Aprenda a desayunar, primates
  Canciones express
  Aprendan a cocinar, orangutanes
  Música brasileira de la buena
  Irresponsable
  Aventura de un fotógrafo borracho en Málaga
  Bordada en la boca
  La buena información
  Deportes extremos
  Almost famous


   Presentación
   Comodines
   97-Relatos-97
   Penas de Amor
   Inventando Religiones
   Eras como la flor (co-producción Baterflai / Fantoni / Lampwick)

Por Fecha
Por Autor
   Mr. Verloc
   Chester J. Lampwick
   Mona Lisa


   97 Relatos 97
   Absinthe
   Cúcala Mácara
   Damos pena
   Discusiones bizantinas
   Galaxia de camarones
   GordenBlog 2
   Instantes de
   Joven argentino
   Mantantirulirulá
   Mitakuye
   Nuevos Rumores Alarmantes
   Orsai
   Polenta con pajaritos
   Qué bueno estaría!
   La tómbola de la Alegría
   Tonta - mente
   Yo contra el mundo!


domingo, 20 de abril de 2008

   Jamie Oliver, un genio.

A veces me paran por la calle y me preguntan ¿decime nene, de donde sacás esas recetas tan maravillosas?.
La respuesta es sencilla: de un solo cocinero, Jamie Oliver.
Lo único que no le soporto es ese acento cockney de working class.
Pero dejando de lado ese detalle, puedo decir que és el cocinero que mejor me inspira; platos rápidos con sabores tradicionales, nada de cocina new age, ese invento de Fernán Adriá para engañar a los turistas. No me vengan con yema de mango ni espuma de bacalao al pil pil.
Acá tienen estos fantásticos fideos con rúcula.
Que les aproveche.

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 13:04

18 comentarios:


Blogger Baterflai ha dicho...

Hasta la rúcula veníamos bárbaro.
Te la cambio por albahaca (muchísimo más de pueblo que la rúcula)
Un 5.

20 de abril de 2008, 14:19  


Blogger Baterflai ha dicho...

PD: en el video no está el perro. Entonces un 3.

20 de abril de 2008, 14:24  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

el sabor amargo de la rúcula, con el limón y las anchoas combina muy bien.
Espero que usted no sea también de las que les ponen albahaca a todo.

Rúcula o muerte

20 de abril de 2008, 19:25  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Lo siento Verloc, en esta estoy con Baterflai.

Dejemos la rúcula dentro de la frontera de Palermo Soho.

20 de abril de 2008, 20:42  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Reconozco que la lejanía me distorsiona un poco la realidad .
En España, una bolsa de rúcula, ya lavada, cortada y lista para comer cuesta 1,5 euros. Con eso te alcanza para 4 platos de tallarines. Jamie Oliver lo dice en el video.
JAMIE OLIVER: -How much would that cost?. Nothing, cheap, ¿uh?
GENARO: ¿A pound? just for the little table spoon of olive oil.

Barato y rico.

20 de abril de 2008, 21:30  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

NO no no
El problema no es el precio de la rúcula (no creo que cueste más de dos pesos), sino que desde un tiempo a esta parte se convirtió en el símbolo de la puta oligarquía palermitana.

A la que todos odiamos, por supuesto.

Si quiere entender, lea esto.

20 de abril de 2008, 22:20  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

*puta oligarquía palermitana* (D'elia dixit)

20 de abril de 2008, 22:22  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Yo creo que el problema en Argentina es otro.
Todos se conforman con una cocina austera, incluso se practica un nacionalismo culinario que exalta los valores de esos pocos platos .
Que yo sepa, el único plato argentino es el locro; y no es más que un guiso de garbanzos.
Habría que analizar por qué cualquier gil, como yo, no se puede comer un sandwich de queso cheddar y rúcula, sin complejos y en cualquier barrio.

En cualquier barrio de Capital Federal, yo a provincia no voy.

Del norte de Capital Federal

En Recoleta, digamos.

21 de abril de 2008, 11:51  


Blogger Ajenjo ha dicho...

Un fenomeno el pibe Oliver, y la rucula va barbaro, y no tapa el sabor de la oliva (la albahaca hubiera dejado el ajo en 2do plano)

slds
A

21 de abril de 2008, 12:39  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Ajenjo, su comentario no puede ser más acertado.

21 de abril de 2008, 12:59  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

A la pucha... cómo extraño al Verloc que se manchaba la remera con la grasa de las hamburguesas de La Gringa.

21 de abril de 2008, 17:10  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

hamburguesas de la gringa...
que rico
y esas papas fritas en cucurucho que salían chorreando.
además había una salchicha gigante donde los niños podía meter la mano y sacar caramelos. Y no, no era la del parrillero pedófilo, malpensados

21 de abril de 2008, 19:52  


Anonymous LAle ha dicho...

Jaja, edificante leer que un grupo de hombres (quiero creer)le dediquen tantos comments a la gastronomía - y bater-.

Eso nomás.

22 de abril de 2008, 13:35  


Blogger El Profe ha dicho...

cpoincido con Bater y con Don Chester: albahaca en vez de rúcula.. ojo es cuestión de gusto (gusto propio).

Saludos

23 de abril de 2008, 10:42  


Anonymous lale ha dicho...

Rúcula rúcula rúcula rúcula rúcula

24 de abril de 2008, 11:13  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

eso lale
Rúcula

24 de abril de 2008, 19:21  


Anonymous Anai Le ha dicho...

¿Albahaca v/s rúcula?

(Piensa)

Ay, no sé si optar por mis ancestros árabes o mis ancentros esdrújulos.

24 de abril de 2008, 19:44  


Blogger Baterflai ha dicho...

"En España, una bolsa de rúcula, ya lavada, cortada y lista para comer cuesta 1,5 euros."

Acá los que sabemos comer, conservamos la albahaca en su hábitat originario: un vaso alto con agua y tierrita. Vamos cortando de ahí las hojas, que como son tiernitas y frescas, no tapan para nada el sabor de las cosas.
Otra: si alguna vez la albahaca le tapó un sabor, es porque compró albahaca VIEJA, con las hojas demasiado grandes, duras y verdes, que dificultan el proceso digestivo.

Para saber comer, hay que saber cocinar. Otro día hablo del ajo y de por qué por lo general no conviene freírlo.

25 de abril de 2008, 11:34  


Publicar un comentario

<< Página principal