ay
  Giramundo
  Atardece en la ruta
  Mr. President
  Estío lluvioso invernal
  Estío invernal
  Invierno
  Cocinero, por fin.
  Hay gente que no debería ver el Discovery Channel
  Segundo premio


   Presentación
   Comodines
   97-Relatos-97
   Penas de Amor
   Inventando Religiones
   Eras como la flor (co-producción Baterflai / Fantoni / Lampwick)

Por Fecha
Por Autor
   Mr. Verloc
   Chester J. Lampwick
   Mona Lisa


   97 Relatos 97
   Absinthe
   Cúcala Mácara
   Damos pena
   Discusiones bizantinas
   Galaxia de camarones
   GordenBlog 2
   Instantes de
   Joven argentino
   Mantantirulirulá
   Mitakuye
   Nuevos Rumores Alarmantes
   Orsai
   Polenta con pajaritos
   Qué bueno estaría!
   La tómbola de la Alegría
   Tonta - mente
   Yo contra el mundo!


sábado, 30 de enero de 2010

   Problemas relacionados con la canción "Feliz cumpleaños"

Este es un tema que siempre estuvo en mi cabeza y que varias veces hablé con amigos, familiares y algún que otro psicólogo.
Los padres eligen el nombre de sus hijos de forma caprichosa y egoísta, esto lo sabemos todos; te tocó Toribio porque tu abuelo se llamaba así o te pusieron Alfonso porque tu abuela se acostaba con el Rey y tuvo un hijo bastardo hace muchos años, quién sabe; los padres son seres terribles que nos contagian miedos y nos proveen de cosas que no necesitamos, como nombres estúpidos.
A pesar de esta forma aparentemente caótica y desvergonzada de nominar a la gente, que engrosa los legajos del registro civil ( y no hablemos del Uruguay con sus Washingtons y Nelsons), algunos papis y mamis tienen algo de consideración y evitan ponerle a sus hijos nombres ridículos que los estigmaticen y perjudiquen durante décadas.

Ejemplo:
Papi: Que te parece si a la nena le ponemos de nombre "Salmonella"
Mami (contrariada): No, que seguro que en el colegio la van a cargar con ese nombre, mejor le ponemos "Yasmine", y a lo sumo le dirán que tiene nombre de puta.

A pesar de todas estas previsiones, un asunto que siempre se pasa por alto es la elección de un nombre cuya cantidad de sílabas convengan a la canción "Feliz cumpleaños", y me refiero a la versión argentina, en la que hay que decir el nombre del agasajado. Voy a explicar por qué.

Tomemos un ejemplo práctico y fácil. Tenemos un niño llamado José, un nombre común de dos silabas, cuyo diminutivo es Josecito, que tiene 4 sílabas. Imaginen a este pobre desgraciado el día de su cumpleaños número 9; toda la familia está reunida, los abuelos, los tíos, los padrinos y todos sus amiguitos del cole, ¡qué lindo!. Está la torta con las velitas encendidas que se reflejan en los ojos tiernos del muchachito ilusionado, y todos empiezan a cantar:
"Que los cumplas feliz, que los cumplas feliz, que los cumplas Joo..." ¿Qué va a suceder ahora?. Lo inevitable, la mitad de la concurrencia va a cantar Jooseeeeee, alargando inútilmente la segunda sílaba para que coincida con la métrica y el compás de la canción. La otra parte de los invitados recurrirá al diminutivo y cantará "Joseeciitoo", estropeando aun más esta triste canción de mierda; y entonces el caos; el nene ve como su pequeño universo construido con los retazos de los primeros recuerdos y aventuras, queda destrozado en la maraña de las convenciones de los adultos. ¿ Cómo puede ser que no tenga un nombre que se pueda cantar en mi cumple? se pregunta el imberbe. Así empezará el borrego a dudar de la existencia de Dios y pronto se volverá comunista o trolo.

Yo recomiendo a los papis la elección de un nombre de 3 sílabas, como Rodolfo, Rodrigo o Rolando.

Ahhh, qué alivio, ya escribí algo.

PUBLICADO POR Mr. Verloc | 21:51

13 comentarios:


Blogger Griselda ha dicho...

Bueno, veamos... ¿qué decir de este relato? Una cosa queda clara (y ya lo dije al autor): o te llamás Rodolfo o sos trolo... pero si te apodan "Tati"... ¿qué sucede? ¿En qué quedamos?

Y si, los padres son unas criaturas muy crueles o yo diría, vengativas... a ellos también les han puesto nombres (qué costumbre esa!) con el agravante que, al ir hacia atrás en el tiempo, éstos eran más pavorosos.
Había que ser bien macho para llamarse Tupac, Casanova, Nerón o Hermenegildo (y la lista puede ser interminable y sólo con nombres de varón) y que Oh!… no son de 3 sílabas!!. ¿Cómo pudieron superar esos hombres esa atroz agonía cada año en su onomástico?

Ahora, nosotros, coetáneos, sorteamos esta tragedia que roza el trauma y nos ponemos nicks como Mr Verloc! (¿?)

A cantar todos!!! Qué los cuuumplas feliiiiiz (y aquí, el silencio… esa palabra ya desentona para el autor, dejemos ahí…)

Espero sepa apreciar mi sarcasmo… sin inquinas.
Mr. Optimismo, a sus pies!

31 de enero de 2010, 2:01  


Blogger Griselda ha dicho...

Ahhh Perdón! Gracias por compartir esta reflexión con nosotros!!

31 de enero de 2010, 2:02  


Blogger LALE ha dicho...

"La importancia de ser Ernesto" nunca tuvo más sentido para mí que ahora.

Bueno, o Rodolfo.

Sin más, bienvenido otra vez Mr Verloc!

No nos vuelva a dar ese susto, la última vez que lo piqué con un palo ud no se movía...

1 de febrero de 2010, 1:03  


Blogger Dr. John Wolfskehl ha dicho...

Todo el problema sucede porque le cambian la letra al clásico infantil "el payaso Plin-Plin".

1 de febrero de 2010, 17:06  


Blogger Diego ha dicho...

Juro solemnemente ante el pergamino sagrado que lloré de la risa.

17 de febrero de 2010, 11:06  


Blogger Diego ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

17 de febrero de 2010, 11:06  


Blogger Griselda ha dicho...

Con qué parte te reíste, Diego? Compartilo con nosotros, así también nos reímos!! jeje
Saludos a todos!

17 de febrero de 2010, 17:21  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Griselda, usted sería una gran maestra de escuela. ¿De qué se ríe Galimberti? Digalo en voz alta así nos reimos todos. Ah, no lo dice, 5 amonestaciones Galimberti, por gracioso.

20 de febrero de 2010, 8:45  


Blogger Elisa ha dicho...

Este articulo es buníiisimo. La verdad es que tienes razón, ahora que lo pienso, mi nombre al ser tan corto lo alargan siempre en esa canción y queda horrible.
Me gustan tus reflesiones, voy a seguir tu blog, pasate por el mio cuando quieras: http://vocesdeloslibros.blogspot.com/

31 de agosto de 2010, 21:14  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

Gracias Elisa, este blog está un poco a la deriva ultimamente, pero en cualquier momento nos da un golpe de inspiración y escribimos algo.

6 de septiembre de 2010, 21:22  


Blogger Anai Le ha dicho...

¡Feliz año, par de Importantes!

4 de enero de 2011, 21:57  


Blogger Florencia ha dicho...

Ja! y con todas los millones de consideraciones que tuvimos para eleguir los nombres de nuestros hijos (que no se pueda traducir, que no haya problemas de pronunciacion, que no sea vulgar ni aqui ni alla, etc., etc., etc.,)se nos viene a pasar esta! puta carajo que no se puede estar en todo! jajajaj Muy buen post!

30 de enero de 2012, 19:34  


Blogger Mr. Verloc ha dicho...

gracias Florencia, es bueno que después de un año de ausencia tengamos un comentario como el tuyo. Ahora nos vamos inmediatamente a la farmacia a comprar cafiaspirina, para que no decaiga la capacidad neuronal de los escritores.

3 de febrero de 2012, 21:30  


Publicar un comentario

<< Página principal