar Premio Oficial del Jurado
1º lugar Premio Especial del Público



Los chicos y la abuela
A la abuela la mataron los nietos con un chiste.
En la familia de eso no se habla y las fiestas pasan en silencio.
Lamentablemente todos saben algo más de lo que quisieran saber.
Es que años atrás, a la abuela le habían regalado una heladera y cuando ella contenta la abrió, adentro se encontró con un enano que llevaba puesta la máscara del diablo y que cantaba una antigua canción italiana que la viejita no oía desde su infancia.
El chiste no era malo, pero la salud de la abuela sí.

Autor: Karmelo Restrelli




2º lugar Premio Oficial del Jurado


“Ana banana, cara de rana”. No había día en que la pobre Ana escapara de las burlas de Rufino. En la escalera que daba a las aulas, en el patio, una voz anónima gritaba en falsete y levantándose por sobre las de los demás, esa ignominia que la hacía transpirar frío y darle ganas de salir corriendo. O de no ser Ana.
Ella sabía que era él, aunque no lo viera gritando. El y su cara llena de pecas, consentido de las maestras por no tener familia, mentiroso profesional y ladrón de naranjas en los ratos libres.

Autor: Baterflai




3º lugar Premio Oficial del Jurado


El gordo
Desde cuarto año me llamaban “el Gordo”.
Dogor, Bola, Inflado, Boludón.
El que más me molestaba y humillaba era Giménez.
-Che, boludazo, se te rompió esto –dijo un recreo entre risas mientras rompía mi sexta escuadra.
No lo pensé.
Le partí el tablero de dibujo en el lomo, le metí un puntín en las bolas y una vez ovillado en el piso le puse tantas piñas y patadas que los padres tuvieron que reconocerlo por el ADN.
-No importa, –le dije satisfecho- ya estaba medio rota de antes.
Desde ese día volví a ser Ricardo.

Autor: The Bug




3º lugar Premio Oficial del Jurado

Equipaje
Es vieja y muestra un primer plano de la Casa Hombo.
La compré porque me recordó los globos de papel que mi padre descubrió en esa juguetería y que fueron una tradición familiar cada noche de Año Nuevo.
Entonces él dejaba de ser mi padre para transformarse en el tío de todos los chicos del barrio que se arremolinaban ansiosos de ayudarle a desplegar ("con mucho cuidado, ¿eh?") el enorme globo, mientras él encendía el fósforo que iniciaba el espectáculo.
Cuando me despidan, sólo me llevaré esta foto y mi cartera.
Me gusta viajar así, liviana.

Autor: Anai Le




2º lugar Premio Especial del Público


Cosmopolitas
Él: Cuando fui a Nueva York la Estatua de la Libertad era verde.
¿Sabes por qué?
(La tenía casi donde quería. Ya la había iniciado en el ritual del tequila-sal-limón y la bossa susurrada con su guitarra nuevamente serviría como presente griego. La anécdota de viajes era el golpe de gracia.)
Ella: (Tres tequilas dentro le indicaban nítidamente que sí, que quería a vida sempre assim com você perto de mim. Una respuesta impresionante y caería rendido.)
¿Porque había esperanza de que la libertad dejara de ser una estatua?
Él: Esteeee...
Es de cobre.

Autor: Anai Le




3º lugar Premio Especial del Público


Rewind
Abrí la puerta de calle, justo antes de dejar la taza en la pileta de la cocina. Le puse dos cucharadas de azúcar. Recalenté un poco de café de el día anterior. Salí del baño puteando porque me había olvidado de agarrar una toalla, para luego meterme a la ducha. A posteriori me lavé los dientes y me quedé mirando mi cara en el espejo. Me levanté. Apagué el despertador y me quedé dormido. Soñé que vos y yo rebobinábamos el tiempo. Dormí hasta las once de la noche, hora en que me acosté, terriblemente cansado.

Autor: Jack

Etiquetas:

PUBLICADO POR Sergei Pávlovich Solzhenitsin Karamazov | 21:28 | 5 comentarios

jueves, 26 de abril de 2007

   Premio Lápiz de oro 2007 - Resultados del Concurso "97 Relatos 97"

VERLOC: Mire Chester, ¡Cuánta gente ha venido a la entrega de premios!. El recinto está lleno.
CHESTER: ¿Está seguro de que vienen por esto?
VERLOC: No, pero la estrategia de cerrar las puertas del cine para que no saliera nadie al terminar la película fue excelente.
CHESTER: ¿No tendremos problemas legales con esta "estrategia"?
VERLOC: No piense en eso Chester, piense en esta gente que está ansiosa por saber quién alcanzará hoy la poco valorada cima de la literatura breve. ¿No le hace acordar a aquella vez que condujimos la entrega de los Premios Florales?
CHESTER: No, en realidad me hace acordar a aquella vez que unos chechenos se metieron en un teatro de Moscú y la policía rusa mató a todos. Pero sí coincido en que esta gente está ansiosa. Muy. Y nuestros jurados intentando abrir las puertas al grito de "¡Están locos! ¡Están locos!" no ayudan. Comencemos que por la cantidad de sirenas que se escuchan afuera me parece que no tenemos mucho tiempo.
VERLOC: Señores, señoras, niños, niñas, miembros del jurado, señora directora, docentes, alumnos, padres, espectadores atrincherados en la quinta fila, gente en pánico ahí atrás,
CHESTER: Vaya al grano Verloc.
VERLOC: Hoy es un día especial. Hoy conoceremos al ganador de nuestro concurso de relatos cortos. Hoy... ¡Eh Eh dejen de pelear ahí! ¡Estoy hablando manga de maleducados! ¡Y dejen de lanzarme cosas o me voy!
CHESTER: Verloc, hágala corta.
VERLOC: Este concurso superó con creces nuestras expectativas, por cantidad de relatos y por calidad en la narración. Por un lado querríamos premiar a todos los participantes, pero por otro lado, no. Algunos saborearán las mieles del triunfo, otros morderán el polvo. La historia la escriben los ganadores; la eternidad reserva un pilar donde se grabará el relato ganador. Ese majestuoso pilar es este blog...
CHESTER: ¿No se le está yendo un poco la mano?
VERLOC: Aprovechemos esta gala para fanfarronear, quizás sea la última.
CHESTER: Hablando de fanfarronería, me dijeron que a su cuento no lo votó casi nadie...
VERLOC: Mire Chester, sí me viene a gastar me bajo ya del escenario y termine usted con esta fantochada.
CHESTER: Yo también me voy, me tiene harto; llame al primer jurado, el licenciado Aparicio Benavente para que nos diga cuál fue su decisión.
VERLOC: Es un honor presentar a Aparicio Benavente, quien integra el jurado en representación de "Nunca hubo una vez".
APARICIO: Bueno, es un honor, esteeee, para mi, esteee, que me hayan invitado, esteeee, para la entrega de estos premios, esteee. Ahora, esteee, si usteden me permiten, esteee...
CHESTER: Ufff, esta gala va para largo. A ver Aparicio, deme ese papel que así no terminamos más.
APARICIO: esteee
CHESTER: Estos son los elegidos de Aparicio Benavente:


En primer lugar, La creación de Jack
En segundo lugar, "El gordo" de The Bug
En tercer lugar, "Madeína de Mantis, "Cosmopolitas" de Anai Le y "La malamada" de Elteta



VERLOC: ¿Quiere agregar algo, Aparicio?
APARICIO: esteee, gracias por invitarm...
CHESTER: Ya está Aparicio, baje nomás. Llame al próximo jurado Verloc. ¿Dónde está Mona Lisa?
VERLOC: Me parece que es aquella mujer envuelta en una cortina de humo. Suba Mona. Mona representa al blog "Nunca hubo una vez", donde se dedica a interpretar los sueños de los lectores.
MONA LISA: ¡Ja ja! ¡Que cagadita que se mandaron! ¡Miren que hay que ser lelo para secuestrar a toda esta gente para que "asistan" a la entrega de premios!. Lo bueno es que mientras estén encanados, van a dejar de escribir las pavadas esas que publican y mis sueños van tener más protagonismo. Bueno, estoy en este jurado representando el derecho de la mujer a participar en las decisiones...
CHESTER: Verloc, no haga comentarios machistas
VERLOC: ¿Los derechos de quién?
MONA LISA: Cállese mono misógino y guarde ese machismo para cuando lo encaren los muchachos en Batán... mi decisión es la siguiente:


Primero, "Ana banana cara de rana" de Baterflai
Segundo, "Los chicos y la abuela" de Karmelo Restrelli
Terceros "La verídica historia..." de The Bug, "Equipaje" de Anai Le y "Tatatatata" de The Bug



VERLOC: Gracias Mona Lisa, siempre tan simpática usted. ¿Y, Chester? ¿A quién conseguimos para que representara al show business? ¿A Alfredo Alcón? ¿A Gaston Pauls? ¿A Beatriz Sarlo?
CHESTER: No, no, nada de eso. Contratamos a los bigotes de Jorge Dorio.
VERLOC: ¿A Jorge Dorio? ¡Excelente!
CHESTER: No, verloc. A los BIGOTES de Jorge Dorio. No nos dio el presupuesto para más.
VERLOC: Pero...
CHESTER: No se preocupe Verloc, estos bigotes son muy inteligentes, sin ellos Dorio estaría golpeándose la frente contra los buzones por una monedas y balbuceando escarceos indescifrables. Mmmmh, pensándolo bien...
VERLOC: No nos metamos en líos con la farándula que es una mafia peligrosísima, Chester. A ver Aparicio, alcánceme el sobre. Los elegidos de los bigotes de Jorge Dorio son:


Primero, "Equipaje" de Anai Le
Segundo, "Ana banana cara de rana" de Baterflai
Terceros: "Al fin" de Martón, "Algañaraz" de Bonita Pietila y "La malamada" de ElTeta



VERLOC: Ya falta poco para conocer al ganador. La votación viene muy pareja. Nos falta conocer la opinión de los representantes de los blogs. Veamos los resultados parciales en la pantalla.
CHESTER: ¿Usted está loco? ¿En qué pantalla? Adelante, Adulfo, pase. ¡Que jurado de lujo! Adulfo Pistarino, de Discusiones Bizantinas:
ADULFO: ¡Ustedes son unos delincuentes! ¡Los voy a demandar! ¡No me pagan, me secuestran y me roban el formato de presentación!
VERLOC: Calma Adulfo, después le explicamos. No ponga más nerviosa a la gente que de a poco se va enganchando con esta entrega de premios.
CHESTER: Es verdad, hace un rato que no intentan degollarnos con una butaca.
ADULFO: Antes de dar mi voto en esta apasionante competencia de relatos de 97 palabras me presento. Soy Adulfo Pistarino, moderador del blog “Discusiones Bizantinas” en donde intercedo entre dos desequilibrados como Martín Von Pazzz y Pablo Fratttini que viven discutiendo diversos temas sin llegar a ponerse de acuerdo.
Agradezco el honor de haber sido convocado a ser jurado, como una Moria Casán del cyberespacio, pero sin siliconas ni aspecto de travesti.
CHESTER: Apure Pistarino.
ADULFO: Mis 5 relatos seleccionados son:

Primero: "Atajo a les tulleries" de Weltklang.
A mi me pasó algo parecido en un colectivo 172 por ingeniero Brian, que huyendo de una manifestación tomo por una cortada de Villa Insuperable apareciendo en lo más recóndito del Cairo.
Inclusive hay quienes han visto deambular en los pasillos de la estación “Acoyte” al mismísimo General Perón redactando planes quinquenales a futuro.
Yo por eso me muevo en remise.

Segundo: "Al fin", de Martón. ¿Quién no ha sentido alguna vez no existir? Este caso es peor porque el protagonista existía y desapareció de aburrido. Algo así sucede habitualmente y es por ello que “Gran Hermano” se termina, sus participantes y televidentes desaparecen

Tercero: "Los Chicos y La Abuela" de Karmelo Restrelli. Muy buena la idea de un enano con una máscara de diablo cantando una canción italiana, eso mata a la abuela y a cualquier cristiano que se lo encuentre una noche cuándo va a la heladera a buscar un sambuche de cantimpalo.

"Mantecol" de Roberto Peturra. Un canto a una de las golosinas mas adictivas del planeta. Algunas personas han vendido su alma a Silvio Soldán solo por lamer la cubierta que envuelve a este manjar.
Demás está decir que la ausencia de ella en los kioscos puede ocasionar una paradoja universal.

"Yo nunca tomo drogas" de Don Muzza. Con influencias de Bukoswki, este relato nos introduce en el sub mundo de la no droga, algo más temible aún que la droga y en donde moran “No Lestelles” y Flecos que se castigan con fruta abrillantada en mal estado. Realmente apocalíptico.

Todos los relatos han sido muy bellos, considerando la restricción de su extensión. Los saludo y quedo a la espera de los "sanguches de miga" porque si a uno lo invitan a algo, sea lo que sea, los sanguches son infaltables.

VERLOC: Bueno, bueno. Después le mandamos los sanguches si se olvída de eso de la demanda. Además, no le robamos nada, si está en internet, es de quien lo necesita. Como no tenemos pantalla para mostrar los resultados parciales, pasamos al último jurado.
CHESTER: Otro destacado representante del mundo de los blogs: José de Bien ahí. Suba José. ¿Usted no nos querrá demandar también, no? Díganos a quién eligió.
JOSE: Mis elegidos son:

1) Los chicos y la abuela, de Karmelo Restrelli. Me resultó gracioso, tierno y bien resuelto. Además, me re imaginé al enano disfrazado y a la abuela cayendo seca al lado de una heladera nueva

2) El gordo, de The Bug. La vida nos pone a los cancheros en el camino y uno tiene que ver cómo sacárselos de encima. Este relato es un gran reflejo de eso. Además, a veces hay que justificar a la violencia

3) No era verano, pero el calor lo agobiaba Dr. Wolfskehl. Me gustó la descripción inicial y cómo refleja ese momento en el que uno no soporta más nada y el mundo parece ponerse en nuestra contra. La paciencia tiene un límite

4) Sin título, de Fede. Es inevitable elegir un relato que juegue con el juego de las 97 palabras. Este me resultó el mejorcito porque incluye una declaración de amor

5) La rodeó como quien rodea una plaza, de Baterflai
. Me encantó la descripción de esa Gorda buscona. Además, me gustó la frase "como si debajo de cada baldosa hubiera un tostador".

Mención especial: Resucitando, de Marita123. Me pasó varias veces algo parecido a lo que cuenta el relato. Uno no se da cuenta de que se siente bien, simplemente lo siente. Cuando lo racionaliza, se siente raro, pero menos angustiado que poco tiempo atrás

VERLOC: ¡Gracias José! Ya estamos en condiciones de conocer al gran ganador del "Lápiz de Oro 2007"
CHESTER: ¿Lápiz de oro?
VERLOC: Algún nombre tiene que tener el premio, Chester.
CHESTER: ¿Y tiene que se de oro? ¿No puede ser enchapado, nomás? ¿Y lápiz? ¿No debería ser teclado en todo caso?
VERLOC: ¿Ya sumó, Aparicio? A ver, alcánceme ese papel.

VERLOC: Mmmmhh, mirá vos. ¡Qué sorpresa! ¡Ni se imaginan! Mmmmhh...
CHESTER: Deje de hacerse el Tinelli, y anuncie a los ganadores de una vez.
VERLOC: En tercer lugar, y haciéndose acreedor del "Lápiz de bronce 2007"...

¡"El gordo" de The Bug y "Equipaje" de Anai Le!

CHESTER: En segundo lugar... ¿Acá sería el "Lápiz de Plata 2007", no? Bueno...

¡"Ana banana, cara de rana" de Baterflai!

VERLOC: Y ahora el gran momento. El primer lugar. El ganador del "Lápiz de Oro 2007" es...
CHESTER: Aclare que es enchapado.

¡"Los chicos y la abuela", de Karmelo Restrelli!

VERLOC: Mire Chester como festeja el público. ¡Es una fiesta popular!
CHESTER: Me parece que festejan que el Grupo Halcón por fin abrió las puertas. ¡Vamos Verloc! ¡Capaz que si nos confundimos entre el público zafamos!
VERLOC: Pero... ¡Falta anunciar a los ganadores del Premio Especial del Público!
CHESTER: Me lo dice mientras salimos. A ver Aparicio, alcáncenos el sobre azul.
VERLOC:

En tercer lugar: ¡"Rewind" de Jack!
En segundo lugar: ¡"Cosmopolitas" de Anai Le!


Ganador del Premio Especial del Público...

¡"Los chicos y la abuela" de Karmelo Restrelli.

VERLOC: Este premio se podría llamar el "SACAPUNTAS DE ORO 2007".
CHESTER: Termínela ya, Verloc, que es tarde y no tenemos como volver.




Versión Breve para Impacientes

PREMIO OFICIAL DEL JURADO:

Tercer lugar: "El gordo", de The Bug y "Equipaje", de Anai Le
Segundo lugar: "Ana banana, cara de rana", de Baterflai
Primer lugar: "Los chicos y la abuela", de Karmelo Restrelli


PREMIO ESPECIAL DEL PÚBLICO:


Tercer lugar: "Rewind" de Jack
Segundo lugar: "Cosmopolitas" de Anai Le
Primer lugar: "Los chicos y la abuela", de Karmelo Restrelli

Ver Clasificación completa

Etiquetas:

PUBLICADO POR Sergei Pávlovich Solzhenitsin Karamazov | 11:20 | 21 comentarios

domingo, 22 de abril de 2007

   ¡A votar que se acaba el mundo!

Tal como se podía esperar de una cultura exitista como la nuestra, es hora de que reconozcamos a los mejores relatos entre los que recibimos hasta el viernes pasado. Nada de que ganamos todos, que ahora somos mejores personas, que despertamos al monstruo ancestral de la escritura, que hicimos un "click" ni que esto nos cambió la vida. Nada de conformarse con tonteras. Hay que elegir a los mejores y eso haremos.

Habrá dos selecciones: la del Jurado y la del los Lectores.

Paso a explicar la metodología, con minuciosidad leguleya (es que estoy estudiando Derecho Tributario y se me pegan algunos modismos):



PREMIO OFICIAL DEL JURADO

El Jurado estará integrado por 5 notables personalidades, cada una de las cuales elegirá los 5 relatos que, a su criterio, sobresalen del resto. La suma de los votos de estos personajes nos revelará a quién deberemos premiar con palabras amables y tono circunspecto.

Aquí viene lo bueno: los integrantes del jurado. Luego de dolorosas negociaciones -que incluyeron la activa participación de hinchas de Almirante Brown, el uso de drogas de venta libre y algunas cadenas- hemos logrado convencer a dos destacados representantes del mundo blogueril:

• El reconocidísimo moderador de Discusiones Bizantinas Adulfo Pistarino, moderador de foros como: "Peuchele: Paladín de la justicia o ancho de mierda", "Vilas o Clerc: Ma si! Cualquiera!!!!" y actualmente, del Primer Campeonato Iberoamericano de Discusiones Bizantinas, en el que participo y que transcurre lento pero transcurre. Ejemplo de honestidad e imparcialidad, aunque como me explicó durante la negociación, antes que imparciales prefiere fumar 43/70. Lo lamento Pistarino, no hay presupuesto para cigarrillos. ¡Ya se lo explicamos varias veces, hombre! Le agradecemos que no nos haya demandado por haberle mentido con la cantidad de relatos que debía leer. Yo pensé que no iban a ser más de 30, pero parece que el monstruo de algunos tenía un ragú de aquellos. Si quiere lea 30 y después viva con la culpa.


• Ocupando el segundo asiento a la derecha, encontramos a José, del exquisito blog Bien Ahí. José a secas, sin apellido. No le hace falta. Este señor compartió una mesa de café con William Boo y Gengis Kahn, recibió de Pedro Aznar una porción de torta de regalo y conversó de astrología con Julio Chávez. Son antecedentes más que suficiente para mí. Aparte en su blog, armó un ranking de gustos de helados, así que ya la mecánica la conoce. Al fin y al cabo, los relatos son como los helados: fríos por fuera pero calientes por dentro. O algo así.


• Representando a "Nunca hubo una vez", integrarán el jurado Mona Lisa y nuestro secretario de redacción, Aparicio Benavente.


El quinto integrante será un representante del show business vernáculo, cuyo nombre aun no podemos dar a conocer porque aun no lo conocemos. Nuestro presupuesto sólo alcanzaba para contratar a un famoso clase "D", pero actualmente están todos trabajando con Tinelli. Intentamos contactarnos con algún ex-participante de reality show, pero ninguno sabía leer (ja ja que chiste facilongo, que sencillo ganarse la vida así eh). Igual quisimos contratarlos, capaz que hasta elegían bien y todo, pero sus exigencias de salir en todas las tapas de las revistas de chimentos, nos limitó un poco. Quedó en responder a nuestra propuesta el recordado Chopper de Expedición Robinson. La propuesta era que condujera un programa de tenor político ("ahora que vienen las elecciones", le dijimos) en el cable, pero si acepta después vemos como la dibujamos.



PREMIO ESPECIAL DEL PÚBLICO

Aquí votan todos los lectores. Al igual que los jurados, cada uno de los lectores debe elegir 5 relatos e identificar al mejor, al segundo lugar y a tres terceros. Se nos presentó el problema de decidir qué medio era el más idóneo: a través de uno de esos formularios que se consiguen gratis en internet, o directamente en los comentarios. El inconveniente del primer método es que algún participante con un poco de tiempo libre, baja autoestima y mucha necesidad de reconocimiento se pasaría por el sobaco la decisión popular. Los comentarios no eliminan el problema pero lo reducen bastante, aunque también reducen la cantidad de votantes. Pero finalmente optamos por este segundo método.

Entonces, deberán informar su voto dejando un comentario en esta entrada. Anónimos NO, por favor. Para que su voto no se vea influido por el voto de los demás ("Éste eligió mi cuento, así que yo elijo el de él") ocultaremos los comentarios, para publicarlos todos juntos cuando finalice la votación y para que podamos armar un debate post-concurso con las echadas en cara y peleas entre los participantes. Todo esto si averiguamos cómo, ya que a primera vista el blogger no ofrece la posibilidad de ocultar los comentarios de una entrada en particular. Lo más parecido es la moderación de comentarios, que se aplicaría no sólo a esta entrada sino a todas. Pero bueno, son un par de días nomás.

Los relatos participantes están publicados en 97relatos97.blogspot.com. Tienen tiempo de votar hasta el martes inclusive
. El miércoles, si todos cumplen su parte, anunciaremos los ganadores, haremos la ceremonia de entrega de premios y tomaremos champagne. Yo con mi mujer, ustedes con quién les venga en ganas.

Recuerden que el proyecto "97 relatos 97" continúa hasta alcanzar la meta fijada.

Saludos a todos y voten bien.

Etiquetas:

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 19:25 | 22 comentarios

viernes, 20 de abril de 2007

   Lesbianas y mi conversión al judaísmo

Como todas las mañanas, estaba tomando un guindado en mi balcón-terraza; reflexioné unos instantes sobre toda esa gente que lleva una vida trivial, esos snobs, tontos banales, que piensan que la vida es disfrutar del aire libre, el deporte y los pic-nics. Yo, como Moria Casán, me meto en mi burbuja-limousine y los dejo transpirar en paz, comer sandwichitos de miga y pelearse con los mosquitos.
Así seguia mi tarde profunda entre guindado y el té de manzanilla, hasta que tocaron el timbre. Al igual que al Sr. Lampwick, a mi no me visita nadie, nunca. Un poco nervioso, Me acomode el pelo, me miré la ropa, fui hasta la puerta, y abrí.

Ahí estaban los dos tarados de turno, con sus maletines y sus revistas. Los testigos de Jehová, linda gente. En estos casos un insulto y un portazo bastarían para salir de problemas, pero no puedo; mis años de reclusión en un monasterio me han incapacitado para la falta de cortesía. Por otro lado cualquier gesto amable sería una excusa para una segunda visita, por lo que procedí con cautela. Uno que estaba más adelantado me habló, el otro aguardaba detrás, mirando con ojitos inquisidores:

-Buenas tardes joven, estamos visitando puerta a puerta para traer buenas nuevas.

-Ah, muy bien –respondí-, pero es que me tengo que ir a trabajar.

Creo que mi aspecto (bermudas y pantuflas) no los convenció de mis prisas.

-No se preocupe joven, serán unos segundos. ¿Ha oido hablar de la llegada del reino de Dios?

-Miré, creo que no, pero tampoco tengo mucho tiempo, si quiere, dejeme la revista y la leo más tarde.

Mi escaso interés le pareció suficiente para decirme:

-En ese caso podemos volver en otro momento; ¿Qué día le viene bien y a qué hora?

Esa era la pregunta que no queria escuchar, no solo no quería una segunda visita, sino que esta se había prolongado demasiado. Respondí sin pensar:

-Es que no soy cristiano, soy de otra religión (Sí, dije “soy”, como de Boca o de River, un acto imprudente)

Intrigado, el de los ojitos inquisidores, avanzó y dijo: ¿Y que religión practicas?

Pensé y descarté en ese larguisimo segundo: Budismo, Hinduismo, Sikh e Islamismo radical, ya sin alternativas solté esto:

-Soy Judío. Bueno, no practico, aunque mis padres sí y desde chico me han enseñado y educado en el judaísmo.

El de los ojitos me miró fijo como con ganas de mandarme a la hoguera; el otro dijo inexplicablemente:

-¿Entonces, creerás en Jesús?

Esta pregunta me hizo enojar y entonces me convertí en judío. Así de repente. Y no en un judío cualquiera, no señor: un cabalista de la judería de Córdoba. Respondí, ya con mi nuevo credo asimilado:

“Creo que sí ha existido alguien llamado Jesús, pero no fue nuestro mesías, fue más bien un impostor”. Trate de pronunciar la palabra “Mesias” como un hebreo, aunque mi conocimiento de hebreo es nulo; la idea es que la “s” del medio suene como algo así: “shja”. Pensé que llamar “impostor” a Jesús los iba a asustar al menos un poco.

No fue así.

El testigo, en contra de lo esperado, no perdío la compostura y siguió hablando de jehová, me preguntó si había leído la Biblia, me preguntó mi nombre, por último me dio las revistas y prometieron volver a visitarme, siempre con una sonrisa.

Yo los despedí y me voví apesadumbrado al sillón.

Me debatía entre la incapacidad y el tedio, “no sirvo ni para echar testigos de Jehová” pensé. Entonces casi como quien no quiere la cosa empecé a hojear las revistas que me habían dado: “La Atalaya” y “Despertad”: Pensé: Así los enganchan a los giles; los visitan y los dejan medio idiotizados con dos revistas en la mano:

El Atalaya no me gustó, previsible moralina. “¿Por qué estamos aquí?”, “Conociendo a Dios”, “Una boda feliz y espiritual”. Es el lavado de cerebro básico.

Sin embargo, agradables sorpresas me esperaban en la lectura de “¡Despertad!”.

El articulo: “El sauce y su variopinta familia” es una exquista monografía; Termina con la pregunta “¿Se mencionan en la biblia árboles de esta familia?” : Libro de Job 40:22 “Al impávido Beheemot (hipopótamo), los sauces del río lo protegen” (qué linda frase).

“La perdiz chucar: una extraña en el paraíso”, otro inteligente artículo, nos hace comprender la magnificencia de este Dios que creó aves capaces de no poder vivir casi en ningun lado, excepto en la isla de Maul.

El reportaje a un taxista de Madrid titulado “Ante el caos circulatorio mantenga la calma” nos enseña que éste Dios, que creo este mundito a los ponchazos en 7 dias, nos demanda, sin embargo, una infinita paciencia. Consejo del taxista: “Si la circulación es muy lenta, escucho las noticias de la radio o grabaciones de la Biblia. Así, no pienso solo en la carretera”

Pero lo bueno viene al final; lo que en definitiva me ha llevado a pasar del judaísmo a ser testigo de Jehová. El ESPECTACULAR ARTÍCULO:

La homosexualidad: ¿Qué puedo hacer para evitarla?,

Copio textualmente los testimonios de las chicas confundidas:

“Cuando tenía 16 años, me gustaba una chica de la escuela. Estaba confundida y me inquietaba la posibilidad de ser lesbiana”-Ana.

“Mi amiga y yo nos besamos una o dos veces, pero como me seguían gustando los muchachos, dudaba si sería bisexual”-Sara

“Muchas chicas de mi escuela dicen que son lesbianas, bisexuales o que estarían abiertas a probarlo todo”- Beatriz, 17 años

“Dos de mis compañeras llegaron a hacerme proposiciones. Una me preguntó en una nota si quería saber como era estar con una chica”-Cristina, 18 años

Yo me pregunto: ¿A qué escuela van estas chicas?.

En mi escuela estas cosas no pasaban, mi vida fue un completo desperdicio.

Ana, Sara, Beatriz y Cristina; dejen esa vida pecaminosa, dejen de besarse y de hacerse proposiciones indecentes. Dice Mateo, ahí por el medio, “ante el deseo pecaminoso busca un confidente”.

Mr Verloc, un servidor, las guiará por el buen camino.

Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 22:37 | 30 comentarios

   Balconcitos urbanos: 3º Entrega

Motivado por la calma chicha que antecede a la definición del concurso "97 relatos 97", y a pedido de algunos lectores (pocos, es cierto, pero a mí me convencen fácil), publico la tercera parte de mi serie de fotos "Balconcitos urbanos". Además, con todo lo que tienen que leer este fin de semana (no se olviden que ustedes también participan en la elección de los mejores relatos), no voy a andar agregándoles tarea. Lindas fotos y todos contentos.

Como últimamente se han sumado nuevos lectores a este blog, no es mal momento para recordarles que pueden enviar fotos de balconcitos para incluirlas en la colección. Y -remedando a aquellos curas que al final de la misa pasan todo tipo de anuncios comerciales- aprovecho además para invitarlos a que nos cuenten lo que soñaron anoche, que nuestra experta Mona Lisa sabrá interpretar sus sueños con precisión. Si eso es lo que quieren, claro. Miren que se pueden enterar de cosas terribles que nuestro inconsciente se afana en esconder. Si las esconde es por algo, si quisiera que las descubriéramos aparecerían escritas en un papelito pegado a la heladera con un imán. ¿Es lógico lo que digo, no les parece?.

No quiero abusar de los prolegómenos, pero como muchos no leyeron la presentación de esta sección, copio y pego un párrafo en el que hay un chiste bastante gracioso que aun nadie me festejó:

"Así que en distintas entregas, iré publicando fotos de balcones. Sí, leyó bien: balcones. ¡Halcones no, caramba! ¡Vivo en una ciudad con playa no en la cordillera peruana!"

Si quieren saber en qué ciudad con playa vivo, pregúntenle a Martón.


• Ah, el Majestic Hotel. Sombreros apestando a capricho citadino. No conozco ni un poco la historia de este hotel, pero sólo viendo esa fantástica fachada siento el Montmartre todo zapateando en mi cabeza. Obsceno dónde para novelistas procaces. Actualmente, el Polivalente de Arte.









• La Catedral, una de las entradas laterales. Vi este balcón de pura casualidad, porque está sobre un pasaje que no es de uso habitual. Me llamó mucho la atención las protuberancias con forma de dragones erectos. El Obispado se negó a explicarme el significado de estos símbolos pero alguien relacionado íntimamente con la iglesia (el tipo que duerme en la puerta) ensayó una teoría: cuando el cura, en la exaltación máxima del sermón dominical, mencionaba al diablo, los dragones escupían fuego con el propósito de agregar espectacularidad a la liturgia y convertir herejes cerriles. No resultó. El fuego sólo obedece a Abaddón.



• Tengo que confesarles que retoqué un poco esta foto con el Corel. Es que me había salido fuera de foco y, además, me pareció que en blanco y negro iba a quedar mejor. Este balcón es una hermosura, lamentablemente se está viniendo abajo sin que nadie se preocupe mucho. Ni siquiera yo, que ando por el mundo como si fuera un abraza-balcones. Es una casa en pleno centro que tiene la particularidad de tener dos frentes idénticos sobre dos calles paralelas. El balcón del otro frente está más derruido que éste. Click acá para ver otra foto de este balcón.





Actualización: Por favor, miren esto. ¡No vale andar haciendo comparaciones, eh!

Etiquetas: , ,

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 0:02 | 13 comentarios

miércoles, 18 de abril de 2007

   Si no participás, mañana... ¿De qué vas a hablar?

El equipo de Nunca hubo una vez, ha decidido poner como fecha límite el viernes para la recepción de los relatos que participarán del concurso. ¿El viernes a qué hora? No importa la hora, el viernes. El sábado ya es tarde. Esto no significa que el proyecto termine el viernes, el proyecto seguirá hasta lograr reunir 97 relatos. Pero seguirá en el blog que los recopila: 97relatos97.blogspot.com

Entre los jurados del concurso contamos con figuras importantísimas que no podemos nombrar hasta que no nos respondan los mails. Y por supuesto, no faltará la participación del público en la elección. Porque en este blog apoyamos y fomentamos la demagogia. Así que vayan leyendo los relatos publicados, no dejen todo para último momento.

Estimamos que el nombre del ganador se conocerá a principios de la semana próxima.

Agradecemos a todos la participación y el entusiasmo con el que recibieron esta idea.


Nota 1: Mis colaboradores me indican que debí poner democracia en lugar de demagogia. Yo creo que así esta bien.

Nota 2: Agradecemos a Telefé por la cesión de la frase publicitaria con la que titulé este artículo. ¿Qué no la cedieron? ¿Y para qué me dijeron que pusiera eso? Menos mal que el blog está a nombre de un testaferro.

Nota 3: Aclaro: que termine el concurso no significa que se olviden del proyecto. Hay que llegar sí o sí a los 97 relatos.

Etiquetas:

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 14:32 | 40 comentarios

viernes, 13 de abril de 2007

   97-Relatos-97


Motivados por la extraordinaria repercusión del cuentito sobre las ranas en la crema y la acalorada discusión que generó entre nuestros lectores y -para qué negarlo- por las ideas obtenidas en nuestra habitual "gira inspirativa" por otros blogs, Nunca hubo una vez tiene el agrado de presentar el proyecto-concurso "97 relatos 97".

El mismo consiste en solicitar a nuestros lectores que nos envíen relatos de su autoría que -como único requisito- estén compuestos por 97 palabras. Ni una más, ni una menos. Noventa y siete. El objetivo es obtener 97 relatos de 97 palabras que serán publicados, a modo de antología, en un blog creado al efecto, para luego -mediante un proceso que aun no hemos determinado- elegir los mejores.

Así que los invitamos a que nos remitan sus relatos de 97 palabras, a través de los comentarios o a través del mail institucional de Nunca hubo una vez.

Tengan en cuenta que esta es una apuesta riesgosa: es muy posible que sólo lleguen unos pocos relatos. Eso me obligaría a escribir muchos cuentitos para luego enviarlos con distintas firmas. Si no, Verloc podría deprimirse demasiado y cometer locuras que incluyeran verbos reflexivos tales como ahorcarse, dispararse, clavarse u otros similares.

Para los que aun no sepan de que se trata todo esto, preparé un listado de preguntas y respuestas posibles. Algunas preguntas son muy tontas, así que no supe bien como responderlas.


¿Por qué 97 palabras?
Porque es un número primo. Y porque 97 relatos de 97 palabras da 9409 palabras. Y ese es un número de lo más simpático.

¿Dentro de las 97 palabras se incluyen las del título?
Sí. Y si usted tiene por costumbre cerrar sus cuentos con alguna palabra tipo "Fin", también se cuenta. Pero la firma, no.

¿Hay algún otro requisito? ¿Puede escribir sobre lo que se me dé la gana?
El único requisito es la cantidad de palabras. Con eso seremos muy estrictos. Tenemos un equipo de fleteros experimentados que contarán las palabras una a una, mientras se las lanzan cual si fueran cajones de cervezas. La temática es libre. Este es un blog familiar, así que en lo posible no se desubiquen demasiado con sexo, asesinatos y esas cosas. Pero si no se les ocurre otra, mándenlo que le vamos a hacer.

¿Los puntos son palabras? ¿Y las comas?
No. No. Ni nada que haya arriba en las teclas de números de sus teclados.

¿A partir de cuándo se puede enviar los relatos?
Ya. ¡YA!

¿Puedo enviar más de un relato? (pregunta enviada por The Bug)
Si usted tiene pensado enviar 97, avísenos que damos por cerrado el asunto.

¿Hasta cuándo dura el concurso?
Hasta que recibamos 97 relatos. O 20, lo que suceda primero.

¿Hay premios para los ganadores?
Por supuesto. Muchos. La publicación del cuento usando una fuente linda y en negrita. El codazo al compañero de trabajo al grito de "¡Mirá! "¡Mirá!". Un mejora importante en la autoestima (no me digan que no, estas cosas siempre nos hacen sentir bien). Un punto a favor cuando intente convencer a su pareja de que hizo bien en dejar al otro/a por usted. Y burlas a cuñados y otros parientes molestos.

¿Quién elige a los ganadores?
Aun no lo sabemos. Ustedes. Nosotros. Un escribano de esos de la tele.

¿Por qué tiene que haber ganadores? ¿No podemos simplemente participar en el proyecto?
Eso mismo pensamos en un principio. Pero el equipo de marketing nos explicó que si no hay una motivación de este tipo nadie quiere participar, porque todos íntimamente se creen mejores que los demás y no les gusta perder oportunidades para demostrarlo. Así que no nos queda otra que elegir un primer puesto, un segundo y un indeterminado número de terceros.

¿Podemos incluir una referencia en nuestros blogs?
Pueden. Y deberían. Si quieren incluir el logo y un link, copien y peguen el siguiente código:



(si lo prefieren sobre un fondo de otro color o de otro tamaño, avísenme)

¿Podrían darnos un ejemplo?
No sólo un ejemplo, sino que este relato va a ser el primero de los noventa y siete. No voy a andar escribiendo al pepe. Ahí va:

Uno dos tres

Cuatro cinco seis siete "ocho nueve" diez once doce trece catorce (quince dieciséis) diecisiete. Dieciocho diecinueve veinte veintiuno, veintidós veintitrés veinticuatro veinticinco veintiséis veintisiete veintiocho. Veintinueve treinta treinta y uno treinta y dos treinta y... tres. Treinta y cuatro treinta y cinco ¡treinta y seis! treinta y siete treinta y ocho treinta y nueve cuarenta cuarenta y uno cuarenta: y dos cuarenta y tres cuarenta y cuatro ¿cuarenta y cinco? cuarenta y seis cuarenta y siete cuarenta y ocho -cuarenta y nueve- cincuenta cincuenta. Y uno, cincuenta y dos cincuenta y tres cincuenta. Fin.

C. J. Lampwick

¿Curioso, no? Con noventa y siete palabras sólo llego al cincuenta y tres.


Bueno, acá nos quedamos esperando. Y como bien aprendimos de los artistas de la rambla marplatense, no seguiremos escribiendo hasta que no nos llenen la gorra de cuentos.


Actualization: Acceda a todos los artículos relacionados con este concurso haciendo click acá. No, ahí no, acá.

Etiquetas:

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 23:09 | 108 comentarios

jueves, 12 de abril de 2007

   El terrible flagelo de la originalidad (PARTE II)

ESTILO 1: Reflexión Intimista con toques de humor. Tema de la realidad cotidiana (real o ficticia o una mezcla de ambas) del escritor, generalmente un poco humillante pero no tanto. Busca formar una alianza con el lector, hacerle sentir que estamos todos en el mismo club. “Bajar el escritor al lector.” Puede incluir justificaciones o ser la base para generalizaciones.

Me estoy volviendo un ermitaño. Lo acepto. Imposible no aceptarlo, con tantas pruebas a la vista. Salgo cada vez menos. Me molesta la gente. No atiendo el teléfono cuando suena. No llamo por teléfono a casi nadie, intento comunicarme por escrito. Si tengo alguna duda, lo busco en la internet. Me dan palpitaciones cuando tocan el timbre. Trato a la tortuga como un perro: estoy seguro de que me persigue pidiéndome comida o gimiendo para que le rasque la cabeza. Hablo poco y refunfuño (perdón por esta palabra horrible, no encontré ninguna mejor) mucho. Me enojo con los vecinos por todo; paso buena parte del día pensando como vengarme de las cosas que supuestamente me hacen. Y lo más grave: para no ir a la panadería, me puse a amasar pan casero.

No sé en qué momento me convertí en eso. Seguramente fue un proceso gradual alimentado por una situación personal particular. Desde hace un tiempo he sido liberado de la obligación diaria de salir a la calle: trabajo desde mi casa por lo que no tengo que salir para ir a trabajar ni para llevar a la nena a la guardería porque la cuido yo. Por lo tanto, tampoco formo parte de esos grupos de afinidad que se crean como consecuencia de compartir un espacio laboral o por el simple hecho de llevar a los nenes a la misma escuela. No voy (ni nunca fui) a clubes. Voy a la facultad cada tanto, pero no logro conformar siquiera un grupo de estudio. Y amigos de siempre sólo tengo dos, uno de los cuáles vive a 13000km.

Probablemente, las circunstancias que acabo de enumerar -y varias más- han construido este comportamiento anti-social que hoy admito.

No estoy orgulloso de dicho comportamiento. No, no, no. No voy a intentar transformarlo en un mérito, ya tenemos suficiente con los que andan por el mundo reclamando un Nobel por no mirar televisión. Pero de cierto modo, no me sorprende ser así. La gente es mala. Las veces que interactúo con mi entorno, me desilusiono. Los comerciantes me quieren cobrar de más, las viejas me empujan, el colectivero arranca antes de que suba, los automovilistas me quieren atropellar, los dueños de perros no levantan la caca y no evitan que intenten morderme. Y eso no es nada: los parientes me traicionan, los empresarios me niegan el trabajo que pretendo, los profesores me desaprueban y las mujeres lindas dicen no a mis propuestas. Y como si esto fuera poco, casi me meten preso la vez que prendí fuego al farmacéutico que quiso darme caramelos como vuelto.

No señor, no estoy orgulloso de ser un ermitaño . Pero tampoco me quejo. Ahí afuera se está peor.


ESTILO 2: Ficción pura. Cuentos cortos, novelas por capítulos. Hechos reales ficcionados. Escritores que encontraron en los blogs el medio por el cual mostrar tímidamente a los demás su obra. E inconscientemente, intentan descubrir si son lo suficientemente buenos como para dejar sus aburridos trabajos y dedicarse de lleno a la escritura profesional.

Horas más tarde, apoyado en el polvo mortecino del cuarto, trataría de reconocer en vano indicios que le hubieran anticipado lo que esa noche sucedería. Nada de lo ocurrido la última semana -salvo los dos hechos que ahora recuerda- le llamó especialmente la atención. Cuando algún rasgo de la relación se modificaba, las explicaciones que él ensayaba lo satisfacían razonablemente. Pero no era éste el caso, para él, los días habían transcurrido con normalidad. Ahora, horas después de lo sucedido, -y mientras aun se podían escuchar los gritos de la calle entrando por el diminuto ventiluz de la habitación- se lamentaba no haber advertido a tiempo las consecuencias de esas tibias señales.

Primero, fue la inusitada ausencia a la hora del té; ése era uno de los momento que compartían invariablemente. El aroma húmedo de la bergamota los unía íntimamente, los hundía en una conversación que sólo ellos alimentaban y que sólo ellos oían. Pero esa tarde se apagó sin fusión, con el vapor del té estrellándose en el vidrio de la tazas.

La discusión por la temperatura del suelo ocurrió dos días después de aquella ausencia, la mañana anterior a la noche del incidente. Fue una discusión corta, sin enojos aparentes. Una discusión como muchas otras que habían mantenido por asuntos similares. La pelea se olvidó casi inmediatamente y cada uno volvió sin rencores a su cadencia habitual.

Ni la tarde del té ni la discusión de aquella mañana, le hicieron presentir lo que después ocurriría. Eso que ahora - agazapado frente al olor de la ventana cerrada para siempre- intenta olvidar sin piedad, mientras el silencio descansa implacable sobre la tierra roída.


ESTILO 3: Frase corta. El objetivo es dejar pensando al que lee. Típico en blogs que funcionan “en automático”. El escritor escribe cualquier cosa sabiendo que el efecto en los lectores va a ser siempre el mismo: 120 comentarios sobre los asuntos más diversos.

¿Me parece a mí o la gente está cada vez más mala?

O:

¿Soy yo o la gente se relaciona cada vez menos?


ESTILO 4: Poema en décimas. Aun no muy común. Útil para blogs de payadores y organismos defensores de la métrica gauchesca.

Hoy les vengo yo a contar
Lo que me ocurre últimamente
No sé si fue de repente
O producto del caminar
No quisiera yo callar
Esto que me atormenta
Que como ha dicho el poeta
No es buena la ocasión
En que tropieza el cantor
Sin manos que lo sostengan.

Confesarles debo amigos
Que me asusta algo la gente
Y no es que aura me lamente
Del tiempo que yo he perdido
Sin hablar con los vecinos
Sin atender las llamadas
Porque la gente es muy mala
Y por mí no se precupan
Siempre la espalda me buscan
Pa’ darme la puñalada.


¿Ven? Conté lo mismo de cuatro formas distintas y quedé re original. Si hubiera elegido una sola de esas formas, seguramente ustedes –y yo- habríamos pensado: -¡Uh, otro que hace lo mismo! ¿Es que ya no hay nada nuevo en el mundo?.



Actualización: Uno de mis tangos preferidos, "Tres esperanzas", resume de la mejor manera posible todo lo que yo intenté decir en este artículo:

Plantate aquí nomás,
alma otaria que hay en mí.
Con tres pa' qué pedir,
más vale no jugar...
Si a un paso del adiós
no hay un beso para mí
cachá el bufoso...
y chau...¡vamo a dormir!







Si usas Firefox, para oír el tango tenés que tener instalado el Plug-in de Windows Media. Lo podés descargar acá. Ésto supongo que debe ser propiedad de Todo Tango.

Etiquetas:

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 10:40 | 14 comentarios

   El terrible flagelo de la originalidad (PARTE I)

Últimamente estoy perdiendo mucho tiempo tratando de ser original. Imagino que a Marta Minujín esto no le debe pasar. Seguro que ella, cuando se despierta, dice algo así como “Hoy voy a comer pizza de eucalipto con compota de raspberries, vestida sólo con la cortina del baño y sentada en posición buda en el centro de una habitación sin ventanas pintada de blanco con leche de burra”. A mí no me sale tan fácil. Y tratar de escribir pretendiendo originalidad se ha convertido en una obsesión casi inalcanzable. Tengo la sofocante sensación de que todos los temas ya han sido tratados de todas las diversas maneras posibles.

Mayores índices de alfabetización, acceso más sencillo a los medios, la internet, la baja en el precio internacional del papel (ésta la inventé) y algunos escritores exitosos que lo hacen parecer sencillo, han despertado uno de nuestros monstruos más ancestrales: la escritura. Lo despertaron, le prepararon el desayuno, lo vistieron y le encendieron el auto. Y así, medio a las apuradas, salimos todos a escribir. Eso es fantástico.

No, que estoy diciendo, no es fantástico. Es terrible. Es una amenaza mayor que el calentamiento global. Peor que Bush y el iraní juntos. Imagínense: muy pronto no habrá de que escribir. Todo lo que escribamos será un inevitable plagio. Y no hay que ser un experto en catastrofismo para imaginar las terribles consecuencias:

• Aumentaran dramáticamente los juicios por plagio.
• Las abogados y los jueces se verán superados por tanto trabajo y enloquecerán.
• Las facultades de derecho se llenarán de estudiantes que saturarán las estructuras universitarias. Los docentes y las autoridades enloquecerán.
• Los estudiantes al no poder estudiar, enloquecerán.
• Los escritores plagiados no podrán llevar adelante sus demandas y enloquecerán.
• Los escritores a su vez, no podrán escribir sin ser acusados de plagio y enloquecerán.
• El gobierno no podrá poner orden ya que toda ley nueva que emita será acusada de plagio. Los diputados enloquecerán.
• Marta Minujín seguirá como siempre.

Creo que es una secuencia lógica y probable de las catástrofes que se desatarán si seguimos por este camino. El final es cantado: toda esa gente loca se suicidará en masa o se matará entre sí en una orgía de sangre y fuego que arrasará con la civilización tal como la conocemos. Y los sobrevivientes volverán al estado anterior de la humanidad en el que la escritura aun no había sido desarrollada.

¿Queremos eso? ¿Eh, queremos eso?

Si aun no están aterrados por este futuro, piensen que con la música sucederá los mismo. Todas las combinaciones posibles de notas se agotarán en algún momento que supongo cercano. Es pura y simple matemática. Saquen la cuenta.

Ahora que están lo suficientemente asustados, pensemos en las soluciones:

• Dejar de escribir completamente. (Lo que paradójicamente nos ubicaría en el escenario que intentamos evitar. Ésta la descartamos por ahora.)
• Escribir lo menos posible.
• Plagiar escritos sin derechos de autor o de autores que no nos conocen o que no tienen los medios suficientes para hacernos juicio.
Instalar en la opinión general la idea de que plagiar es bueno y necesario para salvar a la humanidad del desastre. En lugar de castigar a los que plagian, se los premiará. (Me informan que eso en la actualidad está sucediendo. Me alegro.)
• Eliminar toda forma de archivo. Así, cada dos o tres generaciones empezaríamos de cero. Sería la aplicación de la famosa premisa televisiva: “lo que se renueva es el público.”
• Blanqueo de memoria general, como en la película ésa de Jim Carrey y la minita de Titanic.

Mientras tanto, para no caer prematuramente en el caos y poder continuar con este sitio, apelaré a un antiguo axioma literario: “La suma de muchas cosas no originales da como resultado una nueva cosa totalmente original y revolucionaria”. Y escribiré, en la segunda parte de este artículo, sobre un mismo tema (que no es para nada original) utilizando algunos de los estilos más populares en la blogósfera.

Etiquetas:

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 9:31 | 16 comentarios

martes, 10 de abril de 2007

   La muerte de una rana

Lo indicado en este momento, aprovechando la horda de visitantes mandadas por Monsieur Podeti, sería contar detalles privados de los que aquí escriben, cosas íntimas, secretos de alcoba, anécdotas picantes, fracasos amorosos. La verdad es que somos tan desgraciados que nada de esto nos ocurre; nuestra vida es tan monótona que cualquier cosa nos parece una gran aventura; por estas patéticas razones voy a contar un episodio mas bien casual, al que añadiré rasgos circunstanciales y algunas mentiras. Ahí va...
Cuando no mando a mi cuñado retardado a plantar bombas en el observatorio de Greenwich es que estoy en mi trabajo. Como no puedo decir de qué trabajo, diré simplemente que en mi trabajo hay un televisor y que tengo una compañera; agregaré que no trabajo en Carrefour y tampoco soy doblador de peliculas porno. Mi compañera empezó a trabajar hace poco, tiene 21 años, es argentina y la llamaremos "Catalina".
En el televisor estaban pasando el comercial de "Seat Leon", lo pasan todo el tiempo en España, con la voz de Julio Cortázar contando parte de su famoso cuento "Preambulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj". Lindo anuncio. Yo lo estaba mirando y se me escapó un tímido "esa voz es de Cortázar". Catalina me miró impávida, "y ese, ¿quién es?". No me ofendió que haya llamado "ese" a Cortázar, poque al fin y al cabo es una chica de 21 años. Con tono retórico (a mi pesar) le dije: "era un escritor argentino, muy famoso, lo que sale en el anuncio es parte de un cuento de él". Ella, me miró de nuevo, esta vez fijamente con expresión vacía, y me dijo inesperadamente: "yo me sé el de las ranitas". No entendía bien a que se refería y le pregunte: "¿el qué?", ella dijo "el cuento de las ranitas". Ah, no lo conozco le dije. Entonces me contó el cuento de las ranitas:

"Dos ranitas se caen dentro de un balde lleno de crema de leche y empiezan a patalear para poder salir, patalean, patalean, pero no hay caso. Al cabo de un rato se empiezan a cansar, cuando estan a punto de desfallecer una le dice a la otra: "Che, yo no doy más, me voy a dejar morir" y acto seguido se hunde en el fondo de la crema y se muere, la otra saca fuerzas de no sé donde y sigue pataleando, prefiere seguir pataleando hasta el final, entonces ocurre que de tanto patalear la crema se corta y la ranita se salva y sale de su encierro". Fin.

Agregó catalina "es un cuento super bueno, te deja un mensaje super fuerte". Yo le pregunté quien era el escritor de semejante fábula; me dijo: "un escritor que tiene cuentos super famosos, no me acuerdo el nombre pero salió en la tele, de memoria tengo fatal" (sic, re sic). Yo la miré compasivo, estuve a punto de decirle que el cuento era una porquería y que no podía compararlo con los de Cortazar, pero me callé. ¿Qué podían cambiar mis palabras en esa mente prodigiosa?; le dije: "¡Catalina, que imaginativa que sos!". Todo esto tendría que haber quedado en el olvido desde que sucedió, hace unos 20 días, pero hay una pregunta que me persigue y fatiga mis tardes: ¿Como hicieron las ranitas para meterse en el balde de crema de leche?
¿Alguien sabe la respuesta?,
¿le pregunto a Catalina o me creerá tonto?. Ahora cada vez que estoy batiendo crema de leche tengo un miedo terrible, pienso que se va a cortar la crema, veo ancas en lugar de tenedores y muchas cosas horribles. Agradecería que alguien que vea "la tele" me mande el nombre del autor de este cuento. Kipling no es.

Etiquetas:

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 12:33 | 16 comentarios

lunes, 9 de abril de 2007

   ¡Macabro agradecimiento a famoso humorista!

Hace unos días, el genial Podeti recomendó uno de nuestros artículos en su blog. Como consecuencia directa de dicha mención, Nunca Hubo una Vez recibió más de 500 visitantes en un par de días, lo que representó un incremento en el número de visitas de -aproximadamente- un 500 %.

Nunca hubo una vez y su gente (porque nosotros también tenemos gente) agradece a Podeti y le da la bienvenida a aquellos incautos que le hicieron caso y quedaron atrapados aquí como cornalitos en un mediomundo.


Actualización 1: Aplacado un poco el impulso de esta recomendación, puedo asegurar que me quedé muy corto con lo de 500 visitas. Es increíble la cantidad de gente que lee a Podeti. ¡Y más increíble la cantidad de gente que le hace caso!

Actuailización 2: Es hora de que me haga cargo del error matemático que malogró un buen chiste. Como nadie dijo nada, me hice medio el sota, pero ya no aguanto más: donde dice 500%, debería decir 50000%, ya que lo que quise indicar es que las 500 visitas que nos mandó Podeti, representaban una incremento neto de 1 visita a 500 visitas. Y el 500% de 1 es 5, no 500. Que horror, para ser gracioso hay que saber de todo.

Etiquetas:

PUBLICADO POR Chester J. Lampwick | 10:29 | 11 comentarios

domingo, 8 de abril de 2007

   Cortos de ideas

Opinar es generalizar. Eso es lo que hacemos durante parte del día: generalizamos. Yo creía que decía boludeces, pero no, mis opiniones definen a millones de personas o insectos o plantas o comidas u otras opiniones en una sola frase. Los españoles son así, los argentinos son de esta manera, los perros sienten el miedo de las personas, los franceses no se lavan el culo, los chinos son amarillos, todas las brujulas señalan el norte, los chicos se quejan si la noche no es larga, las chicas se dejan si el tinto se acabó.

Hace tiempo ya que los argumentos perdieron su valía y los razonamientos no están de moda. Gracias a Dios estamos librados de la horrible tarea de pensar y nos largamos a opinar sobre todo y todos.
Muchas mujeres (y algunos hombres), sin embargo, han optado por una via media. Han planteado, aunque no lo saben, un camino alternativo. En lugar de estrujarse el marote buscando razones y argumentos, o de lanzarse a decir que de noche todos los gatos son pardos, resumen nuestra aparentemente compleja realidad con frasecitas coquetas que nos dejan perplejos :

-Hay de todo en todos lados

-Es cuestión de gustos

-No hay que meter a todos en la misma bolsa

-Es mejor prevenir que curar

Ejemplos prácticos:

Mi amigo Mr. Wilcock dijo un día: “los italianos son unos desvergonzados”; su novia corrigió con aire de gravedad: “hay de todo en todos lados...”. No contenta con esta corrección agregó: “hay italianos buenos, italianos malos, argentinos honestos, argentinos chantas, chinos mafiosos, chinos trabajadores..”, Wilcock amagó a decir que podía darse el caso de “mafiosos trabajadores” y que no necesariamente estas dos palabras estaban contrapuestas, que un oximoron aceptable sería...”, la novia ( ya imparable en su diatriba) lo interrumpió subiendo el tono de voz para seguir diciendo: “hay paraguayos que toman tereré, hay paraguayos que toman café...”.

Otro es el caso del Sr Rafael Melendez que tuvo la poca fortuna de afirmar: “La cumbia es una mierda”; azorada, Marta Bernardi de Azorín, alias “la empanada del norte”, conocida por su afición a este baile popular (y por sus empanadas de carne cortada a cuchillo), le replicó no sin vehemencia: "Miré señor, es custión de gustos, a algunos les gusta la cumbia y a otros Mozart, esto no significa que Mozart sea mejor que "Damas gratis", ni tampoco viceversa ehh."

Bueno, ahora vendría mi previsible final machista, con posterior lección moral y alguna broma que atenue las contradicciones y el mal gusto general del texto. Pero no, voy a ser solidario y dedicaré este breve texto a todas esas novias que nos permiten seguir con nuestros pensamientos mientras dicen pavadas, a nuestras madres y hermanas resignadas a pensar en la cocina mientras el universo arde; y a todas esas chicas tontas que no nos dieron bola y que ahora salen con empresarios.

Etiquetas: ,

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 19:51 | 4 comentarios