Balconcitos Urbanos Edición Desagravio
  Ocho razones para un domingo genial
  Un nuevo blog y Premio instantáneo
  Fotos exitosas
  La cocina paso a paso de Mr. Verloc
  La Valla
  La kermesse de los sábados
  Años
  El cocodrilo de arena
  Sobre el antiguo y maravilloso arte...


   Presentación
   Comodines
   97-Relatos-97
   Penas de Amor
   Inventando Religiones
   Eras como la flor (co-producción Baterflai / Fantoni / Lampwick)

Por Fecha
Por Autor
   Mr. Verloc
   Chester J. Lampwick
   Mona Lisa


   97 Relatos 97
   Absinthe
   Cúcala Mácara
   Damos pena
   Discusiones bizantinas
   Galaxia de camarones
   GordenBlog 2
   Instantes de
   Joven argentino
   Mantantirulirulá
   Mitakuye
   Nuevos Rumores Alarmantes
   Orsai
   Polenta con pajaritos
   Qué bueno estaría!
   La tómbola de la Alegría
   Tonta - mente
   Yo contra el mundo!


sábado, 21 de febrero de 2009

   A falta de otras cosas, Luca

Yo nunca fui amante de los animales, ni siquiera de los perros. Siempre había algún perro en casa, que era el perro de la familia. Recuerdo a "Pizzulino", que murió de un infarto el año pasado y a "Juan" que murió devorado por dos pastores alemanes. Yo nunca me había encariñado demasiado con estos perros; pero con Luca es distinto. Les aseguro que puedo prescindir de la compañia de muchas personas y familiares, pero el perro tiene que estar ahí, aunque esté durmiendo.
Me acuerdo de Schopenhauer, que despreciaba y odiaba a todo el mundo. Sin embargo escribió:

"El perro, el único amigo del hombre, tiene un privilegio sobre todos los demás animales, un rasgo que lo caracteriza, y es ese movimiento de cola tan benévolo, tan expresivo, tan profundamente honrado. ¡Qué contraste en favor de esta manera de saludar que le ha dado la Naturaleza, si se compara con las reverencias y horribles arrumacos que cambian los hombres en señal de cortesía! Esta seguridad de tierna amistad y devoción por parte del perro es mil veces más segura, por lo menos hasta ahora.

Lo que me hace tan grata la sociedad con mi perro es la transparencia de su ser. Mi perro es transparente como el cristal.

Si no hubiera perros, no querría vivir"

El amor, las mujeres y la muerte (capítulo "El hombre y la sociedad").

Fotos de Luca posando.

Luca posing 1

Luca posing 2

Luca posing 3

Luca posing 4

Luca posing 5

Luca posing 6

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 9:43

9 comentarios:


Anonymous Lale ha dicho...

*Lale se pone en modo meloso:

Luca Posing 5 no puede ser más tierna!!! re chuchi mumuchi chiquititi mmmmmononono me lo como a besos!

.

Listo.

21 de febrero de 2009, 16:02  


Anonymous Anai Le ha dicho...

Mi peyito también es lindo.

21 de febrero de 2009, 19:56  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Yo odio a los perros y a los dueños de los perros que no juntan las caquitas. Y a las viejas que te dicen "no hace nada" mientras el perrito te muerde los tobillos. Y ya les contaré sobre los problemas que los perror, caquitas y dueños caquitas me causan cuando salgo a correr.

En cambio, amo mucho a mi nueva AMD Phenom Quad Core X4 + GeForce 9800GT + 4 Gb Ram, que no rompe la plantas, ni caga por cualquier lado, ni ata su "amor" incondicional a mi condición de proveedor de alimentos. Y hace que Messi corra más rápido en el PES.

Escribió algo Shopenauer sobre mi AMD Phenom?

22 de febrero de 2009, 10:59  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Recuerdo que su mamá tenía un amor especial por los perros.

Será algo genético?

22 de febrero de 2009, 11:01  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Yo estoy de acuerdo con el Sr Lampwick, excepto en un asunto.

Si uno deja de alimentar a los hijos también se termina el amor incondicional (incluso antes). Hay casos famosos de niños que han devorado a sus padres, o de padres que se han masticado a sus hijos.

Aquí tenemos a Ugolino a punto de empezar el festín:

Oh padre, aliviarás nuestra agonía/ si comes de esta carne que nos diste/ y que hoy te devolvemos a porfía

No encontré ningún caso real, pero bue, ya sabemos lo desagradecidos que son los nenes. Por un Milka triple te matan con un machete.

22 de febrero de 2009, 12:55  


Blogger Chester J. Lampwick ha dicho...

Yo diría que por un milka de los simples

22 de febrero de 2009, 13:20  


Anonymous Anai Le ha dicho...

No quiero ni oír hablar de hijos.
Mi hija me ultimatumeó hace unos días: "o pones internet en casa otra vez, o no te dejo que incluyas ni una más en la lista de cosas que quieres que te compre después que me titule".

Cedí.

Porque "Amor de madre, abismo sin medida".

23 de febrero de 2009, 21:14  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

El amor de madre es algo peligroso, no abuse. Conozco un par de casos que dan miedo (y no me refiero a la madre de Tony Soprano).

24 de febrero de 2009, 11:15  


Blogger Ajenjo ha dicho...

Además, un perro siempre es mas decorativo que un pañal, que uno puede ir a la plaza con su perro y chamuyarse a alguna dama que igualmente pasea su perro sin temor de que el can lo mande a uno al frente con la arpía que tenemos en casa. Tal maniobra es imposible si uno, en lugar de perro porta un crio.

25 de febrero de 2009, 11:15  


Publicar un comentario

<< Página principal