Jamie Oliver, un genio.
  Aprenda a desayunar, primates
  Canciones express
  Aprendan a cocinar, orangutanes
  Música brasileira de la buena
  Irresponsable
  Aventura de un fotógrafo borracho en Málaga
  Bordada en la boca
  La buena información
  Deportes extremos


   Presentación
   Comodines
   97-Relatos-97
   Penas de Amor
   Inventando Religiones
   Eras como la flor (co-producción Baterflai / Fantoni / Lampwick)

Por Fecha
Por Autor
   Mr. Verloc
   Chester J. Lampwick
   Mona Lisa


   97 Relatos 97
   Absinthe
   Cúcala Mácara
   Damos pena
   Discusiones bizantinas
   Galaxia de camarones
   GordenBlog 2
   Instantes de
   Joven argentino
   Mantantirulirulá
   Mitakuye
   Nuevos Rumores Alarmantes
   Orsai
   Polenta con pajaritos
   Qué bueno estaría!
   La tómbola de la Alegría
   Tonta - mente
   Yo contra el mundo!


viernes, 25 de abril de 2008

   A rocket, a rocket, my kingdom for a rocket

Veo que la albahaca y la rúcula se han convertido misteriosamente en enemigas irreconciliables. Yo podría decir que esto no es necesariamente así, ya que una no puede sustituir a la otra, yo no me comería una ensalada caprese sin albahaca.
Sin embargo, y para darle un aire polémico a este artículo, voy a ponerme del lado de la rúcula. Me motivó este comentario de Anai le, esporádica colaboradora de este blog:

"¿Albahaca v/s rúcula?
(Piensa)
Ay, no sé si optar por mis ancestros árabes o mis ancentros esdrújulos."


El primer paso era comprar rúcula, o mejor aún, recogerla directamente de una huerta cultivada por gente que respeta el ecosistema, productos orgánicos. Lamentablemente no hay gente así.


Después tenía que cocinar el plato de Jamie Oliver y sacarle fotos. Fácil. Acá está el resultado.

Otra fotito del mismo plato


Mi invitada de honor dió su veredicto


Al día siguiente me había sobrado media bolsa de rúcula, y como yo soy de esos que nunca tiran nada, me puse manos a la obra, esa rúcula tiene que encajar en algún lado, me dije. Entonces inventé un nuevo plato (aclaro que este plato ya puede existir, pero yo no lo sabía en ese momento y además no busqué en google para no deprimirme de antemano).
Aquí tienen las fantásticas

Milanesas napolitanas a la rúcula
Miren que plato señores


Detelle de este plato inventado por Mr. Verloc.


Ya lo dijo el general, la única verdad es la realidad.
La rúcula es mejor que la albahaca.
Es amarga, tiene un sabor inconfundible; igual le da una ensalada o un sandwich, los sabores de los demás ingredientes parecen aún más intensos junto con la rúcula.
La albahaca tiene ciertas limitaciones incurables, la principal es que toda la comida te queda con gusto a albahaca, tapa todos los sabores y además es una verdurita plebeya.
Los siento albahaqueros o albahaquenses, no tienen argumentos para defenderse.



PUBLICADO POR Mr. Verloc | 10:12

13 comentarios:


Blogger Baterflai ha dicho...

Verdurita plebeya es la rúcula, que para vestir una mesa paqueta tuvo que dejar de lado su "achicoria" como nominación original, y así ascender posición en la escala social de las mesas tilingas.

Viva la albahaca.
Abusar de los recursos veo que es su fuerte, Verloc, cuando no le mete aceite de oliva y queso a todo, le mete rúcula a todo lo que además lleve queso y aceite de oliva.

La rúcula es amarga, se guarda el sabor en las papilas gustativas de atrás y al costadito de la lengua, haciendo que todo lo que pase por allí se vea tinto y distorsionado. Un desastre siniestro y adormecedor del sentido del gusto, si a lo que estamos apelando es a la distinción de sabores. La albahaca no tiene la culpa de tener personalidad. La rúcula nomás es una advenediza de último momento, colgada de las faldas del marketing.

Pero cierto que allá comen hasta morro frito. En fin.

PD: comentario anterior borrado mío.

25 de abril de 2008, 11:28  


Blogger Ajenjo ha dicho...

En esta estoy con usted Verloc. La albahaca no tiene la versatilidad de la rúcula y no muchos platos le hacen lugar. El sabor intenso de la albahaca tapa los demás sabores y se pierden en alguna parte de la boca. Además se oxida rápido, y a mitad del plato ya no sabe igual. Para ir terminando, un sorbito de champagne limpia la boca de todo sabor y uno puede disfrutar del buen trago de vino o de otro plato ya sin el recuerdo del sabor exquisitamente amargo de la rúcula Y para cerrar ¿cual es el problema del sabor amargo? La cerveza es amarga y algunos detractores de la rúcula no se quejan (¿histeria gastronómica?)

slds
A

25 de abril de 2008, 11:53  


Blogger gabrielaa. ha dicho...

la rúcula en ensalada
la albahaca en pesto

25 de abril de 2008, 13:07  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Ajenjo, me voy corriendo a comprar una botellita de champagne; mejor dicho, de cava, el presupuesto a fin de mes no da para ciertas cosas. Me alegra que usted sea amigo de lo amargo, afición que comparto. Una cervecita a su salud.

Baterflai: yo creo que para hablar objetivamente de la rúcula, usted debería dejar de lado su mentalidad progresista. Al fin y al cabo, cualquiera puede comprar y comer rúcula. Déjese llevar por el buen gusto. La rúcula no tiene nada de siniestro, la albahaca en cambio tiene nombre de terrorista suicida.
Un titular puede ser este:
-El terrorista Mohammed Albahaca estrella un aeroplano contra el obelisco de Buenos Aires.
Agrego que yo he comido morro frito, y la verdad es que casi muero atragantado, se forma una pasta en la boca difícil de digerir.

Saludos

25 de abril de 2008, 13:12  


Anonymous Lale ha dicho...

Partamos que soy partidaria de la rúcula.

Sim embargo aquel ser que, muchos tiempo ha, se le ocurrió como si nada mezclar la albahaca con el tomate...esa persona merece la famosa fuente de mármol de carrara auténtico (SIN angelitos) que Chester me viene prometiendo hace no sé cuanto tiempo...

...Aclaro que éste es un comentario totalmente coherente con el tema planteado por Verloc, y para nada (para nada eh?) una simple excusa para recordar viejas deudas de uno de los integrantes del blog...

Aclaro.

25 de abril de 2008, 14:56  


Anonymous Anai Le ha dicho...

Esporádica colaboradora ¡SU ABUELA!

26 de abril de 2008, 20:57  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Lale, Chester no cumple más promesas.
Prometió postear y mire el resultado. Ya no sé que cocinar para salvar este blog.

Anai le, usted es esporádica, no lo niegue. No tanto como Chester, pero esporádica al fin.

27 de abril de 2008, 7:07  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Verloc: "si eres tan valiente, educa a mis hijos".

27 de abril de 2008, 9:42  


Anonymous Anai Le ha dicho...

Sí, es verdad.

Sólo quería aportar al clima de controversia.

27 de abril de 2008, 22:30  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Padres y sus problemas. Que lindos los nenes, como crecen, que adorables son.
Ya lo dijo el eminente James Boswell, cronista del doctor Johnson:
"I dislike the custom which some people had of bringing their children into company, because it in a manner forced us to pay foolish compliments to please their parents"

Mi traducción:
"Me desagrada la costumbre que cierta gente tiene de venir en compañia de sus niños, porque eso, en cierta manera, nos obliga a elogiarlos tontamente para complacer a sus padres"

28 de abril de 2008, 8:09  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Yo cito a Homero Simpson y Verloc a "el eminente James Boswell, cronista del doctor Johnson".

¡Oh, no soy digno, no soy digno...!

28 de abril de 2008, 8:40  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Igual, le tiro una data secreta secretísima:



Los padres no tenemos problemas con nuestros hijos, sino que usamos a los hijos como excusas de nuestros problemas (v.g., no postear en el blog).



Nos vemos, tengo que ir a impedir que la beba se trague el dado con el que está jugando. Leí por ahí que les hace mal: de grandes se vuelven adictos a la generala.

28 de abril de 2008, 8:49  


Blogger Mantis ha dicho...

¡Andá a hacerte un pesto con rúcula y mijo, chichipío!

29 de abril de 2008, 11:08  


Publicar un comentario

<< Página principal